Archivo de la etiqueta: relaciones sanas

Amor Incondicional

Sin reserva ni duda, permito que estés en el mundo como eres, sin un pensamiento o palabra de juicio…

No veo error alguno en las cosas que puedas decir ni hacer, sentir y creer, porque entiendo que te estás honrando a ti mismo al ser y hacer lo que es verdad para ti. No puedo recorrer la vida con tus ojos ni verla a través de tu corazón.

No he estado donde tú has estado ni experimentado lo que tú has experimentado, viendo la vida desde tu perspectiva única.

Te aprecio exactamente como eres, siendo tu propia y singular chispa de la Consciencia  Infinita, buscando encontrar tu propia forma individual de relacionarte con el mundo.

Sin reserva ni duda, te permito cada elección, para que aprendas de la forma que te parezca apropiada.

Es vital que seas tu propia persona y no alguien que yo u otros piensen que “deberías ser”. En la medida de mi capacidad, sin denigrarme o ponerme en un compromiso, te apoyaré en eso.

No puedo saber lo que es lo mejor para ti, lo que es verdad para ti o lo que necesitas porque no sé lo que has elegido aprender, cómo has elegido aprenderlo, con quien o en qué periodo de tiempo.

Sólo tú puedes sentir tu excitación interna y escuchar tu voz interior -yo sólo tengo la mía. Reconozco que, aunque sean diferentes entre sí, todas las maneras de percibir y experimentar las diferentes facetas de nuestro mundo, todas son válidas.

Sin reserva ni duda admito las elecciones que hagas en cada momento.

No emito juicio sobre esto porque es imprescindible que honre tu derecho a tu evolución individual, porque esto da poder a ese derecho para mí y para todos los otros.

A aquellos que elegirían un camino que no puedo andar o que no andaría, y aunque puede que elija no añadir mi poder y mi energía a ese camino, nunca te negaré el regalo del amor que Dios me ha concedido para toda la creación.

Como te amo, así seré amado. Así como siembro, recogeré.

Sin reserva ni duda, te permito el derecho universal del libre albedrío para andar tu propio camino, creando etapas o manteniéndote quieto, cuando sientas que es apropiado para ti.

No puedo ver siempre el cuadro más grande del Orden Divino, y así no emitiré juicio sobre si tus pasos son grandes o pequeños, ligeros o pesados o conduzcan hacia arriba o hacia abajo, porque esto sólo sería mi punto de vista.

Aunque vea que no haces nada y juzgue que esto es indigno, yo reconozco que puede que seas el que traiga una gran sanación al permanecer en calma, bendecido por la Luz de Dios.

Porque es el derecho inalienable de toda vida el elegir su propia evolución, y sin reserva ni duda reconozco tu derecho a determinar tu propio futuro.

Con humildad, me postro ante la comprensión de que el camino que veo es mejor para mí, no significa que sea también correcto para ti, que lo que yo creo no es necesariamente verdad para ti.

Sé que eres guiado como yo lo soy, siguiendo tu entusiasmo interno por conocer tu propio camino.

Sé que las muchas razas, religiones, costumbres, nacionalidades y creencias en nuestro mundo nos traen una gran riqueza y nos procuran los beneficios y enseñanzas de tal diversidad.

Sé que cada uno de nosotros aprende en nuestra manera única para devolver ese amor y sabiduría al Todo. Entiendo que si sólo hubiese una forma de hacer algo, sólo necesitaría haber una persona.

Apreciaré tu luz interna única te comportes o no de la manera en la que considero que deberías, aunque creas en cosas que yo no creo.

Entiendo que eres verdaderamente mi hermano y mi hermana, aunque puede que hayas nacido en un lugar diferente y creas en diferentes ideales.

El Amor que siento es absolutamente por todo lo que Es.

Sé que cada cosa viva es una parte de una Consciencia y siento un amor profundo por cada persona, animal, árbol, piedra y flor, por cada pájaro, río y océano y por todo lo que Es en el mundo.

Vivo mi vida en servicio amoroso, siendo lo mejor que puedo, haciéndome más sabio en la perfección de la Verdad Divina, haciéndome más feliz, más sano y cada vez más abundante y gozoso.

