Archivo de la etiqueta: crecimiento personal

Ama tu humanidad

¿Qué es la verdadera meditación?

No, no se trata de trascender.

Demasiados meditadores quedan atrapados en un estado de trascendencia.

Pero incluso la “trascendencia” es un concepto de la mente.

Y todos los estados mentales deben colapsarse, eventualmente.

Más allá de la trascendencia, más allá de todas las técnicas de meditación, existe esta pura intimidad con la vida.

Sí, es hermoso descubrir el espacio puro y sin forma de la consciencia, el vasto cielo abierto del Ser Intocable que está más allá del cuerpo y la mente. Descubrir que no eres tu cuerpo, ni tus sentimientos, ni tus pensamientos, ni ninguna forma en absoluto.

Pero demasiados meditadores usan este tipo de meditación trascendental para escapar de su humanidad. Correr y seguir huyendo de traumas no procesados, de heridas humanas, del dolor y la rabia reprimidos.

En algún momento, debemos hacer el giro valiente.

Debemos sumergirnos sin miedo en el lío oscuro, incómodo, caliente y pegajoso de nuestros sentimientos muy humanos.

No trascender, no ir más allá.

Finalmente debemos permitirnos sentir. El dolor, la soledad, el aburrimiento, la rabia. Estar plenamente en nuestros cuerpos.

Y … Dios mío. ¡Dios mío! Encontramos la verdadera trascendencia allí mismo,  en el fuego de la inmanencia. Encontramos lo divino en lo profano, lo sagrado en el desorden. Encontramos la perfección allí mismo, en los horrores de la baba y la suciedad de nuestra imperfección humana.

Resplandor en la vergüenza.

Finalmente nos damos cuenta, es todo Uno.

El concepto de “trascendencia” de la mente se rompe ahora en un millón de pedazos. Dios está en el cuerpo. Dios está en el dolor y el anhelo también. Dios está en la tierra. En nuestros vientres, nuestras espinas, nuestros órganos sexuales, en nuestros dolores y en nuestras alegrías. Dios no solo trasciende, Él penetra, entra y es Uno con todos.

En el ruido y también en el silencio.
En la quietud y en el caos.
Todo es Uno. Todo está incluido.

Hemos trascendido la noción misma de trascendencia.
Hemos ido más allá de la idea misma de ir más allá.
La meditación nos ha abierto a la simplicidad.

Un momento ordinario está ahora empapado de amor.
Un instante de tiempo se ilumina.

No hay a dónde ir. Ningún lugar a donde ir.
Ya somos libres, y enteros.
Y hermosos en nuestra condición humana imperfecta.

La meditación es infinitamente más simple de lo que piensas.

Jeff Foster

*En el libro “El amor de tu vida” encontrarás valiosas herramientas para amarte y aceptarte tal cual eres. Puedes conseguirlo en papel o digital en este enlace: El amor de tu vida

© 2019 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero sin alterarlos y citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

El dinero también es espiritual

El dinero es una energía neutra. Es una energía que sirve para conexiones comerciales y conexiones de todo tipo entre las personas. Es una energía que definitivamente nos conecta.

Si viviéramos en una sociedad totalmente consciente de nuestra espiritualidad, el dinero sería una maravillosa herramienta de conexión en positivo, siempre para actos positivos alineados con la esencia del Ser, alineados con el Bien. Sin embargo, el dinero actualmente también sirve de conector entre personas sin sabiduría, desalineadas con su esencia y con traumas sin resolver.

El dinero, a día de hoy, conecta a personas conscientes de la espiritualidad y también conecta a personas que no son conscientes de dicha espiritualidad. De las dos formas, el dinero sirve para conectarnos, para relacionarnos. Y desde el punto de vista del aprendizaje, el dinero actúa de herramienta tanto para disfrutar de conexiones armónicas como para generar conexiones desarmónicas en las que hay personas que sufren o que actúan mal. O lo que es lo mismo, sirve para hacer el bien y para hacer el mal.

Pero cuando se hace el mal y el dinero está de por medio, en realidad se están generando continuamente oportunidades de aprendizaje. Cuando se repiten escenas con el mismo trasfondo desarmónico, las personas están representando una y otra vez un antiguo trauma para darse una nueva oportunidad de darle salida a lo que en un principio se quedó bloqueado, y así poder hacer lo que no se pudo o no se supo hacer en un primer momento.

Así que, ya sea para bien o para mal, el dinero (que es neutro) actúa de conector para hacer el bien o para hacer el supuesto mal. Y digo “supuesto mal” porque el que se generen oportunidades de aprendizaje para que las personas se puedan alinear con el Bien esencial, no sería algo tan malo, ¿verdad? Entonces, ¿es el dinero algo espiritual en última instancia?

Sé de la mala fama que puede o ha podido tener el dinero a nivel espiritual. Y personalmente he podido comprobar el gran daño que han hecho en mí las creencias erróneas acerca del dinero y lo espiritual. En primer lugar, desde bien pequeñito a través del entendimiento que mis padres hicieron de la religión católica y me transmitieron con su ejemplo. Y luego ya de mayorcito cuando, tras mi debacle personal por no haber sabido ni querido adaptarme al sistema capitalista-industrial, empecé a relacionarme con personas supuestamente espirituales. Y a esas personas yo las consideraba mucho o muchísimo más avanzadas que yo en los temas espirituales.

En esa nueva etapa de mi vida, parecía que el malo de la película había sido y era el dinero, el “vil metal”. Y en mi estupidez supina de seguir echando culpas a lo externo a mí, encontraba que el dinero y los adinerados eran bastante culpables de mi sufrimiento y del sufrimiento de millones de personas. Y que ahora lo que tocaba era “elevarse” y caminar en pro del trueque y de ayudar a los demás lo más desinteresadamente posible. Yo tenía que demostrar que era buena persona (en realidad demostraba que era una persona sin autoestima que tenía que dar para que los demás me quisieran). Y además de eso, también tenía que confiar en la abundancia natural del universo. Es decir, rechazar el dinero al tiempo que tenía que confiar en la abundancia.

Creía que ayudando de corazón y de forma desinteresada, todo el dinero que necesitara, me iba a llegar. Es decir, yo estaba seguro de que debía rechazar al dinero para que una inteligencia superior me hiciera llegar dinero. ¡Totalmente absurdo energéticamente hablando! La verdad es que muchas veces miro hacia el futuro y pienso: “¿Me seguirá pasando esto de creer que ahora estoy en lo cierto y cuando pasa un tiempo descubro que he sido un auténtico gilipollas?”.

En fin… Después de sopesar varios conceptos de la supuesta espiritualidad y de la espiritualidad de la nueva era… Después de adquirir varios conocimientos (que no sabiduría)… Después de darme una hostia tras otra, decidí hacer lo que he hecho en toda la trilogía de La Creaticidad, aplicar la duda. Y entonces observe los siguientes puntos:

– Nos dicen en la espiritualidad que todos somos uno, o mejor dicho, que todos estamos conectados.

– Se puede suponer entonces que alcanzar la verdadera espiritualidad sería llegar a la certeza de esa conexión y asumir que todos estamos bañados por un Gran Espíritu.

– El dinero es una herramienta para establecer relaciones entre las personas.

– En la mayoría de los actos en los que las personas se conectan entre ellas, el dinero está presente: vivienda, ropa, comida, viajes, teléfono, Internet, enviar algo a alguien, recibir algo de alguien, regalar algo, que te regalen algo, ofrecer algo y que te lo recompensen, etc.

– Entonces, ¿se puede concluir que el dinero está presente como herramienta de conexión entre las personas encarnadas en un mundo físico?

– Y si el dinero nos sirve para conectarnos, ¿podemos deducir que estamos ante una herramienta de conexión poderosa, y por lo tanto estamos ante algo sumamente espiritual?

– Es más, si las élites que gobiernan el mundo desde siempre saben del significado espiritual del dinero y de su poder de conexión entre los seres humanos, ¿podríamos tal vez conjeturar que son precisamente las élites quienes se han encargado de diabolizar el dinero y nos hemos creído esa mentira?

– Y dando un pasito más… Si las élites tienen el poder de infiltrar personas e ideas en todos los lados, ¿sería muy descabellado pensar que han estado infiltrando creencias erróneas en la emergente espiritualidad desde hace décadas?

