Archivo de la etiqueta: transformación

Los síntomas de la Ascensión y el Despertar

¿Qué es la Ascensión?

La Ascensión es el proceso de despertar espiritual que te lleva a un nivel superior de conciencia.

A través del proceso de Ascensión, tu frecuencia vibratoria se vuelve más ligera. Para esto es necesario dejar de identificarse con el ego, y sentir en el corazón el Amor Incondicional. A través de este proceso, comprenderás que todo está unido, todo es Uno, y serás capaz de dejar ir patrones de pensamiento y estructuras físicas que causan estrés y miedo. Te irás trasladando a la quinta dimensión o 5D, y podrás crear y habitar en la Nueva Tierra.

La Ascensión es un proceso maravilloso que conducirá a cambios radicales en tu forma de pensar, actuar y relacionarte con los demás. Sin embargo, como ocurre con todos los cambios espirituales, puede haber algunas molestias en el camino.

Es posible que experimentes algunos síntomas de la Ascensión mientras atraviesas este proceso de despertar espiritual. Al trabajar con cualquiera de estos síntomas, puedes reducir el malestar y acelerar el proceso.

Estos son algunos de los síntomas de la Ascensión que puedes experimentar en tu camino hacia el despertar:

Aumento de la sensibilidad y la consciencia

Puedes experimentar una mayor sensibilidad al medio ambiente. Puedes encontrar un incremento en tu sentido del olfato, tacto, oído y gusto.

Estos síntomas pueden ser a veces incómodos. Puedes desarrollar intolerancias alimentarias a medida que tu cuerpo se purifica de lo que ya no le sirve. Además, puedes descubrir que ya no soportas ciertos tejidos, productos artificiales para el cuidado del cuerpo o productos de limpieza químicos. También puedes volverte sensible a los olores y a los ruidos fuertes, al calor y el frío. Necesitarás cada vez más permanecer en silencio y tranquilo, debido al incremento de tu sensibilidad.

También puedes estar más presente y notar la belleza de las cosas más que antes. Puedes emocionarte al escuchar una música o al ver un paisaje. Además es posible que empieces a ver auras, destellos de luz y orbes, o a oír sonidos que otros no pueden oír.

Cambios físicos

Puedes experimentar cambios en tu cuerpo. Esto puede ser en forma de dolores y molestias. Puedes notar que hay tensión en el cuello y los hombros, la garganta y la mandíbula. Estos síntomas pueden deberse a que sientes que llevas una carga pesada o a que tienes miedo de expresar tus pensamientos, por temor a lo que puedan pensar los demás.

También es probable que notes movimientos extraños en los intestinos, tener muchos gases, el estómago revuelto, dolores en los huesos y articulaciones, -sobre todo en las caderas y en la parte baja de la espalda-, mareos, náuseas, dolor de cabeza, pitidos en los oídos, palpitaciones o taquicardia, oleadas de intenso calor interior, adormecimiento en los brazos y manos, y un profundo cansancio.

Practicar la meditación, el Tai Chi, el yoga o hacer estiramientos puede ayudar a aliviar estos síntomas físicos. También puedes probar una limpieza de la energía, un masaje, una meditación de los chakras o un simple baño con sal marina, para ayudar a cambiar las energías bloqueadas. Pero también pueden ser una llamada a que hagas algún cambio.

Observa cómo te sientes después de cualquier actividad. Si te hace sentir más ligero, más alegre y con más energía, entonces obviamente está alineado con tu nueva consciencia. Pero si te hace sentirte cansado y dolorido o te baja el ánimo, mira si puedes reducir esta actividad en tu vida, o dejar de practicarla.

Tu aumento de sensibilidad puede haberte llevado a elegir alimentos más ligeros y frescos, y a interesarte más por el cuidado de tu cuerpo. También es posible que hayas optado por un estilo de vida más natural, y que quieras pasar más tiempo en la naturaleza. Estas elecciones pueden haberte llevado a sentirte más sano y con más energía.

Cambios en el estado de ánimo

Tu mayor sensibilidad también puede afectarte a nivel emocional. Como parte del proceso de Ascensión, es posible que experimentes rápidos cambios de humor. También puedes experimentar una mayor empatía. Además de ser más sensible a las emociones de los demás, también te encontrarás lidiando con heridas emocionales del pasado. Aunque esto puede resultar incómodo, forma parte del proceso de curación y crecimiento.

