La alquimia interior

Todas las emociones cumplen una función en nuestras vidas. Pero no nos han enseñado a aceptarlas y transformarlas.
Y cuando comenzamos a transitar el camino del crecimiento personal, a veces caemos en el error de juzgarlas y etiquetarlas. Pero al hacer esto muchas veces ocultamos lo que de verdad sentimos. Sin embargo el cuerpo nunca miente: la mayoría de las enfermedades se originan debido a emociones reprimidas a lo largo de los años. He podido comprobar esto a lo largo de tres décadas practicando la medicina china.

El primer paso para transformar cualquier emoción es la aceptación de lo que sea que sintamos. Para esto tenemos que amar todos nuestros aspectos, incluso los que aparentan ser “oscuros”. El día no sería posible sin la noche, y de igual modo amarnos de verdad incluye aceptar también nuestras sombras.

Una vez que reconocemos lo que sentimos, el siguiente paso es la expresión de la emoción. Hacerlo a solas es mejor, pues así no creamos conflictos innecesarios con los que nos rodean. Y tenemos que permitirnos ser naturales y espontáneos, como lo éramos de niños.
Llorar, golpear un cojín con los puños, gritar, ayuda a que las emociones se liberen, a que el cuerpo se relaje y que nos sintamos serenos de inmediato.

Luego nos sentamos, cerramos los ojos y meditamos: observamos todo lo que sucede dentro y fuera de nosotros, sin juzgar ni querer cambiar nada. Y en ese estado de silencio interior podemos comprender la raíz de la emoción que sentimos.
Veremos que detrás de la ira suele haber miedo, y debajo del miedo, dolor. Al expresarlos y meditar luego, podemos entonces sanarnos y hacer una transformación.

Con la práctica es posible observar la llegada de la emoción y no ser arrastrados por ella. Veremos que llega como una oleada y luego se va, al igual que lo hacen los pensamientos. Y podremos entonces elegir cómo queremos sentirnos.

La consciencia es el verdadero alquimista. Con el tiempo la ira se convierte en compasión, el miedo en confianza, la avaricia en generosidad… Hasta que finalmente en nuestra energía predomina lo único real: el Amor.

© 2011 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

4 Respuestas a “La alquimia interior

  1. cristobalarenas

    Enriqueta, muy bello, felicidades!!!. Te envío un enorme abrazo de Luz Universal.

  2. Gracias, Cristóbal!! Otro abrazo bien grande para ti.

  3. Gilberto Lara

    que bonito Enriqueta, me gusto mucho!!
    Saludos y luz para ti y los que te rodean!!

  4. Me alegro de que te gustara! Gracias por tus buenos deseos, lo mismo para ti y los tuyos. Un abrazo!

Tu opinión es valiosa. ¿Qué te ha parecido este artículo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s