Archivo de la etiqueta: inteligencia emocional

Te mereces una luna de miel contigo mismo

Durante los últimos seis años he dado talleres en varias ciudades del mundo, y éstos han transformado las vidas de muchas personas, de varios países. Pero mi cuerpo me pidió que parara, así que ya no viajaré, al menos por un buen tiempo…

Por otro lado, mucha gente se quedó con las ganas de poder participar. Por eso he creado este curso por internet, para que todos puedan descubrir el arte de amarse a uno mismo de un modo profundo y completo.

AMÁNDOTE PARA VIVIR EN PLENITUD

Con este curso podrás:

-aprender a amarte y aceptarte tal cual eres

-descubrir la paz a través de la meditación

-amar a tu cuerpo de un modo profundo y completo

-cuidar a tu niño interior

-usar la mente a tu favor

-aprender la función positiva de cada emoción

-perdonarte y perdonar a los demás

-encontrar a tu alma gemela

SÁBADO 18 DE MAYO

Horario: de 17 a 21 hs en Madrid, de 10 a 14 hs en Ciudad de México.

*Puedes ver el horario de tu ciudad en este enlace: https://www.convertworld.com/es/zonas-horarias/

Precio: 57 euros, 65 dólares o 1200 pesos mexicanos

Formas de pago: por depósito bancario si vives en México. Con tarjeta de crédito o Paypal para los demás países.

INSCRIPCIONES: envía un e-mail a: shantidasi21@gmail.com 
solicitando los datos para hacer el pago. INDICA TU PAÍS

Cierre de inscripciones: lunes 10 de mayo sin excepciones.

*Las plazas o cupos son limitados.

No te pierdas esta oportunidad única de descubrir todo el Amor, la paz y la alegría que existen en tu interior.
Este curso le ha cambiado la vida a muchas personas de varios países.

¡También puede cambiar la tuya!

© 2019 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero sin alterarlos y citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

No tengas miedo de sentir

Desde pequeños nos han dicho que sentir ciertas emociones es algo malo, negativo. Incluso nos han castigado por expresar abiertamente lo que sentíamos.

A las niñas se les ha permitido llorar, pero está mal visto que sientan enfado. Por eso ya de adultas, muchas mujeres sólo se permiten llorar, aún cuando lo que sienten es ira.

Con los niños ha sucedido lo contrario; si eres hombre puedes gritar, blasfemar y enfadarte, pero queda mal que te pongas a llorar.

Es cierto que muchas personas ya están yendo más allá de los condicionamientos que recibieron en la infancia, pero aún queda un largo camino por recorrer. Porque además de esos condicionamientos, ahora hay otros, inculcados en nombre de la espiritualidad, la Nueva Era o el crecimiento personal.

Se considera que algunas emociones son “negativas”, poco espirituales o de “baja vibración”. Entonces si sientes enfado, por ejemplo, eres poco evolucionado, estás dormido y te acabas sintiendo culpable por sentir lo que sientes. Esto inevitablemente lleva a la hipocresía, mostrándoles a todos lo positivos o amorosos que somos, cuando en el fondo podemos estar sintiendo un profundo dolor.

También se insiste en la importancia de “controlar” tus emociones. ¡Todo el mundo esta obsesionado con querer controlar! Pero detrás de ese deseo de control hay un profundo miedo. Además el control es represión. Todo lo que reprimes sigue presente en tu interior, y tarde o temprano estallará.

No se trata de controlar nada, sino de ser conscientes de lo que sentimos, y de expresarlo con consciencia.

No podemos crecer de verdad si nos juzgamos por sentir, si ocultamos lo que nos sucede en realidad, o si nos sentimos superiores a quienes tienen la valentía de ser auténticos.

Lo he dicho en un video ya famoso en Youtube, y también lo digo en mi libro El amor de tu vida: todas las emociones cumplen una función positiva, todas son necesarias, todas nos conducen a algo, si las expresamos del modo adecuado.

El modo adecuado de expresar cualquier emoción es a solas, en nuestra habitación. Es importante que lo hagas a solas, porque lo que sientes es algo tuyo, no es saludable para tus relaciones andar proyectándoles a los demás tu ira, frustración, o lo que sea que sientas.

Luego de haber expresado a solas tus emociones durante unos 15 minutos, siéntate en silencio y observa: observa tu cuerpo, tu respiración, los pensamientos que pasan por tu mente… Hazlo sin juzgar nada, sin poner etiquetas, aceptando lo que sea que percibas. Esto es meditar, y es a través de la meditación que lo que necesite ser transformado irá cambiando, por sí mismo.