También es posible que experimentes momentos inexplicables de alegría y felicidad; de repente puedes empezar a reír sin ningún motivo aparente. Es posible que experimentes sentimientos intensos de Amor por todos los seres. Puedes sentirte abrumado hasta las lágrimas por la belleza de una flor, la risa de un niño o las lágrimas de un ser querido.

Lo importante es no negar o reprimir estos sentimientos, sino experimentarlos. Permítete llorar o enfadarte si lo necesitas.

Escribe una carta a alguien que te haya hecho daño, para expresar estos sentimientos -no será necesario que le entregues la carta a esa persona, es una práctica para tu propia sanación-. Habla con alguien de confianza si crees que te va a ayudar. O simplemente ríe, canta, llora o baila tus emociones. También puedes escribir un diario, pintar o expresar estas emociones con alguna otra forma de expresión creativa.

Cuando surjan emociones fuertes respira, siente la emoción y exprésala a solas, y cuando estés preparado, déjala ir.

Cambios de energía

Puedes experimentar cambios drásticos de energía. A veces puedes despertarte con mucha energía y con entusiasmo por la vida, y otras veces puedes sentirte aletargado o deprimido. Todo esto forma parte del proceso.

Intenta respetar tus niveles de energía y descansa cuando lo necesites. Presta atención a lo que puede estar causando estos cambios. ¿Hay ciertas personas o situaciones que te dejan agotado, mientras que otras te llenan de energía? Sigue estas señales de tu cuerpo. Te están guiando hacia una vida más alegre y satisfactoria.

Como resultado de este proceso, también puedes ser más consciente de dónde se encuentran los bloqueos en tu cuerpo y en tu campo energético. Es posible que notes la opresión en la garganta, la respiración superficial, la tensión en el estómago o la presión en la zona del pecho.

Es posible que ahora puedas liberar estos bloqueos imaginando una luz que proviene del cielo y que fluye por todo el cuerpo. También puedes utilizar una meditación para equilibrar los chakras, el yoga, el Qi Gong o el Reiki para ayudarte a desbloquear y permitir que las energías superiores fluyan más fácilmente.

A medida que cambian tus energías a una frecuencia más alta, puedes sentirte un poco desorientado y alejado de la realidad. Practicar una técnica de enraizamiento, como caminar descalzo sobre la tierra, puede ayudarte a estabilizarte y a mantener el equilibrio entre tu forma física y espiritual.

Pasar tiempo en la naturaleza también puede ayudarte a permanecer conectado a la Tierra.

Cambios en los patrones de sueño

La Ascensión puede afectar a tus patrones de sueño, haciendo que necesites dormir más o menos. Una gran parte del trabajo espiritual, como la liberación de viejas energías, la curación y la integración, ocurre mientras duermes. Esto puede significar que experimentes sueños vívidos o que sigas despertándote durante la noche.

Si te despiertas después de un sueño, puedes dedicar algún tiempo a escribir un diario, para ayudarte a integrar el mensaje del sueño. Si te resulta difícil dormir, prueba a meditar o a realizar cualquier práctica espiritual que te parezca adecuada.

Por otro lado, puede ocurrir que de repente sientas un sueño muy profundo, aún en pleno día. En la medida de lo posible, duerme sin importar la hora, pues es durante el sueño que integramos estas intensas energías en el cuerpo físico.

Cambios en las relaciones

La Ascensión espiritual puede afectar a tus relaciones. Esta es una de las cosas que a menudo nos frena, ya que tenemos miedo de perder a quienes amamos. Sin embargo, aquellos que están destinados a estar en nuestras vidas abrazarán la nueva versión de nosotros mismos. También encontraremos nuevos amigos y almas gemelas entrando en nuestras vidas a medida que cambiamos. Puede ser difícil dejar ir a tus familiares o amigos, pero algunas personas sólo estaban destinadas a estar con nosotros durante una determinada etapa de nuestras vidas. Practica el desapego y confía.

Cambio de intereses y crisis de identidad

Es probable que tus antiguos intereses cambien, y en lugar de pasar mucho tiempo en las redes sociales, prefieras estar a solas, disfrutando de tu propia compañía, por ejemplo. Tus pasatiempos, hábitos y preferencias se irán transformando, lo cual es una excelente señal.