Hay algo que tengo muy claro, y es que si yo fuera uno de los que manejan los hilos en el mundo y deseara controlar y hacer sufrir al ser humano, me encargaría no sólo de que las personas más espirituales y con más potencial de amor tuvieran tan poco dinero que no pudieran comunicarse con nadie, sino que trataría de conseguir que voluntariamente esas personas hicieran de la pobreza su Dios y rechazaran el dinero-conexión.

Y es que una persona con grandes posibilidades económicas y con un enfoque de beneficio para todos, es una herramienta espiritual de gran calibre. Conozco a personas con mucho dinero y que al mismo tiempo tienen un gran corazón y vocación de ayuda y de beneficio para todos. Esas personas, para mí, han recordado más la esencia del Ser que otras personas con creencias en contra del dinero que presumen de ser espirituales porque hacen prácticas que se suelen calificar de espirituales.

Me parece que hemos de reconocer que el dinero cumple un papel de conector entre las personas. Al encarnar como seres humanos vivimos en la ilusión de la separación. Pues bien, el dinero, tomado desde la esencia del ser humano, ha de ser visto como esa energía que nos sirve para relacionarnos y recordarnos que todos estamos conectados.

Repito que el dinero es una energía neutra. El dinero actúa de espejo. Actúa de difusor y transmisor de lo que hay dentro de quien lo usa. Su uso de forma “limpia” o de forma “sucia”, no depende del dinero propiamente, sino de cómo está quien hace uso de él. Por lo tanto, es muy conveniente que las personas que quieren hacer el bien y mejorar el mundo, tengan mucha energía de dinero disponible. Conviene que sean de millonarios.

La verdadera abundancia, si tenemos en cuenta al dinero, está en tener la creencia de que hemos de tener dinero ilimitado, de millonarios para arriba. Cualquier cantidad que nos pongamos como límite, es el equivalente a poner una limitación a una energía que en realidad es ilimitada. Sé de muchas personas que se ponen un límite de dinero con el argumento de que se conforman con esa cantidad, de que esa cantidad es suficiente. Pero para mí, si asumes que a más cantidad de dinero, mayor capacidad de ayuda a la Humanidad, la mentalidad más espiritual es la mentalidad de ser de millonario en adelante. La verdadera mentalidad abundante es la mentalidad millonaria.

© 2018 Pedro Gea Martínez
Extracto del libro LA CREATICIDAD – Parte 2: “La espiritualidad actual. Una mirada crítica”.

*Disponible en Amazon en papel y digital en este enlace: La espiritualidad actual (La Creaticidad parte 2)

Más información: www.lacreaticidad.com

© 2019 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero sin alterarlos y citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

No tengas miedo de sentir

Desde pequeños nos han dicho que sentir ciertas emociones es algo malo, negativo. Incluso nos han castigado por expresar abiertamente lo que sentíamos.

A las niñas se les ha permitido llorar, pero está mal visto que sientan enfado. Por eso ya de adultas, muchas mujeres sólo se permiten llorar, aún cuando lo que sienten es ira.

Con los niños ha sucedido lo contrario; si eres hombre puedes gritar, blasfemar y enfadarte, pero queda mal que te pongas a llorar.

Es cierto que muchas personas ya están yendo más allá de los condicionamientos que recibieron en la infancia, pero aún queda un largo camino por recorrer. Porque además de esos condicionamientos, ahora hay otros, inculcados en nombre de la espiritualidad, la Nueva Era o el crecimiento personal.

Se considera que algunas emociones son “negativas”, poco espirituales o de “baja vibración”. Entonces si sientes enfado, por ejemplo, eres poco evolucionado, estás dormido y te acabas sintiendo culpable por sentir lo que sientes. Esto inevitablemente lleva a la hipocresía, mostrándoles a todos lo positivos o amorosos que somos, cuando en el fondo podemos estar sintiendo un profundo dolor.

También se insiste en la importancia de “controlar” tus emociones. ¡Todo el mundo esta obsesionado con querer controlar! Pero detrás de ese deseo de control hay un profundo miedo. Además el control es represión. Todo lo que reprimes sigue presente en tu interior, y tarde o temprano estallará.

No se trata de controlar nada, sino de ser conscientes de lo que sentimos, y de expresarlo con consciencia.

No podemos crecer de verdad si nos juzgamos por sentir, si ocultamos lo que nos sucede en realidad, o si nos sentimos superiores a quienes tienen la valentía de ser auténticos.

Lo he dicho en un video ya famoso en Youtube, y también lo digo en mi libro El amor de tu vida: todas las emociones cumplen una función positiva, todas son necesarias, todas nos conducen a algo, si las expresamos del modo adecuado.

El modo adecuado de expresar cualquier emoción es a solas, en nuestra habitación. Es importante que lo hagas a solas, porque lo que sientes es algo tuyo, no es saludable para tus relaciones andar proyectándoles a los demás tu ira, frustración, o lo que sea que sientas.

Luego de haber expresado a solas tus emociones durante unos 15 minutos, siéntate en silencio y observa: observa tu cuerpo, tu respiración, los pensamientos que pasan por tu mente… Hazlo sin juzgar nada, sin poner etiquetas, aceptando lo que sea que percibas. Esto es meditar, y es a través de la meditación que lo que necesite ser transformado irá cambiando, por sí mismo.

Entonces luego estarás en condiciones de sentarte a conversar tranquilamente con tu pareja, amigo o familiar, sin disputas ni conflictos, y poder llegar a un acuerdo, si fuera necesario (en mi libro El amor de tu vida compartida encontrarás valiosas herramientas para establecer relaciones sanas).

Si sientes ira golpea el colchón, grita con la cara en la almohada para no ser escuchado, patalea con fuerza acostado boca arriba, sal a gritar a un descampado… De niño sabías qué hacer con tus emociones, antes de que comenzaran a reprimirte.

Se trata entonces de retomar el camino; volver a ser naturales y espontáneos como los niños, que sienten y expresan lo que sienten sin juzgarse, sin sentirse mal o culpables por ser apenas seres humanos.

Sin embargo, a veces cuando le recomiendo a alguien que haga esto, le cuesta una barbaridad; es como si hubiera un miedo generalizado a sentir, a conectar con esa parte nuestra, que es pura vida, puro instinto, pura humanidad.

El precio que se paga por no sentir, o por no expresar lo que sentimos, es alto; nos vamos muriendo en vida, vamos teniendo una expresión falsa, forzada, y nos perdemos los tesoros que existen escondidos detrás de todas y cada una de las emociones.

Ama tu humanidad, ama la maravillosa capacidad de sentir y expresar lo que sientes, acepta esta faceta fundamental de ti mismo, y tu crecimiento personal estará garantizado.

© 2019 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero sin alterarlos y citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

Amor en acción

En el fondo de nuestros corazones todos deseamos crear un mundo mejor. Podemos lograrlo con varios y pequeños gestos realizados a diario, pues éstos ya significan una inmensa contribución.

Este emotivo vídeo nos recuerda que cada uno de nosotros puede marcar una gran diferencia, y que en realidad todos somos hermanos, pues el Amor es unión.

© 2019 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero sin alterarlos y citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

 

Recuerda quién eres

Este hermoso vídeo nos recuerda la verdad de quienes somos…

© 2019 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos sin alterarlos, y citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

Tu cuerpo es sabio

La mayoría de la gente le tiene miedo a su cuerpo. Siente pavor cuando se presenta algún síntoma, y enseguida intenta eliminarlo tomando medicamentos,  a pesar de que éstos tienen efectos secundarios muy nocivos.

Otra muestra del miedo que las personas sienten es la obsesión por hacerse estudios o exámenes regulares. Esa actitud de mantener al cuerpo a raya y controlado, como si fuera un enemigo capaz de hacer cosas irracionales y dañinas, no es sana. Nada de lo que hagamos por miedo puede llevarnos por buen camino, y en realidad el cuerpo posee una sabiduría innata.

Este miedo generalizado ha sido inducido por la sociedad y los médicos, y hay una especie de hipnosis colectiva para que le tengamos pánico a las mal llamadas enfermedades.