Aunque a lo largo del camino puede que me gustes, sienta indiferencia por ti o me disgustes, no voy a dejar de amarte, de honrar tu singularidad y de permitirte ser tú.

Ésta es la llave de la Paz y armonía en nuestras vidas y en nuestra Tierra, porque es la piedra central del Amor Incondicional.

Mensaje de los indios Hopi

© 2019 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero sin alterarlos y citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

 

Relaciones afectivas sanas

Para establecer relaciones sanas, debemos comprender que no buscamos una relación para darle un sentido a nuestras vidas, si no que expresamos en la relación la verdad de quienes somos.

El Amor sólo es verdadero si es incondicional; amas al otro tal cual es, con todo lo que es, y le aceptas con todas sus facetas, con todos sus contrastes.
Es entonces cuando el Amor se encarga de transformarnos, de un modo constante y profundo.

El amor de tu vida compartida

En cualquier tipo de relación, los desacuerdos son inevitables.
Si nunca hay desacuerdos, significa que alguno de los dos no está expresando su propia individualidad.
Una comunicación clara y honesta, de corazón abierto, y ponerse en el lugar del otro, son fundamentales para encontrar una salida que sea beneficiosa para todos.

La relación se torna difícil y dolorosa cuando la usamos como un “adorno” para
nuestro ego: pensar que “tenemos” una relación, en lugar de sentir que compartimos Amor en una relación.
No podemos poseer al otro, como tampoco poseemos una relación. El Amor es libertad, y la posesividad no tiene cabida en una verdadera relación de amistad o  amorosa.

amor es libertad

Los celos surgen por la falta de valoración de uno mismo. Temes que alguien ocupe tu lugar, o que tu pareja encuentre a alguien “mejor” que tú.
Pero si te amas y te valoras a ti mismo, sabes que eres único e irremplazable.

Cuando el miedo a la pérdida está presente, empezamos a querer controlar a los demás. La mayoría de las peleas se originan cuando uno o los dos están queriendo controlar al otro, pues este miedo se enmascara detrás de la ira.
Cuando controlas te enojas.

Cuando sientas miedo a la pérdida, el mejor antídoto es amar más.
Siente el Amor en tu corazón en el instante en el que te das cuentas de que estás sintiendo miedo o inseguridad.

el amor es unidad

Es nuestra responsabilidad darnos a nosotros mismos lo que sea que queramos y necesitemos. En una relación amorosa sana, estamos conscientes de que ya somos seres completos, y no necesitamos que nuestra pareja nos cubra ninguna carencia o vacío. El otro camina a nuestro lado para crecer y compartir Amor, pero somos siempre responsables de nosotros mismos.

Sólo dándote momentos de calidad a solas contigo mismo, podrás luego compartir instantes valiosos con tu pareja o amigos. La soledad hace parte de nuestro Ser e individualidad, y es una condición natural e inevitable.
El verdadero Amor no huye de la soledad, sino que conoce a fondo sus tesoros y secretos.

meditación

Es fundamental que en todas nuestras relaciones haya un equilibrio entre el dar y el recibir. El Amor sólo puede fluir de un modo sano y armonioso si este equilibrio está presente.

La palabra pareja significa, literalmente, de igual a igual.
En una relación sana, los dos pueden sentir que están en una posición de igualdad con el otro, pues ambos disfrutan de la misma libertad para ser tal cual son.

Unión e individualidad

El compromiso que asumimos es con nosotros mismos: nos comprometemos de cuerpo y alma a permanecer en la relación para crecer, aprender y descubrir a diario el arte de amar cada vez más y mejor.
Aceptamos el reto de vernos a nosotros mismos desnudos, sin defensas, permitiéndonos ser honestos y vulnerables frente al otro. Y si alguna herida aflora, la sanamos con Amor y aceptación.
El Amor requiere coraje, y el coraje proviene del corazón. El Amor es para los valientes.

Unidad

Extractos de mi libro “El Amor de tu vida compartida”.

Puedes ver dónde conseguirlo aquí: https://shantidasi.wordpress.com/libro-el-amor-de-tu-vida-compartida/

©2014- Enriqueta Olivari. Se pueden reproducir los contenidos, pero citando a la autora y al sitio: http://www.sanatualma.com