También puedes sentir que el trabajo que realizas ya no tiene sentido o no te satisface, pero que aún no sepas a qué puedes dedicarte -mi curso en audio “Crea el trabajo de tu vida” puede ser de gran ayuda para descubrir tu verdadera vocación o el llamado de tu alma, y así atraer la verdadera Abundancia-.

La crisis de identidad puede llevarte a sentirte perdido y a no reconocerte. Ya no eres como solías ser, pero el nuevo y verdadero Yo aún no ha aflorado. Ten paciencia contigo mismo, estás en un proceso de transición, y a su debido momento podrás salir al mundo nuevamente, con una versión más luminosa y auténtica de ti mismo.

Tienes un sentimiento de anhelo

A veces, como parte de tu Ascensión, puedes tener un sentimiento de pérdida, anhelo o nostalgia. Puede haber una sensación de algo que quieres o necesitas pero que no puedes captar. También puede haber un sentimiento de añoranza del Hogar.

El proceso de Ascensión puede llevarnos a sentirnos desorientados. Llevar un diario sobre estos sentimientos a menudo conduce a una mayor claridad. Dedica un tiempo a ti mismo cada día para aprender más sobre quién eres realmente, cuál es tu propósito y qué significa el Hogar para ti. A medida que avances en el proceso, encontrarás tu hogar espiritual y te encontrarás a ti mismo.

Cómo lidiar con estos síntomas

En la medida de lo posible, mantente abierto a la experiencia de todos estos síntomas. Bloquearlos o resistirse a ellos ralentizará el proceso de Ascensión. Déjate llevar y permite que los cambios de la Ascensión fluyan por tu vida.

Busca ayuda y apoyo cuando lo necesites. Si no tienes a nadie en tu vida que entienda por lo que estás pasando, entonces puedes encontrar una comunidad de apoyo en Facebook, o unirte a un grupo local con orientación espiritual. De este modo, encontrarás personas que entenderán lo que estás pasando y te proporcionarán apoyo y orientación.

Si tienes síntomas físicos o mentales, sería conveniente buscar ayuda profesional para descartar causas físicas.

Siempre hay medidas positivas que puedes tomar para ayudarte a superar los síntomas de la Ascensión. Tu práctica puede ser cualquier cosa que sientas que te hace bien, ya sea pasar tiempo en la naturaleza o cuidando de tus plantas, escuchar música, meditar o cualquier otra práctica que encuentres que te ayuda. La clave es ser constante y dedicar tiempo a tu salud física y al bienestar espiritual, a cada día.

© 2021– “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos pero sin alterarlos, citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

Equinoccio de marzo de 2020 – Profundos cambios

En los últimos meses hemos recibido poderosas energías del cosmos, para que la humanidad haga una profunda limpieza de todo aquello que no le sirve para evolucionar.

Los eventos que están ocurriendo actualmente en el mundo hacen parte de este proceso. Lo que sucede no es el fin del mundo, sino el inicio de una nueva manera de vivir, de relacionarnos y de habitar el planeta. Pero para que lo Nuevo nazca, antes tiene que caer lo viejo…

Es un momento caótico y confuso para muchos. Ten en cuenta que todo lo que está sucediendo ahora tiene un propósito más importante. Concéntrate en mantenerte abierto y consciente. No te dejes atrapar por el drama, no veas las noticias, y recuerda que esto también pasará.

Nuestro proceso de transformación y evolución avanza cada vez más rápido. La intensidad de este período acelera radicalmente nuestra curación, para crear una transformación y un cambio profundo y duradero.

A medida que avanzas, puede surgir claridad del pasado, revelando una amplia variedad de opciones. Como resultado, se producirán cambios inesperados en el camino de tu vida.
Es importante ahora que te tomes el tiempo para sintonizar las frecuencias cambiantes de tu propia energía. Cualquier cosa que bloquee y/o interrumpa el flujo de la esencia de tu alma debe ser liberada y aclarada.
Permítete reconocer el miedo y la ansiedad que surgen cuando te enfrentas a lo que te está bloqueando, pero no permitas que te consuma.
Encuentra tu equilibrio buscando las respuestas que están profundamente enterradas en tu conciencia.
Concentra tu atención y tus pensamientos, usa tu intuición y aprende a seguir a tu alma.