¡Sin embargo, cuando se presentan síntomas o molestias, muchas veces significa que nos estamos sanando!

Desde luego esta información nos rompe todos los esquemas, pues la humanidad ha estado haciendo todo al revés. Pero si realmente buscamos la verdad, debemos recorrer nuevos caminos, y abrirnos a nuevos conocimientos.

Sé esto por mi propia experiencia, pues además de curarme del cáncer sin seguir el tratamiento convencional, estudié a fondo un conocimiento científico que nos explica a qué se debe que el cuerpo se “enferme”, y cuáles son los pasos necesarios para acompañarlo, sin interferir en su propio proceso natural de curación.

Amarse a uno mismo también implica amar a nuestro cuerpo, aceptarlo y conocerlo a fondo. Saber cómo funciona nuestro organismo, por qué presenta determinados síntomas y qué debemos hacer para curarnos a nosotros mismos, es fundamental en el camino de amarse a uno mismo de un modo completo.

De este modo ya no sentimos miedo, crecemos, nos transformamos y experimentamos un inmenso Amor por nuestro cuerpo, que siempre sabe qué hacer ante determinadas situaciones o eventos.

Aparentemente, al escribir el Libro “Mi querido cáncer” me desvié del camino, pues en los últimos años me he dedicado a hablar, escribir y dar talleres acerca del amor a uno mismo. Pero no es posible amarnos a nosotros mismos si le tememos a nuestro cuerpo.

Por eso escribí ese libro; en él no sólo comparto mi experiencia personal, sino que también explico de un modo claro en qué consiste ese descubrimiento científico, y doy ejemplos claros del proceso que el cuerpo atraviesa cuando se presentan síntomas o “enfermedades”.

Puede ser un excelente propósito para el nuevo año: descubrir cómo funciona tu cuerpo, para dejar de temerle y poder sorprenderte con la exactitud con la cual éste responde, con el fin de que podamos sobrevivir a ciertos eventos.

Te deseo unas Felices Fiestas, y deseo también que, entre todos, podamos dejar atrás los miedos, y en su lugar podamos sentir un Amor cada vez más profundo y expansivo.

© 2018 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos sin alterarlos, citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

 

 

 

 

 

 

Los regalos de la vida

Para muchas personas el 2018 ha sido un año de “derrumbes”; carreras consolidadas ya no motivaban, dejaron de tener sentido, o ya no brindaban los beneficios de antes. Esto supuso un desmoronamiento en la economía de mucha gente, que se ha preguntado -a veces con angustia y preocupación-, qué podían hacer para ganar dinero.

Entonces algunos crearon nuevos proyectos, que desafortunadamente no dieron el resultado deseado. El sentimiento de fracaso, de sentirse derrotado y sin fuerzas, así como la incertidumbre, han predominado para muchos durante este año que ya se acaba.

Todo esto se debe a que la humanidad está pasando por profundos procesos de limpieza y transformación. Sin embargo, a veces no dejamos de preguntarnos por qué debemos pasar por estas situaciones tan desafiantes e incluso dolorosas.

Todo lo que nos sucede obedece a un plan oculto, y cuando somos conscientes de cuál es ese plan, podemos aceptar con humildad y desapego los retos que nos toca enfrentar.

Estamos aquí para crecer, para evolucionar, y cuando lo comprendemos, ya no nos resistimos y podemos ver que en realidad esos desafíos son regalos, o bendiciones camufladas.

El siguiente texto de Bert Hellinger, el creador de las Constelaciones Familiares, nos ayuda a comprender cuál es el plan por detrás de las situaciones que a veces nos toca atravesar:

La vida te desilusiona para que dejes de vivir de ilusiones y veas la realidad.
La vida te destruye todo lo superfluo, hasta que queda sólo lo importante.
La vida no te deja en paz para que dejes de pelearte, y aceptes todo lo que Es.
La vida te retira lo que tienes, hasta que dejas de quejarte y agradeces.
La vida te envía personas conflictivas para que sanes y dejes de reflejar afuera lo que tienes adentro.
La vida deja que te caigas una y otra vez, hasta que te decides a aprender la lección. 
La vida te saca del camino y te presenta encrucijadas, hasta que dejas de querer controlar y fluyes como un río.


La vida te pone enemigos en el camino, hasta que dejas de “reaccionar”.
La vida te asusta y sobresalta todas las veces que sean necesarias, hasta que pierdes el miedo y recobras tu fe.

La vida te quita el amor verdadero, no te lo concede hasta que dejas de intentar comprarlo con baratijas.
La vida se ríe de ti tantas veces, hasta que dejas de tomarte todo tan en serio y te ríes de ti mismo.
La vida te rompe y te quiebra en tantas partes como sean necesarias para que por allí penetre la Luz.
La vida te enfrenta con rebeldes, hasta que dejas de tratar de controlar.
La vida te repite el mismo mensaje, incluso con gritos y bofetadas, hasta que por fin escuchas.

La vida te envía rayos y tormentas, para que despiertes.
La vida te humilla y derrota una y otra vez hasta que decides dejar morir a tu ego.
La vida te niega los bienes y la grandeza hasta que dejas de querer bienes y grandeza y comienzas a servir.


La vida te corta las alas y te poda las raíces, hasta que no las necesitas, sino sólo desaparecer de las formas y volar desde el Ser.
La vida te niega los milagros, hasta que comprendes que todo es un milagro.
La vida te acorta el tiempo, para que te apures en aprender a vivir.
La vida te ridiculiza hasta que te vuelves nada, hasta que te haces nadie, y así te conviertes en Todo.
La vida no te da lo que tú quieres, sino lo que necesitas para evolucionar.

La vida te lastima, te hiere, te atormenta, hasta que dejas tus caprichos y berrinches y agradeces respirar.
La vida te oculta los tesoros, hasta que emprendes el viaje, hasta que sales a buscarlos.
La vida te niega a Dios, hasta que lo ves en todos y en todo.

La vida te acorta, te poda, te quita, te rompe, te desilusiona, te agrieta, te rompe, hasta que en ti sólo queda Amor.

© 2018 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos sin alterarlos, citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

Los cinco compromisos del ser humano

A lo largo de mi trayectoria ayudando a las personas y tras observar qué tipo de bloqueos, situaciones y energías sujetan los problemas que tienen, he elaborado una pequeña teoría acerca de los compromisos que parece adquirir el alma al encarnar como ser humano. Se les podría considerar también como peajes que en principio hay que pagar. Esos compromisos son:

– El compromiso con la biología. Éste parece el más fuerte de todos. Si has leído la PARTE 3 de la trilogía y has leído lo que expongo sobre los descubrimientos del doctor Hamer, sus Leyes Biológicas y su Nueva Medicina, ya sabes de qué trata este compromiso. Este compromiso se basaría en que el alma se presenta ante la biología y ésta última le dice: “Te presto mi formato de cuerpo físico a cambio de que me ayudes a asegurar la supervivencia de la especie”. O sea, que el “precio” que hay que pagar por tener un cuerpo físico es que la biología va a intentar que sobrevivas a toda costa porque la especie tiene que perpetuarse. Y si alguien se cae en el intento, a la especie (a la biología) le da igual, porque lo importante es siempre salvar a la mayoría.

El compromiso con los padres. Se suele decir entre los más entendidos en temas de espiritualidad que las almas tienen a 7 parejas de padres entre las que elegir antes de encarnar. También se dice que por vibración y por proyecto de vida, simplemente las almas captamos qué padres vibran mejor con lo que queremos experimentar en la siguiente encarnación. A muchas personas que les comento lo de las 7 parejas de padres a elegir me dicen algo así como: “¡No quiero pensar cómo serían las otras parejas!”. Y es que parece que pocas personas están contentas con los padres. Eso sí, los hay también que tienen devoción por papá o por mamá, y también quienes tienen devoción por los 2 padres al mismo tiempo y suelen ser personas bastante armónicas y equilibradas.

