Archivo de la etiqueta: inteligencia emocional

Herramientas para el Cambio

Desde hace ya varios años, todos pasamos por intensos procesos de crecimiento y transformación. Estos procesos son colectivos. Las lecciones por integrar, los desafíos y las bendiciones son prácticamente los mismos para todos, y suelen ocurrir en los mismos períodos de tiempo.

Sin embargo, cada persona atraviesa esos procesos de diferente modo, dependiendo del nivel de Consciencia en el que se encuentre.

Durante el mes de julio hemos tenido que soltar y dejar atrás hábitos, patrones de pensamiento y comportamiento, trabajos, relaciones -o viejas formas de relacionarnos-, entre otras cosas.

Algunas personas continúan en este proceso, otras ya lo están cerrando…

En este artículo comparto valiosas herramientas o prácticas que son de gran ayuda siempre, más allá del tipo de reto que nos toque enfrentar, tanto a nivel personal como colectivo:

-No te preocupes si tu patrón de sueño se encuentra alterado; hace parte del proceso que estamos experimentando. Duerme cuando puedas, lo más que puedas, pero no te extrañes si notas que necesitas menos horas de sueño que antes.

Si te despiertas alrededor de las 4 de la madrugada, es probable que tus Guías Espirituales o tu Yo Superior quieran comunicarse contigo. Permanece de ojos cerrados, en silencio interior, para poder escuchar los mensajes que tienen para ti.

-Quizás por momentos sientas un gran cansancio y dolores musculares. Esto se debe a que la Madre Tierra está recibiendo poderosas energías para elevar su vibración y la de sus habitantes. Nos estamos limpiando y atravesando cambios en nuestro ADN, seamos o no conscientes de este proceso.

Bebe bastante agua, descansa cuando tu cuerpo te lo pida, haz ejercicios suaves (estiramientos, Chi Kung, Tai Chi, etc.). Darte baños de agua caliente con un puñado de sal gruesa es de gran ayuda para relajar tu cuerpo y limpiar tu energía. También puedes recibir masajes.

-Expresa tus emociones a solas, sin involucrar a nadie; de este modo no dañarás tus relaciones. Las emociones que sientes son una oportunidad de regresar a ti mismo para crecer, sanar alguna herida, cuidar de tu niño interior, o darte cuenta de algo…

No te pierdas esa valiosa oportunidad creando caos, dolor y confusión en tus relaciones afectivas.

Al expresar tus emociones a solas, hazlo con totalidad, con toda tu energía. Sé fuego cuando estés sacando tu rabia, sé agua cuando tu rostro se cubra de lágrimas.

-Luego puedes bailar de ojos cerrados. Así elevarás tu energía, saldrás del “drama” emocional y recordarás lo maravilloso que es estar vivo.

También puedes salir a dar un paseo en la naturaleza, o darte un ducha deliciosa; haz lo que tu cuerpo te pida para sentirte a gusto contigo mismo, y con la vida.

-La risa es altamente curativa. No te tomes demasiado en serio, ríete de ti mismo y de las situaciones, al final todo puede ser observado como si fuera una película.

-Meditar es una bendición, pues es el camino para encontrar en tu interior la paz y las respuestas que necesitas. La meditación es la mayor y mejor aliada en nuestro proceso de crecimiento.

Meditando puedes integrar las lecciones, desapegarte con perdón y gratitud, si fuera necesario, y abrirte a lo nuevo, que siempre llega (tengo un curso grabado en audio en el cual explico cómo meditar, entre otras cosas. Puedes ver toda la información aquí: Curso en audio).

-En tu tiempo libre dedícate a algún pasatiempo que te nutra, y que te conecte con la creatividad que llevas dentro. No tiene que ser necesariamente una actividad “artística”. Puedes cocinar, cuidar del jardín, bordar, escuchar música, bailar…

Haz aquello que te encanta, desconéctate de las redes sociales  y de todo para disfrutar de ti mismo, mientras haces algo que te inspira, te relaja o simplemente te hace feliz.

-Recuerda o descubre que eres El amor de tu vida.

