Archivo de la etiqueta: amor

El camino del corazón

“La gratitud es como un gran sol que brilla en nuestro pecho, y con su calor disuelve las fronteras ilusorias entre tú y yo”.
Hace muchos años escribí estos versos, y con el paso del tiempo he comprobado hasta qué punto son ciertos…

Poder sentir y expresar gratitud es, en realidad, un regalo que nos damos a nosotros mismos. Este sentimiento nos conecta, nos recuerda lo unidos que estamos a todos y a Todo, y nos devuelve la alegría que sentíamos cuando éramos niños.
Además la gratitud es un poderoso imán: cada vez que centramos nuestra atención en agradecer cada simple momento, todas y cada una de las cosas que poseemos, la amistad y el Amor que nos acompañan, o lo que sea que hayamos recibido, atraemos a nuestras vidas más de todo aquello.

Pero a veces tenemos ciertas resistencias en demostrarnos agradecidos. Tememos que, al hacerlo, nos sintamos en deuda, o entonces no agradecemos porque en el fondo sentimos que no merecemos lo que nos han brindado.
Ser conscientes de estas resistencias y superarlas es muy importante para poder amarnos a nosotros mismos. Pues si reconocemos el valor de aquello que recibimos, estamos reconociendo también nuestro propio valor.
Y al mostrarnos sinceramente agradecidos, motivamos a los demás y al propio Universo a que nos sigan dando, pues así expresamos nuestra disponibilidad en estar receptivos.

A veces nuestras expectativas son tan altas, que no apreciamos ni agradecemos lo que tenemos o hemos recibido. Y al hacer esto bloqueamos la energía, y el flujo del dar y el recibir se ve interrumpido.
Para poder sentir auténtica gratitud debemos ser humildes, y comprender que todo lo que necesitamos de verdad llegará, a su debido momento. Pero si no somos capaces de agradecer lo que ya está llegando o ya hace parte de nuestras vidas, entonces le cerramos el paso a lo que está en camino.

Para desarrollar este hermoso y profundo sentimiento en ti mismo, puedes comenzar el día haciendo una lista mentalmente, o por escrito, de todos los bienes materiales que posees, incluyendo hasta el objeto más ínfimo.
Luego agrega a la lista todas las personas que hacen parte de tu vida y con las cuales compartes Amor, amistad o cariño. También puedes sumar todas tus cualidades y dones, todo aquello que te hace único, incomparable, y por lo cual puedes sentir gratitud.

Y así vamos descubriendo que podemos sentirnos agradecidos por el simple hecho de estar vivos, o por ningún motivo en particular… La gratitud en realidad es un estado interior, al que podemos recurrir varias veces al día, para mantenernos en unidad y armonía con el poder del Amor.

Y entonces tu corazón es tan grande, luminoso y cálido como el propio sol.

© 2011 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

Cambiemos el mundo

El 7 de septiembre se celebra mi llegada a este mundo… Un mundo al que aprendí a amar.

Este vídeo es mi regalo de cumpleaños, para mí misma y para todos los queridos lectores de mi blog. En él aparecen un millón de niños de Tailandia cantando “Cambiemos el mundo”.

Como no está subtitulado al español, he hecho la traducción, pues la letra es muy sabia y hermosa.
Espero que les emocione e inspire tanto como a mí…

Gracias de corazón a todos por acompañarme. Espero que también lo hagan en este nuevo ciclo.

Un fuerte abrazo, bendiciones.

