Archivo de la etiqueta: alma

La canción del alma

Hoy comparto este hermoso video, en el cual el alma canta y se expresa.

Confío en que te inspirará…

©2017- Enriqueta Olivari. Se pueden reproducir los contenidos, pero citando a la autora y al sitio: http://www.sanatualma.com

La mirada del alma

Cuando nos vemos a nosotros mismos, a los demás y al mundo desde la perspectiva de la mente sólo vemos fallas, limitaciones, errores e imperfecciones. Esa es una de las cualidades de la mente-ego: emitir juicios y críticas, perpetuando así la ilusión de la separación.

Cuando nos contemplamos a nosotros mismos, a los demás y al mundo que nos rodea con la mirada del alma, vemos belleza y perfección en todo, más allá de las apariencias.

En este exacto momento tu mente quizás se escandalice: “¡Pero cómo! ¿Cómo este mundo puede ser perfecto, con todas las calamidades e injusticias que suceden a diario, en todas partes?”, se debe estar preguntando, y hasta es probable que comience a cuestionar la cordura de quien escribe este artículo…

La verdad es que a nivel del alma todo sigue siempre un plan oculto, que es perfecto.
Como ya compartí en mi artículo de este blog titulado “¿Libertad o destino?”, antes de nacer elegimos las circunstancias que querremos experimentar en nuestra próxima vida en la Tierra. No sólo elegimos a nuestros padres y familia, sino también a nuestro futuro país, nuestra vocación y todas aquellas experiencias que sentimos, a nivel del alma, que necesitaremos atravesar para seguir creciendo y evolucionando.
También cabe recordar que el alma nunca muere, sólo cambia de forma o de cuerpo. Esto implica que la muerte, tal como nos enseñaron a enfrentarla, es una ilusión.

alma

Cuando un grupo de personas muere en un accidente, un desastre climático o un atentado, cada una de ellas ya había elegido, antes de nacer, morir de ese modo determinado. Establecen algo así como un pacto, para que a través de ese evento los demás seres humanos puedan aprender algo.

Gracias al atentado de las Torres Gemelas, por ejemplo, el pueblo estadounidense desarrolló una caridad y solidaridad inéditas hasta entonces.
Gracias a la gran crisis económica que asola a todo el planeta, muchas personas se han despertado a la realidad de que el sistema que estaba imperando es insustentable, pues atenta contra la Madre Tierra, y ya se están creando sistemas económicos alternativos, mucho más coherentes y fiables.
Y gracias a los desbalances climáticos, hemos comprendido que son necesarios grandes cambios en nuestra manera de utilizar los recursos del planeta.

Esta es la era del Despertar. Y todo lo que sucede, a nivel individual y colectivo, cumple con esa finalidad: que despertemos a otra manera de ser, vivir y percibir la realidad.
Cuanto antes cada individuo cambie y se transforme, menos necesidad habrá de que sucedan calamidades y tragedias.
Podemos evitar muchos de los males que asolan al mundo, si vivimos a diario con la mirada del alma, que es puro Amor, aceptación y Consciencia.

los ojos del alma

©2013- Enriqueta Olivari. Se pueden reproducir los contenidos, pero citando a la autora y al sitio: http://www.sanatualma.com

Maestros

Desde hace miles de años, y hasta hace poco tiempo, para poder encontrar la luz interior era imprescindible contar con la guía de un maestro espiritual.
Yo misma pasé por ese proceso; en la adolescencia fui iniciada por Osho, un maestro iluminado de nuestros tiempos, y pasé largas temporadas en la India, para profundizar en la meditación.
Pero fue justamente mi maestro quien me enseñó que la verdadera guía estaba en mi interior, y que él era apenas un reflejo de mi maestro interno.
Obviamente, fueron necesarios varios años de meditación constante para que finalmente yo pudiera alcanzar esta comprensión…

meditación

Ahora, en esta nueva era que comenzamos, todos tenemos que encontrar esa guía interna.
Desde luego, beber de fuentes sabias, encontrar a personas que nos inspiran y nos muestran algunas pistas del camino es de gran ayuda, pero siempre y cuando no les entreguemos nuestro poder, renunciando a la capacidad de acceder a nuestra sabiduría interna. Pues en realidad aprender es simplemente recordar aquello que, en el fondo, ya sabemos.