Entonces luego estarás en condiciones de sentarte a conversar tranquilamente con tu pareja, amigo o familiar, sin disputas ni conflictos, y poder llegar a un acuerdo, si fuera necesario (en mi libro El amor de tu vida compartida encontrarás valiosas herramientas para establecer relaciones sanas).

Si sientes ira golpea el colchón, grita con la cara en la almohada para no ser escuchado, patalea con fuerza acostado boca arriba, sal a gritar a un descampado… De niño sabías qué hacer con tus emociones, antes de que comenzaran a reprimirte.

Se trata entonces de retomar el camino; volver a ser naturales y espontáneos como los niños, que sienten y expresan lo que sienten sin juzgarse, sin sentirse mal o culpables por ser apenas seres humanos.

Sin embargo, a veces cuando le recomiendo a alguien que haga esto, le cuesta una barbaridad; es como si hubiera un miedo generalizado a sentir, a conectar con esa parte nuestra, que es pura vida, puro instinto, pura humanidad.

El precio que se paga por no sentir, o por no expresar lo que sentimos, es alto; nos vamos muriendo en vida, vamos teniendo una expresión falsa, forzada, y nos perdemos los tesoros que existen escondidos detrás de todas y cada una de las emociones.

Ama tu humanidad, ama la maravillosa capacidad de sentir y expresar lo que sientes, acepta esta faceta fundamental de ti mismo, y tu crecimiento personal estará garantizado.

© 2019 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero sin alterarlos y citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

Un año para limpiarnos, fluir y encontrar respuestas

Según el calendario maya -el más exacto que existe- el 26 de julio de 2018 comenzamos un nuevo año: el de la Luna Cósmica Roja.

El tono Cósmico nos invita a que nos mantengamos presentes a cada momento. También nos recuerda que tenemos la posibilidad de superar todas las limitaciones, y de perseverar a través de las olas de la vida.

Para estar en el aquí y ahora pregúntate: “¿Cómo puedo expandir mi alegría y mi amor?”. Pues cuando hacemos lo que amamos, siempre disfrutamos del momento presente.

Meditar o aprender a hacerlo será cada vez más necesario, pues sólo así podemos encontrar en nuestro interior el Amor, la paz y la alegría (en mi libro El amor de tu vida explico cómo meditar, entre otras cosas).

La Luna Roja representa la energía femenina, y está relacionada con el fluir de la vida y el equilibrio emocional. Nos conecta con nuestra creatividad, y con nuestra capacidad de fluir y aceptar.

Ella nos invita a purificar nuestras emociones, expresándolas sin juzgarnos,  aceptando todo lo que sintamos. Debemos dejar partir la tristeza, el dolor, la ira o el resentimiento. Así como la lluvia es tan necesaria en la naturaleza, nuestras lágrimas limpian y purifican nuestra alma. Después de llorar nos sentimos más abiertos y relajados.

Aceptarnos y aceptar lo que sucede, a cada momento, nos brinda fluidez y paz. Si te sientes frustrado, impaciente o desalentado, es probable que no estés aceptando lo que estás viviendo. Descubre las lecciones que te trae esa situación y fluye como el agua, sabiendo que todo lo que ocurre es para que aprendamos algo determinado.

En cuanto a la creatividad, todos tenemos una fuente creadora en nuestro interior, que no se limita a la expresión del arte. Podemos ser creativos a la hora de cocinar, de vestirnos o de cuidar nuestro jardín. Además estamos creando nuestra realidad siempre, consciente o inconscientemente. Crearla con consciencia es fundamental para manifestar lo que de verdad deseamos en nuestras vidas.

La Luna Roja nos llevará a preguntarnos quiénes somos, por qué venimos a este mundo, y cuál es nuestra misión o tarea. Para encontrar respuestas a esas preguntas, mira a tu alrededor y presta atención a lo que te atrae y te repele fuertemente.

También recuerda tus sueños infantiles, y quiénes eran tus héroes y heroínas. Esto te ayudará a conectar con tu verdadera esencia, pues lo que soñábamos cuando éramos niños nos puede dar pistas claras acerca de cuáles son nuestros dones y talentos.

Este año te pide estar alerta para ver los símbolos y señales que te irán guiando. Estas señales o sensaciones te pueden dar respuestas directas a tus problemas actuales.

© 2018 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos sin alterarlos, citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com