Bueno, pues digamos que al acuerdo entre almas es el siguiente. El alma del futuro bebé pone sobre la mesa su deseo de venir a la Tierra, y las almas de los padres les dice: “Te vamos a recibir, te vamos a dar la vida para que vengas, pero tú tienes que hacer algo a cambio para nosotros”. Quienes sepan sobre temas de descodificación, esto les sonará a el proyecto sentido. Es decir, que los padres, consciente o inconscientemente ya tienen alguna labor para su hijo o hija, ya tienen un proyecto. Ese proyecto puede ser cualquier cosa: cuidarlos cuando sean mayores, ser lo que no ha podido ser papá o mamá, juntar a la pareja porque estaban en crisis, salvar a las personas, dedicarse a lo mismo que se dedica papá o mamá, parecerte a alguien que admira papá o mamá, etc. Ese proyecto o papel que asume el alma del niño puede ser de cualquier tipo, y será algo con lo que ya cuente antes de encarnar. Es decir, que nosotros mismos, somos más responsables de lo que parece de aquello que nos pase, porque ya empezamos incluso eligiendo padres.

Para consuelo de todos, esto es como un pre-contrato que, en el caso de detectarlo y que no te esté beneficiando, se puede hacer algún tipo de ritual para rescindir ese contrato explicando simbólicamente a los padres que estar así es algo que no te beneficia y que tampoco les beneficia a ellos.

– El compromiso con el linaje o clanEl linaje o clan también tiene su papel en esta historia.  Por el nombre que se le ponga al bebé, por su fecha de nacimiento comparada con la fecha de nacimiento o muerte de algún miembro del clan o por cualquier otro criterio de afinidad, digamos que siempre hay un antepasado que tiene preferencia a la hora de encargarle algo de “trabajo” al nuevo miembro del clan. Y para verlo de forma gráfica y a modo de cuento, digamos que cuando el bebé está en la cunita viene el alma del abuelo, de la abuela, de la bisabuela, etc., y es como si le dijera al oído: “Te permitimos ser parte del clan a cambio de que tú, para que nuestro linaje sobreviva y se perpetúe de la mejor manera, repitas lo que yo hice porque me fue bien y así a ti también te irá bien… o haz lo contrario de lo que yo hice porque yo actué mal y estoy arrepentido/a… o lleva cuidado con x cosas o actitudes o personas porque corres peligro, etc.”. El ancestro que te haya “tocado” va a cargar al alma recién encarnada con un compromiso a través de un trabajo que le encarga o de unas recomendaciones de vida que el alma del bebé se compromete a cumplir… de momento.

Al igual que pasaba con los padres, esta carga también se puede soltar simbólicamente argumentando mediante un ritual que la persona actual ya ha adquirido un conocimiento que hace innecesario seguir actuando de cierta manera, agradeciendo al ancestro por su recomendación y sanándolo a través de un conocimiento más sabio. Por suerte, estos trabajos que se aceptan desde pequeñitos no son una carga que se haya de llevar siempre si te está perjudicando. Y es que según el estado evolutivo del ancestro, puede recomendar al nuevo miembro algo que está alejado de las cualidades esenciales del Ser, y cuando el nuevo miembro incluso de adulto se percata de esto, puede hacer un corte con ese compromiso por el bien propio y del linaje.

Añadir que, a veces, es muy fina la línea entre el compromiso con los padres y el compromiso con el linaje, porque los padres también forman parte del linaje y pueden encargarte tanto un proyecto de vida a modo personal como un compromiso en base al linaje. Pero lo más usual es que se repare (repitiendo o haciendo lo contrario) a la línea de abuelos o la línea de bisabuelos.

El compromiso con el planetaSería lo mismo que un compromiso con nuestra casa. De la misma forma que cuando tenemos una vivienda, energéticamente tenemos una especie de compromiso por mantenerla en condiciones adecuadas y por respetar nuestro entorno, pues extrapolemos nuestra casa a nuestro planeta y tenemos un compromiso con esta parte de la Creación. Es como si el planeta nos dijera: “Yo te presto mi tierra, mi aire, mi agua y todas mis cualidades a cambio de que me respetes y me cuides, que respetes el para qué yo he sido creado y te adaptes”. Un planeta limpio, un respeto por los recursos, por las cadenas alimenticias, por la belleza de la naturaleza… es a lo que yo creo que se compromete también el alma que viene a hacer uso de esta maravilla de casa física que es la Tierra.

Me da la impresión de que Creadios tiene un especial cariño por la Tierra y que si en un momento dado el ser humano fuera tan idiota como para intentar hacer estallar el planeta, tal vez sólo en ese caso, habría un mecanismo de defensa. Es decir, que Creadios no interviene salvo en casos extremos. No tiene mucha pinta de que eso sea así, pero me gusta pensarlo. También creo que el planeta tiene una fortaleza tremenda y que el ser humano no es capaz de cargárselo. Como mucho, la Humanidad podría cargarse a la propia Humanidad, pero tal vez siempre quedaría alguien para seguir con la rueda de encarnaciones para que Creadios se divirtiera en su pantalla de cine. Ahora mismo se tiene que estar divirtiendo de lo lindo con cómo están las sociedades. No estaría de más que interviniera un poco. Tanto dolor, tanta película dramática también se debe de hacer aburrido para ello.

El compromiso con Creadios. El acuerdo que se hace en última instancia con Creadios es que ello te dice: “Te meto en la rueda de la encarnación a cambio de que vayas recuperando los libros que te he escondido, a cambio de que vayas recordando lo que eres y tus cualidades esenciales. Puedes emplear las encarnaciones que necesites, y cuanto antes lo recuerdes todo, antes disfrutarás de volver a Casa e incluso de un premio especial aparte del premio que suponen todas las experiencias de todas tus encarnaciones”. Quiero pensar que hay una especie de premio para quien completa todo el aprendizaje y vuelve al origen con todas las cualidades. Tal vez ese premio sea el darse el gustazo de vivir 1 o más encarnaciones disfrutando de estar encarnado, con salud hasta el fallecimiento y haciendo tal vez grandes cosas por las otras almas que siguen aprendiendo-recordando.

Sigo creyendo que el Creador no interviene en este juego. Tal vez en los planos más sutiles de nuestro ser, junto con otras almas, nos hayamos montado algún sistema de premios o algún tipo de competición o algún tipo de plan, pero yo siento que ese plan está creado precisamente por nuestras almas que están aparentemente separadas del Creador. Y que al Creador en sí, ni le va ni le viene que tardemos más o menos en conseguir ciertos objetivos. Él observa y, como decía en el punto anterior, sólo en momentos límite puede intervenir.

La realidad es que podemos elucubrar con todas las versiones o explicaciones a nuestra realidad que queramos, porque me parece que siempre nos quedaremos muy lejos de la verdad real. Pero si un “cuento” como el que te he propuesto nos sirve para llevar una vida mejor, pues bienvenido sea, ¿no te parece?

© 2018 Pedro Gea Martínez – Extracto del libro La Creaticidad parte 1:  “Tu vida exterior refleja tu vida interior”. Más información: http://www.lacreaticidad.com

© 2018 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos sin alterarlos, citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

Cómo encontrar el Amor verdadero

¿Quieres dejar de sufrir en tus relaciones afectivas?

¿Quieres encontrar el verdadero Amor?

¿Quieres por fin aprender a amarte de una forma fácil y práctica?

Aprovecha esta oportunidad de enamorarte perdidamente de ti mismo al adquirir mi “Curso en audio el amor de tu vida”.

En este curso práctico de 5 audios he englobado 35 años de mi experiencia personal y profesional desde que fui discípula de Osho en la India.

Desde la comodidad de tu hogar, con estos audios:

– Sientes paz y confianza al conectar con tu Niño Interior y saber cómo cuidarlo

– Descubres cómo amar a tu cuerpo de un modo profundo y completo

– Sientes seguridad y poder al aprender a usar la mente a tu favor

– Reconoces tu valía al darte cuenta de lo grande que eres

-Disfrutas de tu propia compañía

– Te sorprendes con la plenitud que experimentas al encontrar a tu Alma Gemela

Cambia tu vida adquiriendo ya mismo este curso por 3 veces menos del precio del taller presencial.

Recomendación: Este curso es la parte práctica de mi libro “El amor de tu vida”. Te recomiendo que lo leas antes, para que puedas sacarle el mayor provecho al curso.