En este Equinoccio, estás invitado a tomarte un tiempo para meditar y hacer una reflexión honesta, mirar hacia adentro y re-evaluar tu vida.
Las energías entrantes trabajan para purgar y transformar tanto su campo de energía como tu cuerpo físico, para alinearse más con su alma.
Durante este proceso, tu personalidad evolucionará promoviendo la liberación de las antiguas energías de desconexión, miedo, trauma, dolor y sufrimiento.

Una ayuda muy eficaz para este proceso evolutivo es leer y hacer los ejercicios del libro El amor de tu vida. El Amor Incondicional es el mejor antídoto contra el miedo, y te eleva por encima de cualquier evento externo.

Te deseo un Equinoccio pleno de paz y equilibrio.

© 2020– “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero sin alterarlos y citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

No tengas miedo de sentir

Desde pequeños nos han dicho que sentir ciertas emociones es algo malo, negativo. Incluso nos han castigado por expresar abiertamente lo que sentíamos.

A las niñas se les ha permitido llorar, pero está mal visto que sientan enfado. Por eso ya de adultas, muchas mujeres sólo se permiten llorar, aún cuando lo que sienten es ira.

Con los niños ha sucedido lo contrario; si eres hombre puedes gritar, blasfemar y enfadarte, pero queda mal que te pongas a llorar.

Es cierto que muchas personas ya están yendo más allá de los condicionamientos que recibieron en la infancia, pero aún queda un largo camino por recorrer. Porque además de esos condicionamientos, ahora hay otros, inculcados en nombre de la espiritualidad, la Nueva Era o el crecimiento personal.

Se considera que algunas emociones son “negativas”, poco espirituales o de “baja vibración”. Entonces si sientes enfado, por ejemplo, eres poco evolucionado, estás dormido y te acabas sintiendo culpable por sentir lo que sientes. Esto inevitablemente lleva a la hipocresía, mostrándoles a todos lo positivos o amorosos que somos, cuando en el fondo podemos estar sintiendo un profundo dolor.

También se insiste en la importancia de “controlar” tus emociones. ¡Todo el mundo esta obsesionado con querer controlar! Pero detrás de ese deseo de control hay un profundo miedo. Además el control es represión. Todo lo que reprimes sigue presente en tu interior, y tarde o temprano estallará.

No se trata de controlar nada, sino de ser conscientes de lo que sentimos, y de expresarlo con consciencia.

No podemos crecer de verdad si nos juzgamos por sentir, si ocultamos lo que nos sucede en realidad, o si nos sentimos superiores a quienes tienen la valentía de ser auténticos.

Lo he dicho en un video ya famoso en Youtube, y también lo digo en mi libro El amor de tu vida: todas las emociones cumplen una función positiva, todas son necesarias, todas nos conducen a algo, si las expresamos del modo adecuado.

El modo adecuado de expresar cualquier emoción es a solas, en nuestra habitación. Es importante que lo hagas a solas, porque lo que sientes es algo tuyo, no es saludable para tus relaciones andar proyectándoles a los demás tu ira, frustración, o lo que sea que sientas.

Luego de haber expresado a solas tus emociones durante unos 15 minutos, siéntate en silencio y observa: observa tu cuerpo, tu respiración, los pensamientos que pasan por tu mente… Hazlo sin juzgar nada, sin poner etiquetas, aceptando lo que sea que percibas. Esto es meditar, y es a través de la meditación que lo que necesite ser transformado irá cambiando, por sí mismo.

Entonces luego estarás en condiciones de sentarte a conversar tranquilamente con tu pareja, amigo o familiar, sin disputas ni conflictos, y poder llegar a un acuerdo, si fuera necesario (en mi libro El amor de tu vida compartida encontrarás valiosas herramientas para establecer relaciones sanas).

Si sientes ira golpea el colchón, grita con la cara en la almohada para no ser escuchado, patalea con fuerza acostado boca arriba, sal a gritar a un descampado… De niño sabías qué hacer con tus emociones, antes de que comenzaran a reprimirte.

Se trata entonces de retomar el camino; volver a ser naturales y espontáneos como los niños, que sienten y expresan lo que sienten sin juzgarse, sin sentirse mal o culpables por ser apenas seres humanos.

Sin embargo, a veces cuando le recomiendo a alguien que haga esto, le cuesta una barbaridad; es como si hubiera un miedo generalizado a sentir, a conectar con esa parte nuestra, que es pura vida, puro instinto, pura humanidad.