Por supuesto, ser maestro de uno mismo no tiene nada que ver con el ego, sino con nuestra alma: es ella quien en verdad nos guía, a través de la intuición.
(puedes leer más al respecto en mi artículo titulado “El lenguaje del alma”, en este blog. Y en mi libro El amor de tu vida“, hay un capítulo entero dedicado al alma).

A partir de cierto momento, la propia vida se convirtió en mi maestra, y reconozco a muchas personas en mi realidad como maestras. Podemos aprender de todas las personas que nos rodean, si estamos abiertos y receptivos. Y a su vez, muchas veces somos también maestros, aún sin pretenderlo…

Y son aquellas personas con las cuales tenemos más conflictos o dificultades las que nos traen las mayores lecciones. Recordar esta verdad nos ayuda a evitar sentirnos víctimas, y nos aporta fortaleza y un gran crecimiento.

Todos contamos con el poder de recibir orientación de nuestro interior. Para tener acceso a nuestra guía interna es necesario que meditemos a diario, sanemos nuestras heridas emocionales y nos dediquemos a aprender de todo lo que nos sucede, a cada momento.


Un buen terapeuta, sanador o consultor en crecimiento personal no nos dirá nunca qué debemos hacer con nuestras vidas. Simplemente nos ayudará a encontrar las respuestas dentro nuestro, ya que absolutamente todo está en nuestro interior.
Recordar esta verdad nos devuelve el poder, la sabiduría y la fuerza con las cuales podemos trazar nuestro recorrido por la vida, siendo a cada paso más luminosos, y cada vez más Amor.

© 2012 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

¿Libertad o destino?

Antes de nacer escribimos un guión para nosotros mismos. Elegimos el lugar y el momento de nuestro nacimiento, escogemos a nuestros padres, y todas aquellas experiencias, relaciones y circunstancias que necesitaremos vivir para crecer y evolucionar.
Además establecemos pactos con otras almas: qué tipo de relación tendremos, qué acontecimientos enfrentaremos juntos, y lo que se supone que aprenderemos de todo ello.
Es como si fuéramos el guionista, el director y el actor de nuestra propia vida. Y también somos el espectador…

Esta comprensión a mí me ha ayudado a recordar que no existen las víctimas. Que absolutamente todo lo que he vivido, por más difícil que haya sido, cumplía un propósito, escondía una lección, y que había sido mi propia alma quien lo había elegido.

Afortunadamente en el Universo también existe el libre albedrío. Uno puede cambiar ciertas elecciones, puede negarse a vivir determinadas experiencias, o decidir no cumplir el acuerdo que haya establecido con otra alma. Uno tiene la capacidad de elegir a cada momento… hasta cierto punto. Como todo lo que está anclado en la vida, encierra una paradoja.

La auténtica libertad consiste en elegir el modo con el que enfrentaremos las circunstancias de nuestra vida. Podemos atravesar una dificultad quejándonos, o decidiendo de antemano que extraeremos fortaleza y sabiduría de lo vivido.

Y es como en una escuela: si aprendemos las lecciones, éstas ya no son necesarias. Una vez que aprendemos lo que necesitábamos, las circunstancias cambian, las dificultades se disipan, la realidad se transforma.

A veces vivimos situaciones en las cuales la mano del “destino” es tangible. Sincronicidades, magia, milagros… Y en un lugar profundo dentro nuestro, en el alma, sentimos que todo sigue un plan secreto, y que es perfecto.

Sin embargo, muchas veces las personas que más dificultades nos traen son las que más nos ayudan en nuestro crecimiento. Ya sea porque nos reflejan, como un espejo, aquello que no aceptamos en nosotros mismos, o simplemente porque nos desafían, estas personas en realidad son aliados con los cuales hicimos un trato antes de nacer.
Ésta es la función de quienes parecen ser “enemigos”: ayudarnos a crecer y a que aprendamos a amarles más allá de las apariencias…

© 2011 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com