*Puedes ver cómo conseguirlo en este enlace: Libro “El amor de tu vida”

Inversión: 47 euros, 55 dólares o 950 pesos mexicanos.

FORMAS DE PAGO

-Con tarjeta de crédito: envía un e-mail para que te indiquemos cómo hacer el pago a: elamordetuvidacurso@gmail.com (indica tu país).

-Por Paypal: la cuenta es shantidasi21@gmail.com 

*Envía un e-mail para informar que has realizado el pago a: elamordetuvidacurso@gmail.com

-Por depósito o transferencia interbancaria (sólo si vives en México). Estos son los datos: Banco Banamex – Titular de la cuenta: Enriqueta María Olivari Tenreiro – Cuenta n° 5671072 – Sucursal: 7002 – Clabe interbancaria: 002540700256710724  – Número de tarjeta (para pagar en Oxxo): 5204 1672 3745 8898

*Envía la foto del comprobante del depósito a: elamordetuvidacurso@gmail.com

Este es el mejor regalo de Amor que puedes darte a ti mismo. Este curso te ayudará a amarte de verdad. Sólo así podrás llevar una vida plena, y darte cuenta de que el Amor de tu vida eres tú.

© 2018 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos sin alterarlos, citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

Esto también pasará

Un rey dijo a los sabios de la corte:

—Me estoy fabricando un precioso anillo. He conseguido uno de los mejores diamantes posibles. Quiero guardar oculto dentro del anillo algún mensaje que pueda ayudarme en momentos de desesperación total. Tiene que ser muy pequeño de manera que quepa escondido debajo del diamante del anillo.

Todos ellos eran sabios, grandes eruditos; podrían haber escrito grandes tratados. Pero darle un mensaje de no más de dos o tres palabras que le pudiera ayudar en momentos de desesperación total era difícil. Pensaron, buscaron en sus libros, pero no podían encontrar nada.

El rey tenía un anciano sirviente que era casi como su padre; también había sido sirviente de su padre. La madre del rey murió pronto y este sirviente cuidó de él, por tanto lo trataba como si fuera de la familia. El rey sentía un inmenso respeto por él.

El anciano dijo:

—No soy un sabio, ni un erudito, menos un académico; pero conozco el mensaje, porque sólo hay un mensaje. Y esa gente no te lo puede dar; sólo puede dártelo un místico, un hombre que haya alcanzado la realización. Durante mi larga vida en palacio, me he encontrado con todo tipo de gente y en una ocasión me encontré con un místico.

Era invitado de tu padre y yo estuve a su servicio. Cuando se iba, como gesto de agradecimiento por mis servicios, me dio este mensaje —y lo escribió en un papel, lo dobló y se lo dio al rey—. No lo leas, mantenlo escondido en el anillo. Ábrelo sólo cuando todo lo demás haya fracasado, cuando no encuentres salida a la situación.

Y ese momento no tardó en llegar. El país fue invadido y el rey perdió el reino. Estaba huyendo en su caballo para salvar la vida y sus enemigos le perseguían. Estaba solo y los perseguidores eran numerosos. Y llegó a un lugar donde el camino se acababa, no había salida: del otro lado había un precipicio y un profundo valle. Caer por él sería el fin. No podía volver, el enemigo le cerraba el camino y ya podía oír el trotar de los caballos. No podía seguir hacia delante, y no había ningún otro camino…

De repente se acordó del anillo. Lo abrió, sacó el papel y allí encontró un pequeño mensaje tremendamente valioso. Simplemente decía: «Esto también pasará».

Mientras leía «esto también pasará» sintió que se cernía sobre él un gran silencio. Y aquello pasó. Todas las cosas pasan; nada permanece en este mundo. Los enemigos que le perseguían se deben haber perdido en el bosque, deben haberse equivocado de camino; poco a poco dejó de oír el trote de los caballos.

El rey se sentía inmensamente agradecido al sirviente y al místico desconocido. Aquellas palabras habían resultado milagrosas. Dobló el papel, lo volvió a poner en el anillo, reunió a su ejército y reconquistó el reino. Y el día que entraba de nuevo victorioso en la capital hubo una gran celebración con música, bailes, y él se sentía muy orgulloso de sí mismo.

El anciano estaba a su lado en el carro y le dijo:

—Este momento también es adecuado: vuelve a mirar al mensaje.

—¿Qué quieres decir? —, preguntó el rey. —Ahora estoy victorioso, la gente celebra mi vuelta, no estoy desesperado, no me encuentro en una situación sin salida.

—Escucha —dijo el anciano—, esto es lo que me dijo el santo: este mensaje no es sólo para situaciones desesperadas, también es para situaciones placenteras. No es sólo para cuando estás derrotado; también es para cuando te sientes victorioso; no sólo para cuando eres el último, también para cuando eres el primero.

El rey abrió el anillo y leyó el mensaje: «Esto también pasará», y de repente la misma paz, el mismo silencio, en medio de la muchedumbre que se regocijaba, que celebraba, que bailaba… pero el orgullo, el ego había desaparecido. Todo pasa.

Pidió al anciano sirviente que viniera a su carro y se sentara junto a él. Le preguntó:

-¿Hay algo más? Todo pasa… Tu mensaje me ha sido de gran ayuda.

—La tercera cosa que dijo el santo es: «Recuerda que todo pasa. Sólo quedas tú; tú permaneces por siempre como testigo».

Todo pasa, pero tú permaneces. Tú eres la realidad; todo lo demás sólo es un sueño. Hay sueños muy hermosos, hay pesadillas… pero no importa que se trate de un sueño precioso o de una pesadilla; lo importante es la persona que está viendo el sueño. Ese que ve es la única realidad.

La cosa más básica a recordar es que cuando te sientas bien, en un estado de éxtasis, no debes pensar que va a ser un estado permanente. Vive el momento tan alegremente, tan animadamente como puedas, sabiendo muy bien que ha venido y se irá, como la brisa que entra en tu casa, con toda su fragancia y frescor, y sale por la otra puerta. Esto es lo más fundamental. Si piensas que puedes hacer que tus momentos de éxtasis sean permanentes, ya has empezado a destruirlos.

Cuando vengan, agradécelos; cuando se vayan, siéntete agradecido a la existencia. Permanece abierto. Ocurrirá muchas veces; no enjuicies, no seas un elector. Permanece libre de elecciones. Sí, habrá momentos en los que te sentirás desgraciado. ¿Y qué? Hay personas que se sienten desgraciadas y no han conocido ni un momento de éxtasis; tú eres afortunado. Incluso en medio de tu desgracia, recuerda que no va a ser permanente; también pasará, por eso no dejes que te altere demasiado. Permanece sereno.

Como el día y la noche, hay momentos de alegría y momentos de tristeza; acéptalos como parte de la dualidad de la naturaleza, son la naturaleza misma de las cosas. Y simplemente eres un observador: no te conviertes ni en la felicidad ni en la desgracia. La felicidad viene y se va, la desgracia viene y se va. Pero hay algo que siempre está allí —siempre y en todo momento — y ése es el observador, el testigo.

Osho

© 2018 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos sin alterarlos, citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

Curso en audio “El amor de tu vida”

El Amor que siempre has buscado está en tu interior, y no depende de nadie ni de nada externo. Cuando realmente lo comprendes, ya no te envuelves en relaciones marcadas por el dolor, la dependencia y el apego. Ya no buscas que alguien te complete o te haga feliz, y no le temes a la soledad, porque puedes disfrutar inmensamente de tu propia compañía.

Pero la verdadera comprensión no llega apenas con la mente; es necesario que sientas ese Amor por ti mismo en todos los aspectos. El Amor a ti mismo tiene que ser una experiencia, y no apenas una idea.

He creado este curso en audio para todas aquellas personas que no han podido participar en mis talleres. También será de gran ayuda para quienes sí han podido asistir, y desean seguir nutriendo el Amor a uno mismo.

En este curso encontrarás los ejercicios fundamentales que he compartido en mis talleres, y que han ayudado a muchísimas personas de varios países.

Desde la comodidad de tu hogar, y en el momento que lo desees, podrás sanarte, crecer, y descubrir cómo Amarte a ti mismo de un modo profundo y completo.

¿Por qué en audio y no en vídeo? 