Unámonos para abrir la era de un nuevo mundo,
para eliminar todos los conflictos y diferencias.
Es el momento de que todos nos tomemos de las manos
por fin.
Ahora el mundo está más allá de la curación,
es el momento de cambiar el mundo
como Aquel que lo supo en el pasado.
En este período de nuestro tiempo veremos
antes de que dejemos este mundo
a todos tomados de las manos
para cambiar el mundo,
de la oscuridad a la claridad,
del sufrimiento a la felicidad,
desde el ignorante hasta el sabio.
Debemos cambiar el mundo
siguiendo el camino fácil y relajarnos.
Sé feliz con alegría,
con la misma inocencia de un niño,
todos debemos tomarnos de las manos.
Cierra los ojos gentilmente,
relájate… Relájate.
Calma tu mente en el centro de tu cuerpo
y mira hacia dentro,
en la misma posición de Aquel
que te conoció en el pasado.
Cambia el mundo de la era de la oscuridad
a la era de la luz,
de la vieja era a esta nueva era.
El mundo será como el cielo en la Tierra,
sin clases en las sociedades,
todos seremos igualmente felices,
hablaremos el mismo lenguaje celestial.
Seremos Uno con sonrisas de amor,
seremos amables, el mundo cambiará,
el mundo cambiará.
Unámonos para cambiar el mundo.
Tenemos que hacerlo fácil y relajarnos,
ser alegres con la misma inocencia de los niños,
todos debemos tomarnos de las manos.
Cierra los ojos gentilmente y relájate,
calma tu mente en el centro de tu cuerpo
y mira hacia adentro,
como Aquel que te conoce desde el pasado.

Expandiendo el Amor

Si podemos reconocer que todos somos espejos unos de los otros, entonces tenemos que recordar que este es un camino de ida de vuelta: los demás nos reflejan aspectos de nosotros mismos, pero nosotros también hacemos lo mismo con los demás.

Elegir qué queremos reflejar en los otros es una decisión importante, que deberíamos tomar con sumo cuidado y consciencia.

Poder reconocer y apreciar lo mejor de cada persona es un acto de Amor hacia ti mismo, pues “el otro” en realidad no existe, sino que es apenas una extensión de ti.
Somos todos Uno, y según la manera como nos relacionamos con quienes nos rodean, estamos reflejando el modo como nos tratamos a nosotros mismos.

No se trata de negar u ocultar las limitaciones o posibles “fallas” -propias o ajenas-, sino de potenciar lo bello, lo sabio y luminoso.

Donde ponemos nuestra atención, aquello crece, se expande y aumenta. Por eso si aprecias de corazón las cualidades positivas de los demás, les ayudas a que crezcan, a que se amen y acepten, y les motivas a que sigan dando lo mejor de sí mismos.

Ellos entonces te devuelven ese reflejo, y así, entre todos, vamos creando un mundo donde reinan el Amor, la unión, el respeto y la paz.

¿Qué pasa si alguien insiste en proyectarnos su “oscuridad”? En esos casos podemos seguir reflejándole lo mejor de sí mismo. Las personas que sólo proyectan críticas, juicios, y te “atacan” de alguna manera, son aquellas que no reconocen su propia belleza y no se aman a sí mismas. Entonces a veces lo adecuado es seguir nuestro camino, con aceptación, perdón y desapego. Y aún así podemos guardar a esa persona en el corazón, y seguir enviándole Amor…

De todos modos, tarde o temprano descubrimos la verdad: las limitaciones, los errores y las fallas no existen, pues son apenas ilusiones creadas por nuestra mente.

Somos Amor, y en la medida en que lo descubras en ti mismo y que se lo reflejes a los demás, vamos percibiendo entre todos que esta es la única realidad posible.

© 2011 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

La verdadera libertad

Este video es muy inspirador, pues nos recuerda de un modo alegre y hermoso dónde residen el Amor, la verdad y la libertad.

¡Que lo disfrutes!

Las alas del desapego

El desapego es soltar, dejar ir. Y es esencial para hacer realidad nuestros deseos y amar de verdad.

Es la aceptación de que lo pasado, pasado está, y entonces uno está listo para mirar hacia adelante, hacia lo nuevo. Aún cuando lo nuevo no se haya manifestado todavía. Y esto se puede aplicar a cada momento del día, si estamos conscientes de que cada instante es único e irrepetible.

Cuando queremos manifestar algo en nuestras vidas, ya sea más dinero, un viaje, o cualquier otra cosa, visualizamos aquello que queremos, sentimos la emoción y la certeza de ya haberlo recibido, y enseguida lo entregamos en manos de Dios o del Universo, confiando que cuando sea el momento oportuno, y si ese deseo es para nuestro mayor bien y el bien de los demás, se hará realidad, a veces de las maneras más insospechadas.