El precio que se paga por no sentir, o por no expresar lo que sentimos, es alto; nos vamos muriendo en vida, vamos teniendo una expresión falsa, forzada, y nos perdemos los tesoros que existen escondidos detrás de todas y cada una de las emociones.

Ama tu humanidad, ama la maravillosa capacidad de sentir y expresar lo que sientes, acepta esta faceta fundamental de ti mismo, y tu crecimiento personal estará garantizado.

© 2019 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero sin alterarlos y citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

Cómo recuperar el poder

En estos momentos de grandes cambios, uno de los retos más importantes que todos tenemos que enfrentar es la recuperación de nuestro poder.
Un ser muy sabio que conocí hace varios años, define el poder como la capacidad de actuar.
¡Una definición bien distinta a la que estamos acostumbrados!

Desde pequeños nos han enseñado a delegar nuestro poder a los demás. Ya sea a nuestra familia, a nuestra pareja o amigos, a los médicos o a los políticos. Lo hacemos inconscientemente, creyendo que de ese modo seremos aceptados, reconocidos o amados.

Sin embargo, al entregar nuestro poder nos sentimos débiles, dependientes y vacíos; nos tornamos esclavos. Recuperar nuestro poder es un paso fundamental para amarnos a nosotros mismos y poder llevar una vida plena.

Este tema también afecta seriamente a nuestras relaciones, por ese motivo lo explico en profundidad en mi libro El amor de tu vida compartida

Para recuperar nuestro poder debemos hacernos responsables: reconocer que nuestra salud, bienestar, Amor, felicidad y abundancia están en nuestras propias manos.

Es uno mismo quien crea su realidad, a cada momento. Recordar esto nos devuelve nuestra fortaleza e inmensa libertad, pues si no nos gusta una realidad que hemos creado, podemos cambiarla.

Entonces ya no caemos en el papel de víctima, sino que nos sentimos fuertes, capaces y decididos.

Si te sientes insatisfecho o deprimido, u observas que te estás quejando de algo, quizás haya llegado el momento de que recuperes tu poder.

Tal vez sea tu relación afectiva la que te esté llevando a ese estado. Quizás le hayas delegado a tu pareja la responsabilidad de cuidar de ciertos aspectos de tu vida, que en realidad deberían estar a tu cargo. Una vez que te haces consciente, ya estás listo para recuperar tu poder, haciendo tú mismo aquello que le habías encomendado.

Si esperas que los demás te valoren y reconozcan, seguramente tienes que reconocer tu propio valor, sin esperar la aprobación externa.

El miedo a la falta de dinero te puede llevar a seguir durante años haciendo un trabajo que no te aporta realización personal. Pero si te dedicas al estudio de la Ley de Atracción, verás que es mucho más factible que seas próspero haciendo aquello que realmente amas.

Recuperar el poder puede consistir en cambiar ciertos hábitos o superar ciertas limitaciones. Si sueles guardar tu opinión por el miedo a ser juzgado, por ejemplo, quizás la recuperación de tu poder consista en comenzar a decir tu verdad siempre, sin importarte lo que los demás dirán o pensarán.

Es por causa del miedo que entregamos nuestro poder, pero el miedo nunca nos llevará a vivir vidas plenas y significativas.

Por Amor a ti mismo, haz sin miedo todos los cambios que necesites, pues eres mucho más poderoso de lo que imaginas.

© 2018 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos sin alterarlos, y citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

¿Hacia dónde voy?

Como mencioné en mi artículo Tiempos de vulnerabilidad muchas personas estamos experimentando la necesidad de dejar atrás relaciones, empleos o actividades profesionales, aún cuando no tenemos una idea clara hacia dónde nos dirigimos, o qué resultará de estos cambios que ansiamos realizar.

Ha llegado el momento de ser honestos con nosotros mismos, y tener la valentía de disponernos a hacer realidad nuestros sueños, pues para muchos ya no es suficiente contar con una economía estable. Además de ganar dinero, queremos realizarnos y poder expresar la verdad de quiénes somos.

Puede ser una tarea desafiante, pero estamos preparando el terreno para recordar que somos dioses creadores, y que podemos crear nuevas realidades, a cada momento.