Porque el 80% de nuestra energía se “escapa” a través de la vista. El Amor está en tu interior, y para facilitar este hermoso viaje hacia adentro es mejor que toda tu energía y atención se centren en ti.

¿Por qué es tan efectivo?

Porque no son sólo los ejercicios, sino también mi energía la que te ayudará a sanar y transformarte. El sonido es vibración, es energía, y mi voz transmite la energía adecuada para que puedas sentir paz, relajación y Amor.

Si otra persona te guiara en estos mismos ejercicios, el resultado sería distinto.

El curso consta de 5 grabaciones de audio, la duración de cada audio varía. Estos son los temas que trataremos:

-Amando a tu cuerpo

-Usa la mente a tu favor

-Reconoce tu propio valor

-Cuidando a tu niño interior

-Encuentra a tu alma gemela

Importante: Este curso es práctico, en él sólo comparto ejercicios y meditaciones guiadas. Por eso es indispensable que hayas leído mi libro El amor de tu vida antes de hacer este curso. Así podrás comprender en profundidad el contexto y la finalidad de cada ejercicio.

Inversión: 47 euros, 55 dólares o 950 pesos mexicanos.

Formas de pago:

-Con tarjeta de crédito: envía un e-mail para solicitar información de cómo hacerlo a: elamordetuvidacurso@gmail.com (indica tu país)

-Por Paypal: la cuenta de Paypal es shantidasi21@gmail.com 

*Envía un e-mail para informar que has realizado el pago a: elamordetuvidacurso@gmail.com

-Por depósito o transferencia interbancaria (sólo si vives en México). Estos son los datos: Banco Banamex – Titular de la cuenta: Enriqueta María Olivari Tenreiro – Cuenta n° 5671072 – Sucursal: 7002 – Clabe interbancaria: 002540700256710724  – Número de tarjeta (para pagar en Oxxo): 5204 1672 3745 8898

*Envía la foto del comprobante del depósito a: elamordetuvidacurso@gmail.com

Este es el mejor regalo de Amor que puedes darte a ti mismo. Este curso te ayudará a amarte de verdad, de un modo palpable. Sólo así podrás llevar una vida plena, y darte cuenta de que el Amor de tu vida eres tú.

© 2018 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos sin alterarlos, citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

Una experiencia maravillosa

En mi libro El amor de tu vida hablo acerca de la muerte, entre otros temas. En él explico cómo nos han condicionado para que le tengamos pánico, y para que la vivamos como una tragedia. También cuento la maravillosa experiencia que tuvieron algunas personas que conocí, al ser consideradas clínicamente muertas…

Este hermoso vídeo también es esencial para comprender qué es en realidad la muerte, y así poder aceptarla como un proceso natural de la vida.

© 2018 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos sin alterarlos, citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

Un vídeo con buenas noticias

Esta entrevista fue realizada por Maca Orta, de la Cumbre del Perdón, el 2o de septiembre de 2018.

En ella cuento cómo fue mi proceso para superar el cáncer de mama de una manera natural, y explico cuáles son las ideas erróneas acerca de la verdadera causa de las enfermedades.

¡Este vídeo está lleno de buenas noticias!

Confío en que te resultará útil, gracias por compartirlo.

© 2018 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos sin alterarlos, citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

Para crecer es necesario abrirse a lo nuevo

Estamos habituados a tenerle miedo a lo desconocido. Nuestra mente se aferra a viejas ideas, viejas estructuras, viejas maneras de hacer las cosas…

Nos acostumbramos a movernos dentro de lo ya conocido, pues nos resulta cómodo y seguro. Pero la vida es movimiento, y si no fluyes ni te abres a lo nuevo te estancas, al punto de que puedes comenzar a morir en vida.

En cuanto se nos presenta una nueva manera de pensar o de hacer algo, el cuerpo se inmoviliza, se tensiona, y la respuesta de nuestra mente es cerrarse, negar o incluso rechazar a quien nos trae nuevas posibilidades.

Es hora de cambiar nuestra respuesta a lo desconocido. La mejor manera de hacerlo es recordar que la vida es una aventura, y que cada nueva experiencia que se nos presenta nos trae más posibilidades de crecimiento.

Puedes imaginar o sentir que eres un héroe, que enfrenta cada nueva oportunidad de crecimiento con valentía y buena disposición. “¡Qué bien, por fin una nueva manera de encarar esto!”, puedes pensar e incluso decir en voz alta.

En lugar de desconfianza o miedo, también podemos sentir curiosidad, expectativa, motivación… Puedes elegir los pensamientos y las emociones que te ayudarán a abrirte, en lugar de mantenerte en el temor.

Una frase que siempre me motiva es: “Por Amor a mí misma, haré este cambio, o enfrentaré esta nueva experiencia con confianza y valentía”.

Somos poderosos, somos fuertes y sabios. Y tenemos la capacidad de re-programar nuestra mente, para que responda de una manera distinta a como lo ha hecho siempre.

Puedes quedarte temblando en un rincón, cerrándote a aquello que te ayudaría a crecer. O puedes abrir tu corazón para recibir con  gratitud las nuevas opciones que se te brindan.

Otra actitud o forma de pensar que atenta contra tu propio crecimiento es creer que ya sabes. Sin embargo, a cada día se hacen nuevos descubrimientos, y se van revelando otras verdades. Si crees que ya sabes, cierras tu mente a una nueva información que puede incluso cambiarte la vida (mi nuevo libro  “Mi querido cáncer” puede brindarte esa posibilidad).

Es necesario tener la humildad suficiente como para considerar que quizás tengas algo nuevo que aprender, en cualquier campo o área. Sino caes en el ego, que acaba siendo tu peor enemigo.

Tienes la libertad de elegir cómo quieres sentirte y actuar a cada momento, así que elige con Amor y consciencia. Te mereces seguir creciendo y aprendiendo, siempre.

© 2018 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos sin alterarlos, citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

 

Cómo hacer realidad tus sueños

Somos creadores de nuestra realidad, consciente o inconscientemente. Lo que nos ocurre o creamos se manifiesta en nuestras vidas gracias a lo que pensamos, sentimos e imaginamos, y también gracias a nuestra intención.

La intención se activa con acciones concretas. Esas acciones se repiten con frecuencia y se va creando un hábito, va tomando forma y finalmente se convierte en realidad.

Primero debemos tener claro qué es lo que deseamos manifestar. Tiene que ser un deseo real, que provenga del corazón, pues difícilmente harás realidad una simple fantasía. Tienes que sentir que eres capaz de vivirlo, que para ti es un deseo realizable.

Luego es necesario tener la clara intención de hacerlo realidad, dando todos los pasos necesarios para manifestarlo.

Si quieres que un pasatiempo se transforme en tu medio de vida, por ejemplo, tienes que dedicarte a diario a practicarlo y mejorarlo, a estudiar diferentes maneras de que se convierta en una profesión rentable, e informarte acerca de cómo lo hicieron otras personas, que lo lograron y tuvieron éxito.

Recuerda que donde ponemos nuestra atención, allí se dirige la energía. Así que en realidad la atención y la intención van de la mano (puedes leer mi artículo acerca de la Atención aquí: Focaliza tu atención y atrae lo que deseas). 

Es importante que le des prioridad a la realización de tus sueños, dejando de lados otras actividades que te roban tiempo y energía, o que te distraen innecesariamente.

Si lo que quieres es mejorar la calidad de tu relación de pareja, tal vez tendrás que dedicarle más tiempo, aprender a comunicarte de un mejor modo o realizar con ella nuevos acuerdos (mi libro El amor de tu vida compartida te será de gran ayuda para crear la relación armoniosa que deseas).

También es eficaz  que escribas en un papel cuál es tu principal intención. Es mejor que sea un párrafo breve, claro y que incluya en detalle lo que deseas manifestar en tu vida. Escríbelo en el tiempo presente, como si ya estuviera sucediendo.