-Habrá personas que pondrán a prueba tu capacidad de valorarte, de respetarte y de establecer sanos límites. Para poner límites no tienes que discutir ni dar largas explicaciones; a veces bastará con que digas un par de frases sinceras, expresadas desde el corazón, aunque con firmeza. Y otras veces lo mejor será guardar silencio y alejarte de ciertas personas, sin decir nada…

-Si no consigues comunicarte de un modo armonioso y claro con alguien que amas, puedes escribirle una carta, en la cual expresas de un modo amoroso lo que sientes, y lo que te gustaría manifestar en esa relación. No siempre será necesario que le entregues la carta; ahora todos estamos desarrollando la telepatía, y ésta siempre existe entre las personas que de verdad se aman.

Si estás profundamente unido a nivel del alma con tu amado o amada -aunque se encuentre físicamente “lejos”-,  entonces no será necesario que le escribas una carta. Su alma y la tuya están unidas, más allá de las palabras…

-Ten en cuenta que tú eres el rey o la reina de tu propia energía, de tu espacio vital, y del Universo que en realidad eres. Tienes toda la libertad de elegir, a cada momento, con qué personas quieres relacionarte, y con cuáles no.

-Sigue tu propia intuición, pues ella siempre es la mejor guía. No todo lo que te recomiendan será lo adecuado para ti. Eres libre para seguir tu propio camino, sobre todo si es la voz de tu alma quien te guía.

Todos estamos atravesando un gran viaje evolutivo, en el cual vamos descubriendo cómo traer el Cielo a la Tierra.

¡Disfrutemos de la travesía!

© 2019 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero sin alterarlos y citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

 

 

 

No tengas miedo de sentir

Desde pequeños nos han dicho que sentir ciertas emociones es algo malo, negativo. Incluso nos han castigado por expresar abiertamente lo que sentíamos.

A las niñas se les ha permitido llorar, pero está mal visto que sientan enfado. Por eso ya de adultas, muchas mujeres sólo se permiten llorar, aún cuando lo que sienten es ira.

Con los niños ha sucedido lo contrario; si eres hombre puedes gritar, blasfemar y enfadarte, pero queda mal que te pongas a llorar.

Es cierto que muchas personas ya están yendo más allá de los condicionamientos que recibieron en la infancia, pero aún queda un largo camino por recorrer. Porque además de esos condicionamientos, ahora hay otros, inculcados en nombre de la espiritualidad, la Nueva Era o el crecimiento personal.

Se considera que algunas emociones son “negativas”, poco espirituales o de “baja vibración”. Entonces si sientes enfado, por ejemplo, eres poco evolucionado, estás dormido y te acabas sintiendo culpable por sentir lo que sientes. Esto inevitablemente lleva a la hipocresía, mostrándoles a todos lo positivos o amorosos que somos, cuando en el fondo podemos estar sintiendo un profundo dolor.

También se insiste en la importancia de “controlar” tus emociones. ¡Todo el mundo esta obsesionado con querer controlar! Pero detrás de ese deseo de control hay un profundo miedo. Además el control es represión. Todo lo que reprimes sigue presente en tu interior, y tarde o temprano estallará.

No se trata de controlar nada, sino de ser conscientes de lo que sentimos, y de expresarlo con consciencia.

No podemos crecer de verdad si nos juzgamos por sentir, si ocultamos lo que nos sucede en realidad, o si nos sentimos superiores a quienes tienen la valentía de ser auténticos.

Lo he dicho en un video ya famoso en Youtube, y también lo digo en mi libro El amor de tu vida: todas las emociones cumplen una función positiva, todas son necesarias, todas nos conducen a algo, si las expresamos del modo adecuado.

El modo adecuado de expresar cualquier emoción es a solas, en nuestra habitación. Es importante que lo hagas a solas, porque lo que sientes es algo tuyo, no es saludable para tus relaciones andar proyectándoles a los demás tu ira, frustración, o lo que sea que sientas.

Luego de haber expresado a solas tus emociones durante unos 15 minutos, siéntate en silencio y observa: observa tu cuerpo, tu respiración, los pensamientos que pasan por tu mente… Hazlo sin juzgar nada, sin poner etiquetas, aceptando lo que sea que percibas. Esto es meditar, y es a través de la meditación que lo que necesite ser transformado irá cambiando, por sí mismo.