¿Qué soñabas hacer cuando eras más joven? ¿Cuáles son tus dones, que se manifiestan haciendo aquello que más amas, aún cuando no  ganas dinero con ello? Las respuestas a estas preguntas pueden darte valiosas pistas acerca del camino a seguir.

Comienza a realizar aquello que te encanta, aunque sea sólo como un pasatiempo. Mientras lo haces pierdes la noción del tiempo, te sientes en paz, feliz o realizado.

Sueña, imagina y visualiza escenarios en los cuales te ves a ti mismo realizando aquello, y teniendo éxito. Ya lo estás viviendo, en el presente. También presta atención a lo que sientes, pues son las emociones, además de lo que visualizamos, lo que atrae como un poderoso imán lo que de verdad deseamos.

Ten paciencia contigo mismo. Este proceso puede llevar tiempo, pero si te mantienes firme en tu visión, dando pequeños pasos a diario para manifestarla, probablemente en algún momento comiences a recibir señales, oportunidades o el impulso necesario para actuar y poder compartir con el mundo tu nueva realidad.

Yo misma estoy pasando por este proceso. Durante los últimos cinco años me he dedicado a dar talleres basados en mi libro El amor de tu vida en varias ciudades del mundo. Pero mi cuerpo me dijo “basta”, pues se siente exhausto. Además mi verdadero sueño, desde niña, siempre ha sido ser escritora. Así que ahora me estoy dedicando de lleno a escribir nuevos artículos para este blog, y a acabar un nuevo proyecto.

Sin embargo, muchos de lo que ya están trabajando en aquello que aman, están pasando por dificultades económicas. Cuando esto sucede debemos recurrir a nuestra creatividad: algunos piden donaciones, otros ofrecen descuentos en sus servicios, y muchos otros tienen que perfeccionar el estudio de la Ley de Atracción, para manifestar abundancia sin tanto esfuerzo.

Otras personas están experimentando cambios en sus relaciones afectivas. Algunas sienten la necesidad de dejar atrás aquellas relaciones que ya no le aportan nada significativo, mientras van apareciendo en sus vidas nuevos contactos y conexiones.

Mientras te re-creas a ti mismo practica el desapego, sabiendo que al dejar partir lo que ya fue, estás abriendo espacio para lo nuevo. Sigue adelante y confía, pues quizás antes de lo que imaginas ya estarás viviendo plenamente tu nueva realidad.

*Suscríbete a mi blog para recibir mis publicaciones, promociones y novedades por correo electrónico. 

© 2018 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero sin alterarlos y citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

 

Crisis en las relaciones personales

El viejo mundo se está desmoronando, literalmente. La política, la economía mundial, los desequilibrios en la naturaleza y la profunda insatisfacción de la gente muestran con claridad que el antiguo paradigma ya no es válido. Y así es como tiene que ser…
En esta nueva era que ya comienza, todo aquello que no esté basado en el Amor, la unidad, la colaboración y el respeto por la vida tendrá que partir, pues sólo así podremos crear entre todos un mundo nuevo.

Para la mayoría de las personas el reto en estos tiempos reside en el aspecto económico. Pérdida de empleos, insatisfacción en un trabajo que no ofrece realización personal, inestabilidad e incertidumbre, y una imperiosa necesidad de hacer cambios, si bien el miedo puede paralizarnos y entonces no nos atrevemos a realizarlos.

Para sortear estos retos es fundamental estudiar y poner en práctica las leyes de la prosperidad. Afortunadamente hay disponible mucha información acerca de cómo crear la realidad con consciencia, y en este blog compartí el audio de Chopra, “Cómo crear abundancia”, que es una herramienta maravillosa para atraer prosperidad, que es nuestro derecho de nacimiento.
También es muy importante recordar que la vida es cambio, y que si no hacemos los cambios que nuestra alma nos pide, podemos caer enfermos, o llevar una vida que no es la que queremos y merecemos.

Pero para muchas otras personas los desafíos ocurren en sus relaciones personales. Expectativas que no se cumplen, acuerdos que ya no son válidos, luchas de poder, desacuerdos, conflictos y separaciones, y una imperiosa necesidad de hacernos valer, de hacer cambios, y de recuperar la libertad interior.

Es en el área de las relaciones donde podemos ver claramente en qué aspectos no nos amamos a nosotros mismos, pues el otro es apenas un espejo. Podemos luchar y crear conflictos con el espejo, o podemos, con Amor y consciencia, darnos cuenta de qué modo no nos estamos dando aquello que acabamos exigiendo en el otro.