Un ejemplo: siempre te interesó la alimentación natural. Has estudiado por tu cuenta o has hecho cursos, sigues una dieta balanceada desde hace años y te sientes fenomenal. Entonces decides que quieres dedicarte a compartir tu experiencia con los demás. A la hora de escribir tu intención, ésta podría ser:

“Mi intención es dar clases de alimentación natural. Doy sesiones individuales y cursos presenciales. Gano x dinero al mes y trabajo tantas horas diarias. Vivo cómodamente de mi trabajo, y a cambio ayudo a las personas a que se alimenten de un modo saludable. Doy lo mejor de mí mismo siempre, y me siento profundamente realizado, abundante y feliz”.

Lee tu intención en cuanto te despiertas y antes de irte a dormir. Y luego practica el desapego, sin sentir ansiedad, miedo o preocupación. Siente la certeza de que esa realidad ya es un hecho, e imagínate a ti mismo viviéndola en el presente. Siente la emoción, la alegría, la sensación de éxito, y agradece de antemano la nueva realidad que estás creando.

Haz tu parte a diario, y luego entrega con confianza el resultado al Universo. Él es nuestro gran aliado, que no sólo escucha lo que pensamos y sentimos, sino que también observa lo que hacemos. Por eso es tan importante realizar aquellos actos concretos que declaran nuestras intenciones de un modo claro.

La paciencia, la perseverancia, la confianza en ti mismo y en tu sueño serán indispensables para lograr lo que te propones. También es vital que disfrutes de todo el proceso, para no obsesionarte con el resultado final.

Entonces comienzan a llegar oportunidades, nuevos contactos, la información que necesitabas o ideas maravillosas que te acercarán a la realización de tus sueños. Éstos siempre se cumplen, si son sinceros.

© 2018 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos sin alterarlos, citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

 

 

Un año para limpiarnos, fluir y encontrar respuestas

Según el calendario maya -el más exacto que existe- el 26 de julio de 2018 comenzamos un nuevo año: el de la Luna Cósmica Roja.

El tono Cósmico nos invita a que nos mantengamos presentes a cada momento. También nos recuerda que tenemos la posibilidad de superar todas las limitaciones, y de perseverar a través de las olas de la vida.

Para estar en el aquí y ahora pregúntate: “¿Cómo puedo expandir mi alegría y mi amor?”. Pues cuando hacemos lo que amamos, siempre disfrutamos del momento presente.

Meditar o aprender a hacerlo será cada vez más necesario, pues sólo así podemos encontrar en nuestro interior el Amor, la paz y la alegría (en mi libro El amor de tu vida explico cómo meditar, entre otras cosas).

La Luna Roja representa la energía femenina, y está relacionada con el fluir de la vida y el equilibrio emocional. Nos conecta con nuestra creatividad, y con nuestra capacidad de fluir y aceptar.

Ella nos invita a purificar nuestras emociones, expresándolas sin juzgarnos,  aceptando todo lo que sintamos. Debemos dejar partir la tristeza, el dolor, la ira o el resentimiento. Así como la lluvia es tan necesaria en la naturaleza, nuestras lágrimas limpian y purifican nuestra alma. Después de llorar nos sentimos más abiertos y relajados.

Aceptarnos y aceptar lo que sucede, a cada momento, nos brinda fluidez y paz. Si te sientes frustrado, impaciente o desalentado, es probable que no estés aceptando lo que estás viviendo. Descubre las lecciones que te trae esa situación y fluye como el agua, sabiendo que todo lo que ocurre es para que aprendamos algo determinado.

En cuanto a la creatividad, todos tenemos una fuente creadora en nuestro interior, que no se limita a la expresión del arte. Podemos ser creativos a la hora de cocinar, de vestirnos o de cuidar nuestro jardín. Además estamos creando nuestra realidad siempre, consciente o inconscientemente. Crearla con consciencia es fundamental para manifestar lo que de verdad deseamos en nuestras vidas.

La Luna Roja nos llevará a preguntarnos quiénes somos, por qué venimos a este mundo, y cuál es nuestra misión o tarea. Para encontrar respuestas a esas preguntas, mira a tu alrededor y presta atención a lo que te atrae y te repele fuertemente.

También recuerda tus sueños infantiles, y quiénes eran tus héroes y heroínas. Esto te ayudará a conectar con tu verdadera esencia, pues lo que soñábamos cuando éramos niños nos puede dar pistas claras acerca de cuáles son nuestros dones y talentos.

Este año te pide estar alerta para ver los símbolos y señales que te irán guiando. Estas señales o sensaciones te pueden dar respuestas directas a tus problemas actuales.

© 2018 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos sin alterarlos, citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cómo recuperar el poder

En estos momentos de grandes cambios, uno de los retos más importantes que todos tenemos que enfrentar es la recuperación de nuestro poder.
Un ser muy sabio que conocí hace varios años, define el poder como la capacidad de actuar.
¡Una definición bien distinta a la que estamos acostumbrados!

Desde pequeños nos han enseñado a delegar nuestro poder a los demás. Ya sea a nuestra familia, a nuestra pareja o amigos, a los médicos o a los políticos. Lo hacemos inconscientemente, creyendo que de ese modo seremos aceptados, reconocidos o amados.

Sin embargo, al entregar nuestro poder nos sentimos débiles, dependientes y vacíos; nos tornamos esclavos. Recuperar nuestro poder es un paso fundamental para amarnos a nosotros mismos y poder llevar una vida plena.

Este tema también afecta seriamente a nuestras relaciones, por ese motivo lo explico en profundidad en mi libro El amor de tu vida compartida

Para recuperar nuestro poder debemos hacernos responsables: reconocer que nuestra salud, bienestar, Amor, felicidad y abundancia están en nuestras propias manos.

Es uno mismo quien crea su realidad, a cada momento. Recordar esto nos devuelve nuestra fortaleza e inmensa libertad, pues si no nos gusta una realidad que hemos creado, podemos cambiarla.

Entonces ya no caemos en el papel de víctima, sino que nos sentimos fuertes, capaces y decididos.

Si te sientes insatisfecho o deprimido, u observas que te estás quejando de algo, quizás haya llegado el momento de que recuperes tu poder.

Tal vez sea tu relación afectiva la que te esté llevando a ese estado. Quizás le hayas delegado a tu pareja la responsabilidad de cuidar de ciertos aspectos de tu vida, que en realidad deberían estar a tu cargo. Una vez que te haces consciente, ya estás listo para recuperar tu poder, haciendo tú mismo aquello que le habías encomendado.

Si esperas que los demás te valoren y reconozcan, seguramente tienes que reconocer tu propio valor, sin esperar la aprobación externa.

El miedo a la falta de dinero te puede llevar a seguir durante años haciendo un trabajo que no te aporta realización personal. Pero si te dedicas al estudio de la Ley de Atracción, verás que es mucho más factible que seas próspero haciendo aquello que realmente amas.

Recuperar el poder puede consistir en cambiar ciertos hábitos o superar ciertas limitaciones. Si sueles guardar tu opinión por el miedo a ser juzgado, por ejemplo, quizás la recuperación de tu poder consista en comenzar a decir tu verdad siempre, sin importarte lo que los demás dirán o pensarán.

Es por causa del miedo que entregamos nuestro poder, pero el miedo nunca nos llevará a vivir vidas plenas y significativas.

Por Amor a ti mismo, haz sin miedo todos los cambios que necesites, pues eres mucho más poderoso de lo que imaginas.

© 2018 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos sin alterarlos, y citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

El hogar de Dios

Cuando Dios creó el mundo, se fue a vivir en él. Pero su vida se estaba convirtiendo en un tormento cada vez mayor, porque la gente no paraba de presentar sus quejas: la mujer de Fulano está enferma, el hijo se Ciclano se murió, Mengano no consigue empleo… Todos los tipos de quejas posibles. Y a las personas no les importaba si era de día o de noche; él escuchaba sus quejas durante las veinticuatro horas del día y, naturalmente, ya no aguantaba más.

Finalmente consultó a sus asesores, que le dijeron:
-En primer lugar, fue un error crear el mundo. Ahora escápese, o esas personas lo van a matar.

Dios les preguntó:
-¿Escaparme a dónde?
Alguien le sugirió:
-Vaya al Everest.

Dios respondió:
-Ustedes no conocen el futuro. Yo conozco el pasado, el presente y el futuro. Pronto algún individuo va a ir hasta allí. Y en cuanto me vea, va a surgir el mismo problema. Por todas partes habrá autobuses, carreteras, aeropuertos, restaurantes, hoteles… Porque las personas irán hasta allí para quejarse de sus problemas y dificultades.