Para sentir desapego es fundamental liberar nuestro deseo de querer controlar las situaciones, y hacernos amigos de la incertidumbre. Pues el Universo puede tener planes maravillosos para nosotros que desconocemos, pero si queremos imponerle nuestra visión de cómo deben ser las cosas, nos estamos limitando y estamos cerrando las infinitas posibilidades que en realidad tenemos.

Cuando amamos a alguien, entonces también es necesario el desapego. Saber que nuestra felicidad no depende del otro, sino de nosotros mismos. De este modo no creamos una relación de dependencia, sino una de auténtico Amor, libertad y respeto, en la cual permitimos que el otro sea tal cual es.

El desapego sólo es posible si desarrollamos la confianza, en uno mismo, y en el infinito Amor del Universo.
El desapego te brinda libertad, una condición esencial para amarte a ti mismo y crecer espiritualmente. Pues el Amor es libertad, y el Amor nos da alas. El Amor despliega las alas de nuestro corazón, y desde ese Amor podemos hacer realidad nuestros más preciados sueños.

© 2011 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com/blog

El gran viaje

Esta época que estamos viviendo de desastres naturales, derrumbe de los viejos sistemas, caos e incertidumbre, tiene una finalidad.
Y en realidad es como un viaje que está realizando la Tierra, para evolucionar. Ella es un ser vivo, y necesita sacudirse de encima lo viejo para poder seguir su camino de crecimiento y expansión. Y nosotros, sus habitantes, somos uno con ella.

Por eso este gran viaje que emprendimos hace varios años nos empuja a que hagamos cambios, crezcamos, seamos más conscientes de nuestros pensamientos y actos, y nos dediquemos a desarrollar nuestra verdadera humanidad.
Este viaje nos conduce de la indiferencia y el egoísmo a una mayor compasión y solidaridad. Con esa finalidad suceden las catástrofes: cuando ocurre un desastre en alguna parte del mundo recordamos que la vida es muy valiosa, y que lo que sea que ocurra en un determinado lugar acaba afectando a todo el planeta.
Y así, poco a poco, vamos descubriendo la gran verdad: somos todos Uno, y sólo existe la Unidad.

Este viaje nos conduce del miedo y el control al Amor completo e incondicional.

El modo más eficaz para que lleguemos adonde estamos destinados como humanidad es sentir y expresar Amor, a cada momento del día. Y para esto hay que empezar por amarse a uno mismo, en todos los aspectos. Y luego ese Amor se va expandiendo hacia todos los seres, en todas las circunstancias de la vida.

Cuando alguien hace algo que nos hiere, por ejemplo, ahí tenemos una gran oportunidad. ¿Qué haremos en respuesta a lo sucedido?
Ponerse en el lugar del otro no falla. Desde esa posición vemos la situación con otra perspectiva, y entonces en lugar de enojo o tristeza, sentimos aceptación y perdón hacia aquella persona, pues percibimos qué fue lo que le llevó a actuar de aquel modo.

Si logramos esta comprensión, la vida nos colma de bendiciones: sincronicidades, milagros, abundancia, y lo que tal vez sea más importante: sentimos una profunda Paz.
Y con esa Paz podemos seguir adelante en este viaje, sabiendo que así contribuimos a la evolución del planeta y de toda la humanidad.

© 2011 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

Una mujer sabia

Margarita Núñez Álvarez, conocida como la Abuela Margarita, descendiente y curandera de las culturas Maya y Chichimeca, trae un mensaje de amor y espiritualidad ligado a la tierra desde lo femenino.
Conocida y respetada entre los círculos indígenas de todo el mundo, esta mujer originaria del norte de México se ha convertido en vocera de la mujer. La abuela ha sido llamada desde muchos extremos del planeta para que su palabra sea oída. Ella proclama valores de la mujer como generadora y transformadora de la sociedad y lleva con su palabra de tradición y como guardiana del origen a nuevas miradas del mundo y de la vida.