Los demás no pueden darnos aquello que no nos damos a nosotros mismos. No podemos exigir respeto si no nos respetamos. No podemos demandar cuidado y atención, si no nos dedicamos a cuidarnos y darnos aquello que necesitamos para sentirnos plenos.

En mis libros y talleres ofrezco valiosas herramientas para que el Amor por ti mismo sea una realidad palpable, y que pueda verse reflejado en todos los aspectos de tu vida.
Pues el reto para todos en estos tiempos es ser y vibrar Amor, a cada momento. Y hasta que no lo aprendamos y vivamos a diario, pasaremos por profundas crisis, para de algún modo despertar al Amor que ya somos, y que ya llevamos dentro.

© 2012 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

Ángeles humanos

Es innegable que todos estamos atravesando grandes desafíos, y la necesidad de realizar cambios es apremiante. A cada persona se la está retando en aquellas áreas de su vida que necesitan una transformación, para que pueda seguir evolucionando.

Para mucha gente estos retos están relacionados con su economía, ya que este es un tema que ha sido mal interpretado en el pasado. Nos han enseñado ideas erróneas al respecto, y el mundo entero necesita hacer un cambio de enfoque, para poder vivir la verdadera abundancia desde otra perspectiva.

Para otras personas los desafíos se presentan en sus relaciones personales. Viejos paradigmas se están cayendo, y es necesario aprender a amarnos y relacionarnos de un nuevo modo, libres de condicionamientos impuestos.

Otros están pasando por problemas de salud, y también en este campo es importante comprender que tanto la salud como la enfermedad deben ser encarados de un modo distinto a como nos han enseñado en el pasado.

Pero más allá de cuál sea el desafío por el que estemos pasando, siempre contamos con la mágica ayuda de ángeles disfrazados de humanos.
Estos amorosos seres pueden ser terapeutas o sanadores, personas que han dedicado toda su vida a ayudar a los demás.
Pero un ángel humano también puede ser un amigo del alma, aquel que está siempre a nuestro lado, dándonos su Amor, ayuda práctica y consuelo.

Sin embargo, la verdad es que podemos encontrar a estos ángeles humanos en todos lados… Quizás sea el empleado de una oficina del gobierno, que nos atiende con suma amabilidad y, saltándose algunas reglas, nos resuelve un problema importante. O puede ser alguien que encontramos en una tienda, y que con su mirada y sonrisa nos da ánimos.

Tal vez te llegue un mensaje que necesitabas escuchar a través de una persona con la cual conversas en el ascensor, en la fila del supermercado o en un lugar insospechado. Y de repente tienes ante ti a una valiosa guía, que apareció en tu vida en el momento que más la necesitabas.

Reconocer y abrirnos a estos ángeles humanos nos recuerda que en realidad nunca estamos solos, y que hay una fuerza mayor que nos apoya incondicionalmente. También nos muestra con claridad que por más difícil que sea la situación por la que estamos pasando, siempre nos llegará la ayuda necesaria para superarla.

Para poder recibir la ayuda de estos seres, tenemos que estar abiertos y confiados. Pues es justamente en los momentos desafiantes cuando más necesitamos mantenernos tranquilos, fluyendo momento a momento, y confiando de todo corazón en que la solución siempre llega.
Y entonces suceden los milagros…

© 2012 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

La alquimia interior

Todas las emociones cumplen una función en nuestras vidas. Pero no nos han enseñado a aceptarlas y transformarlas.
Y cuando comenzamos a transitar el camino del crecimiento personal, a veces caemos en el error de juzgarlas y etiquetarlas. Pero al hacer esto muchas veces ocultamos lo que de verdad sentimos. Sin embargo el cuerpo nunca miente: la mayoría de las enfermedades se originan debido a emociones reprimidas a lo largo de los años. He podido comprobar esto a lo largo de tres décadas practicando la medicina china.

El primer paso para transformar cualquier emoción es la aceptación de lo que sea que sintamos. Para esto tenemos que amar todos nuestros aspectos, incluso los que aparentan ser “oscuros”. El día no sería posible sin la noche, y de igual modo amarnos de verdad incluye aceptar también nuestras sombras.