Entonces luego estarás en condiciones de sentarte a conversar tranquilamente con tu pareja, amigo o familiar, sin disputas ni conflictos, y poder llegar a un acuerdo, si fuera necesario (en mi libro El amor de tu vida compartida encontrarás valiosas herramientas para establecer relaciones sanas).

Si sientes ira golpea el colchón, grita con la cara en la almohada para no ser escuchado, patalea con fuerza acostado boca arriba, sal a gritar a un descampado… De niño sabías qué hacer con tus emociones, antes de que comenzaran a reprimirte.

Se trata entonces de retomar el camino; volver a ser naturales y espontáneos como los niños, que sienten y expresan lo que sienten sin juzgarse, sin sentirse mal o culpables por ser apenas seres humanos.

Sin embargo, a veces cuando le recomiendo a alguien que haga esto, le cuesta una barbaridad; es como si hubiera un miedo generalizado a sentir, a conectar con esa parte nuestra, que es pura vida, puro instinto, pura humanidad.

El precio que se paga por no sentir, o por no expresar lo que sentimos, es alto; nos vamos muriendo en vida, vamos teniendo una expresión falsa, forzada, y nos perdemos los tesoros que existen escondidos detrás de todas y cada una de las emociones.

Ama tu humanidad, ama la maravillosa capacidad de sentir y expresar lo que sientes, acepta esta faceta fundamental de ti mismo, y tu crecimiento personal estará garantizado.

© 2019 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero sin alterarlos y citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

Un año para limpiarnos, fluir y encontrar respuestas

Según el calendario maya -el más exacto que existe- el 26 de julio de 2018 comenzamos un nuevo año: el de la Luna Cósmica Roja.

El tono Cósmico nos invita a que nos mantengamos presentes a cada momento. También nos recuerda que tenemos la posibilidad de superar todas las limitaciones, y de perseverar a través de las olas de la vida.

Para estar en el aquí y ahora pregúntate: “¿Cómo puedo expandir mi alegría y mi amor?”. Pues cuando hacemos lo que amamos, siempre disfrutamos del momento presente.

Meditar o aprender a hacerlo será cada vez más necesario, pues sólo así podemos encontrar en nuestro interior el Amor, la paz y la alegría (en mi libro El amor de tu vida explico cómo meditar, entre otras cosas).

La Luna Roja representa la energía femenina, y está relacionada con el fluir de la vida y el equilibrio emocional. Nos conecta con nuestra creatividad, y con nuestra capacidad de fluir y aceptar.

Ella nos invita a purificar nuestras emociones, expresándolas sin juzgarnos,  aceptando todo lo que sintamos. Debemos dejar partir la tristeza, el dolor, la ira o el resentimiento. Así como la lluvia es tan necesaria en la naturaleza, nuestras lágrimas limpian y purifican nuestra alma. Después de llorar nos sentimos más abiertos y relajados.

Aceptarnos y aceptar lo que sucede, a cada momento, nos brinda fluidez y paz. Si te sientes frustrado, impaciente o desalentado, es probable que no estés aceptando lo que estás viviendo. Descubre las lecciones que te trae esa situación y fluye como el agua, sabiendo que todo lo que ocurre es para que aprendamos algo determinado.

En cuanto a la creatividad, todos tenemos una fuente creadora en nuestro interior, que no se limita a la expresión del arte. Podemos ser creativos a la hora de cocinar, de vestirnos o de cuidar nuestro jardín. Además estamos creando nuestra realidad siempre, consciente o inconscientemente. Crearla con consciencia es fundamental para manifestar lo que de verdad deseamos en nuestras vidas.

La Luna Roja nos llevará a preguntarnos quiénes somos, por qué venimos a este mundo, y cuál es nuestra misión o tarea. Para encontrar respuestas a esas preguntas, mira a tu alrededor y presta atención a lo que te atrae y te repele fuertemente.

También recuerda tus sueños infantiles, y quiénes eran tus héroes y heroínas. Esto te ayudará a conectar con tu verdadera esencia, pues lo que soñábamos cuando éramos niños nos puede dar pistas claras acerca de cuáles son nuestros dones y talentos.

Este año te pide estar alerta para ver los símbolos y señales que te irán guiando. Estas señales o sensaciones te pueden dar respuestas directas a tus problemas actuales.

© 2018 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos sin alterarlos, citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com