Alguien le sugirió:
-Entonces lo mejor es que se vaya a la Luna.
Dios afirmó:
-Ustedes no entienden. No hay un solo lugar al cual el hombre no consiga llegar algún día.

Un viejo asesor, que raramente hablaba, le susurró a Dios al oído:
-Sé que existe un lugar al cual el hombre nunca llegará: dentro de sí mismo.

Dios le respondió:
– Eso parece sensato.
Y desde entonces, Dios vive en nuestro interior.

Osho

*Suscríbete a mi blog para recibir mis publicaciones, promociones y novedades por correo electrónico. 

© 2018 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos sin alterarlos, y citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

¿Hacia dónde voy?

Como mencioné en mi artículo Tiempos de vulnerabilidad muchas personas estamos experimentando la necesidad de dejar atrás relaciones, empleos o actividades profesionales, aún cuando no tenemos una idea clara hacia dónde nos dirigimos, o qué resultará de estos cambios que ansiamos realizar.

Ha llegado el momento de ser honestos con nosotros mismos, y tener la valentía de disponernos a hacer realidad nuestros sueños, pues para muchos ya no es suficiente contar con una economía estable. Además de ganar dinero, queremos realizarnos y poder expresar la verdad de quiénes somos.

Puede ser una tarea desafiante, pero estamos preparando el terreno para recordar que somos dioses creadores, y que podemos crear nuevas realidades, a cada momento.

¿Qué soñabas hacer cuando eras más joven? ¿Cuáles son tus dones, que se manifiestan haciendo aquello que más amas, aún cuando no  ganas dinero con ello? Las respuestas a estas preguntas pueden darte valiosas pistas acerca del camino a seguir.

Comienza a realizar aquello que te encanta, aunque sea sólo como un pasatiempo. Mientras lo haces pierdes la noción del tiempo, te sientes en paz, feliz o realizado.

Sueña, imagina y visualiza escenarios en los cuales te ves a ti mismo realizando aquello, y teniendo éxito. Ya lo estás viviendo, en el presente. También presta atención a lo que sientes, pues son las emociones, además de lo que visualizamos, lo que atrae como un poderoso imán lo que de verdad deseamos.

Ten paciencia contigo mismo. Este proceso puede llevar tiempo, pero si te mantienes firme en tu visión, dando pequeños pasos a diario para manifestarla, probablemente en algún momento comiences a recibir señales, oportunidades o el impulso necesario para actuar y poder compartir con el mundo tu nueva realidad.

Yo misma estoy pasando por este proceso. Durante los últimos cinco años me he dedicado a dar talleres basados en mi libro El amor de tu vida en varias ciudades del mundo. Pero mi cuerpo me dijo “basta”, pues se siente exhausto. Además mi verdadero sueño, desde niña, siempre ha sido ser escritora. Así que ahora me estoy dedicando de lleno a escribir nuevos artículos para este blog, y a acabar un nuevo proyecto.

Sin embargo, muchos de lo que ya están trabajando en aquello que aman, están pasando por dificultades económicas. Cuando esto sucede debemos recurrir a nuestra creatividad: algunos piden donaciones, otros ofrecen descuentos en sus servicios, y muchos otros tienen que perfeccionar el estudio de la Ley de Atracción, para manifestar abundancia sin tanto esfuerzo.

Otras personas están experimentando cambios en sus relaciones afectivas. Algunas sienten la necesidad de dejar atrás aquellas relaciones que ya no le aportan nada significativo, mientras van apareciendo en sus vidas nuevos contactos y conexiones.

Mientras te re-creas a ti mismo practica el desapego, sabiendo que al dejar partir lo que ya fue, estás abriendo espacio para lo nuevo. Sigue adelante y confía, pues quizás antes de lo que imaginas ya estarás viviendo plenamente tu nueva realidad.

*Suscríbete a mi blog para recibir mis publicaciones, promociones y novedades por correo electrónico. 

© 2018 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero sin alterarlos y citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

 

El sentido de comunidad

Afortunadamente, la era de la oscuridad y del egoísmo se está acabando…
La crisis que atraviesa el mundo es en realidad una crisis de valores. La humanidad comienza a comprender que los antiguos paradigmas, creencias y actitudes que ha seguido hasta ahora ya no pueden continuar imperando.

Estamos rechazando el poder, la avaricia, la dominación, la rivalidad, para abrazar la conexión, la colaboración y la creatividad. Ahora estamos integrando todo eso, hacia adelante y hacia arriba.

Nos vamos dando cuenta de que somos Uno con el planeta, y que si no cuidamos ni respetamos a la naturaleza, nos hacemos un inmenso daño.
También comenzamos a percibir que el Amor y la Paz son la respuesta.

Uno de los mayores desafíos en estos tiempos es ir creando nuevos sistemas, más humanos, respetuosos y eficaces para vivir en armonía y plenitud.
Cada uno de nosotros puede marcar una gran diferencia, pues el cambio siempre debe comenzar a nivel individual.

Y si bien cada vez más personas participan en ONGs, o en proyectos que apoyan el cambio, ya sea a nivel ecológico o humanitario, a veces no conocemos siquiera el nombre de nuestros vecinos. Está muy bien ayudar a combatir el hambre en África, por ejemplo, pero quizás la persona que vive a pocos metros de nuestra casa no tenga comida, y nosotros ni siquiera lo sabemos.

Estamos en la Era de la Cooperación, y para estar en armonía con la voluntad del Universo es importante desarrollar el sentido de comunidad. Hay infinitas maneras de poner el Amor en acción entre las personas que nos rodean.
Y no siempre se trata de dinero… Podemos intercambiar favores, productos o servicios.

En lugar de comprarle a las grandes multinacionales, podemos adquirir lo que necesitemos en los pequeños comercios locales, o apoyar a las personas autónomas que emprenden su propio negocio, muchas veces con un gran esfuerzo.

Todos somos Uno, y extender nuestra mano a quienes nos rodean, disponernos a apoyarnos unos a los otros de todas las maneras que podamos, y desarrollar un profundo sentido de colaboración puede ser el modo más eficaz de solventar muchos de los desafíos que nos traen estos tiempos que vivimos.

© 2018– “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

Los desafíos son necesarios para crecer

Un día un viejo campesino fue a ver a Dios y le dijo:

-Mira, tú puedes ser Dios y puedes haber creado el mundo, pero hay una cosa que tengo que decirte: no eres un campesino, no conoces ni siquiera el principio de la agricultura. Tienes algo que aprender.

Dios le preguntó:

-¿Cuál es tu consejo?

El granjero le respondió:

-Dame un año y déjame que las cosas se hagan como yo quiero, y veamos qué pasa. La pobreza no existirá más.

Dios aceptó y le concedió al campesino un año. Naturalmente éste pidió sólo lo mejor: ni tormentas, ni ventarrones, ni peligros para el grano. Todo confortable y cómodo, y él era muy feliz. El trigo crecía altísimo. Cuando quería sol, había sol; cuando quería lluvia, había tanta lluvia como hiciera falta. Ese año todo fue perfecto, ¡matemáticamente perfecto!

El trigo crecía tan alto que el granjero fue a ver a Dios y le dijo:

-¡Mira! Esta vez tendremos tanto grano, que si la gente no trabaja en diez años, aun así tendremos comida suficiente.

Pero hubo un problema… Cuando se recogieron los granos todos estaban vacíos. El granjero se sorprendió y le preguntó a Dios:

-¿Qué pasó? ¿Qué error hubo?

Ante su inquietud, Dios le respondió:

-Como no hubo desafío, no hubo conflicto ni fricción, y como tú evitaste todo lo que considerabas malo, el trigo se volvió impotente. Un poco de lucha es imprescindible. Las tormentas, los truenos y los relámpagos son necesarios, porque sacuden el alma dentro del trigo.

La noche es tan necesaria como el día, y los días de tristeza son tan esenciales como los días de felicidad.

©2018- Enriqueta Olivari. Se pueden reproducir los contenidos, pero citando a la autora y al sitio: http://www.sanatualma.com