Una vez que reconocemos lo que sentimos, el siguiente paso es la expresión de la emoción. Hacerlo a solas es mejor, pues así no creamos conflictos innecesarios con los que nos rodean. Y tenemos que permitirnos ser naturales y espontáneos, como lo éramos de niños.
Llorar, golpear un cojín con los puños, gritar, ayuda a que las emociones se liberen, a que el cuerpo se relaje y que nos sintamos serenos de inmediato.

Luego nos sentamos, cerramos los ojos y meditamos: observamos todo lo que sucede dentro y fuera de nosotros, sin juzgar ni querer cambiar nada. Y en ese estado de silencio interior podemos comprender la raíz de la emoción que sentimos.
Veremos que detrás de la ira suele haber miedo, y debajo del miedo, dolor. Al expresarlos y meditar luego, podemos entonces sanarnos y hacer una transformación.

Con la práctica es posible observar la llegada de la emoción y no ser arrastrados por ella. Veremos que llega como una oleada y luego se va, al igual que lo hacen los pensamientos. Y podremos entonces elegir cómo queremos sentirnos.

La consciencia es el verdadero alquimista. Con el tiempo la ira se convierte en compasión, el miedo en confianza, la avaricia en generosidad… Hasta que finalmente en nuestra energía predomina lo único real: el Amor.

© 2011 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

Amar a las sombras

Hacemos cursos, leemos libros de autoayuda, aprendemos a meditar… Queremos amarnos, crecer y evolucionar… Queremos desplegar todo nuestro potencial, ser amorosos, generosos, estar plenos de armonía, buenos sentimientos y paz… ¡Queremos ser felices, exitosos y brillar!
Pero escondidos en algún rincón de nuestro yo, están nuestros “demonios”: la envidia, los celos, el deseo de controlar y manipular, la avaricia, el miedo, el egoísmo… Una verdadera caja de Pandora que, por todos los medios, queremos evitar, combatir u ocultar.
Pero todo lo que combates te debilita, todo lo que ocultas de ti mismo sigue estando allí de todos modos, y para conocerse y amarse a sí mismo, crecer y evolucionar de verdad, la honestidad es fundamental.

espejo

Para poder amar nuestras sombras tenemos que dejar de lado nuestra mente, condicionada por los demás, por la sociedad y la religión. Tenemos que estar presentes en el aquí-ahora, y vivir con intensidad ese estado o emoción.
El rechazo, los juicios y las críticas no sirven, pues nos hacen sentir culpables y hacen que amarnos a nosotros mismos sea imposible.
Y si comprendemos que en realidad la oscuridad no existe, sino que hay apenas una ausencia de luz, entonces percibimos que amar nuestros lados oscuros y sombríos es fundamental.

Lo primero es la aceptación total e incondicional de todo lo que somos, incluidos esos aspectos que juzgamos o rechazamos, la mayoría de las veces a causa de los condicionamientos que hemos recibido de la sociedad.
Amarnos y aceptarnos aún en medio de la furia, del dolor, la inseguridad, los celos o cualquier otro sentimiento o estado en el que nos encontremos, sea cual sea, y dejando atrás cualquier idea preconcebida de cómo se supone que deberíamos ser.

La aceptación y el Amor tienen una cualidad “milagrosa”: transforman en Luz todo aquello que antes nos causaba horror.

Mirarse al espejo en medio de un ataque de ira, o cuando estamos llorando o temblando de pavor, y en voz alta decirnos: “Te amo y te acepto también con esto, te amo siempre”, ayuda a realizar una verdadera transformación.
De inmediato algo profundo se relaja en nuestro interior. De repente podemos ver nuestra propia belleza aún con el rostro cubierto de lágrimas, o contraído de enojo y frustración. Podemos aceptar y amar nuestra humanidad, y nuestro lado animal, y entonces hemos comenzado nuestro camino en dirección a nuestra divinidad…

luz-u-obscuridad

Sólo así, amando nuestros lados “oscuros”, es que éstos se convertirán en Luz. No hay atajos ni engaños posibles, pues tarde o temprano todo aquello que hemos intentado ocultar o reprimir saldrá a flote de todos modos, ya sea a través de una enfermedad, un ataque emocional incontrolable o una profunda depresión.
Sólo cuando amamos también nuestras sombras, podemos amarnos a nosotros mismos y amar a los demás con totalidad, profundidad y plenitud.

© 2011 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com