El amor a uno mismo

…El Amor es un estado interior. Está allí, guardado en tu ser, esperando a que lo descubras, a que lo sientas y lo vivas, a cada momento, con cada respiración.
El Amor, en realidad, no está dentro de ti. ¡Tú eres Amor!
No importa si eres rico o pobre, si vives solo o acompañado, si ya recorres el camino del crecimiento desde hace tiempo, o acabas de iniciarlo… El Amor está en ti, como un tesoro esperando a ser descubierto y expresado…
…Desde luego, esto no significa que no podamos relacionarnos, tener amigos y estar en pareja. Pero si esperas que el otro te llene un vacío, que le de significado a tu vida, que cubra tus deseos y necesidades, cuando tú mismo no sabes darte esto a ti mismo, crearás relaciones de necesidad, carencia y apego. Y todo esto conduce, inevitablemente, al sufrimiento.
Primero es necesario descubrir ese Amor que eres, que ya está dentro de ti, y dártelo a ti mismo.
Entonces podrás compartir Amor, y en ese compartir hay libertad, hay respeto, felicidad y un profundo crecimiento.

Nos han inculcado que debemos amar y cuidar a los demás, y que debemos sacrificarnos y olvidarnos de nosotros mismos. Y cuando uno piensa acerca de amarse a sí mismo, teme convertirse en un egoísta. Pero en realidad amarse a sí mismo y ser egoísta, lejos de parecerse, son diametralmente opuestos.
La persona egoísta en realidad se odia. Se desprecia, se siente no merecedora, se culpa y se auto-castiga. Se siente tan vacía y frustrada, y tan infeliz, que necesita arrancarle a la vida las satisfacciones que ella misma no le brinda a su ser. Considera el mundo externo sólo desde el punto de vista de lo que puede obtener. Su único interés es tomar, nunca dar. Carece de total interés por las necesidades ajenas, y de respeto por la dignidad e integridad de los demás.
Las personas egoístas son incapaces de amar a los demás, pero tampoco pueden amarse a sí mismas.
Si en cambio uno comienza a amarse, cuidarse y respetarse, naturalmente también lo hará con todos los seres que le rodean, pues todos estamos unidos. Formamos una unidad con todo lo que nos rodea y con Dios, el universo, o como quieras llamar a esa fuerza intangible pero a la vez innegable que Es y existe…

…El Amor es un estado de tu ser, pero se manifiesta en la realidad física a través de actos, de gestos, de actitudes concretas y específicas.
El Amor es una función, algo que se aprende, y es también un arte.
Y como todo arte, es necesario tener la voluntad de aprenderlo, practicarlo y desenvolverlo.
…La práctica del Amor debe estar presente en todos los niveles, empezando por el cuerpo hasta llegar al espíritu. Desde lo más básico y primitivo hasta lo más diáfano y sutil, pues somos la suma de todo eso…
…El Amor se demuestra a través del cuidado, de la intimidad y el compromiso. Primero y ante todo para ti, contigo mismo.
Naturalmente, después serás capaz de compartir Amor con los demás de un modo sano, bello y constructivo….
…Para poner en práctica este arte tienes que estar dispuesto a establecer un compromiso: el compromiso contigo mismo de aprender a amarte, o a amarte de un modo más profundo y pleno.
Tienes que estar dispuesto también a establecer momentos de intimidad contigo mismo. Sin esa intimidad el Amor no puede profundizarse ni florecer.
…Verás que en realidad es fácil de llevar a cabo, pues se trata de darte placer, de respetarte y responder a tus necesidades.
…Recuerda que tienes que ponerte en el primer lugar de la lista. Si no siempre, al menos en algún momento del día, todos los días.
…Sólo amándote y cuidando bien de ti podrás luego dar lo mejor de ti mismo a los que te rodean.
…Este es un camino hermoso, y también infinito, como infinito es el Amor. Siempre podremos aprender a amar más y mejor, a cada día. Es un camino de verdad sin fin.

Te acompaño para transitar contigo al menos un trecho de este camino.
Un camino que de verdad merece ser recorrido…

Extractos de mi libro “El amor de tu vida”

http://www.bubok.es/libro/detalles/187440/El-amor-de-tu-vida

©2011 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com/blog