Archivo de la etiqueta: unidad

El Portal de Luz del 11 de noviembre

Los Portales son cilindros de Luz que se activan en un determinado momento.
Permiten el ingreso de nuevas energías a la Tierra.
Estas energías nos facilitan dejar el viejo mundo de la dualidad, la separación y el sufrimiento, para poder crear la Nueva Tierra: un mundo de Unión, Amor Incondicional, Abundancia y paz.

Cada apertura de un Portal abre las energías para la Ascensión del planeta y sus habitantes, de allí que se sientan cambios energéticos fuertes que se traducen en cambios físicos, emocionales, mentales y espirituales en cada uno de nosotros.
El aumento de las energías tiende a provocar insomnio, mareos y ansiedad.
También resulta difícil sentirnos “aterrizados”, lo que es absolutamente necesario en este momento.

El 11 de noviembre se abre un poderoso Portal, si bien muchas personas ya pueden sentir su efecto (¡me está costando tanto apretar las teclas del ordenador!).
Este Portal nos trae la oportunidad de crecer, de refinar nuestra energía, de sentirnos conectados a todos y a Todo.
Podemos sentir mucha paz y mucho Amor.

Si por el contrario sientes tristeza, o cualquier otra emoción, se debe al proceso de limpieza tan necesario para que luego puedas entrar en otra vibración. Acepta lo que sea que sientas, Amor es aceptación.

Recomendaciones para alinearse con el Portal 11:11

– centrarse en el corazón
– meditar, y realizar acciones de Amor y cuidado hacia los demás
– visualizar la Nueva Tierra
– comer alimentos ligeros y beber bastante agua
– realizar algún ejercicio físico suave, como caminar
– recibir la luz del sol, con la intención de absorber su poder sanador
– es bueno y recomendable reunirse en grupos afines para activarse unos a otros las memorias, para amarnos, sentirnos acompañados, danzar, gozar y proponer nuevas acciones en conjunto.

Es probable que te lleguen intuiciones, mensajes, nuevas percepciones y certezas. Confía plenamente en toda la información que te llegue desde tu interior.

El duro viaje en la tercera dimensión está terminando, ahora comienza el viaje hacia la propia luz de tu espíritu, ¡ábrete!, dentro de ti está el portal de la Unidad y el Amor.

Pide asistencia y la recibirás al instante. Tus Ángeles, tus Guías, los Maestros Ascendidos, están esperando que abras tu Portal del Corazón para llenarte de Amor y bendiciones.

Nuestra casa en la quinta dimensión nos espera con regalos de Amor, paz, hermandad, sanación, abundancia.
Nos estamos reencontrando con nuestra familia de Luz. Nos miramos a los ojos y reconocemos a nuestros hermanos.
Aquellos que se sientan auto-convocados en el servicio planetario, éste es el momento para participar en la evolución de la raza humana, sólo necesitas irradiar Amor en tu entorno.

¡Bienvenidos a casa!

© 2019 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero sin alterarlos y citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

 

El sentido de comunidad

Afortunadamente, la era de la oscuridad y del egoísmo se está acabando…
La crisis que atraviesa el mundo es en realidad una crisis de valores. La humanidad comienza a comprender que los antiguos paradigmas, creencias y actitudes que ha seguido hasta ahora ya no pueden continuar imperando.

Estamos rechazando el poder, la avaricia, la dominación, la rivalidad, para abrazar la conexión, la colaboración y la creatividad. Ahora estamos integrando todo eso, hacia adelante y hacia arriba.

Nos vamos dando cuenta de que somos Uno con el planeta, y que si no cuidamos ni respetamos a la naturaleza, nos hacemos un inmenso daño.
También comenzamos a percibir que el Amor y la Paz son la respuesta.

Uno de los mayores desafíos en estos tiempos es ir creando nuevos sistemas, más humanos, respetuosos y eficaces para vivir en armonía y plenitud.
Cada uno de nosotros puede marcar una gran diferencia, pues el cambio siempre debe comenzar a nivel individual.

Y si bien cada vez más personas participan en ONGs, o en proyectos que apoyan el cambio, ya sea a nivel ecológico o humanitario, a veces no conocemos siquiera el nombre de nuestros vecinos. Está muy bien ayudar a combatir el hambre en África, por ejemplo, pero quizás la persona que vive a pocos metros de nuestra casa no tenga comida, y nosotros ni siquiera lo sabemos.

Estamos en la Era de la Cooperación, y para estar en armonía con la voluntad del Universo es importante desarrollar el sentido de comunidad. Hay infinitas maneras de poner el Amor en acción entre las personas que nos rodean.
Y no siempre se trata de dinero… Podemos intercambiar favores, productos o servicios.

En lugar de comprarle a las grandes multinacionales, podemos adquirir lo que necesitemos en los pequeños comercios locales, o apoyar a las personas autónomas que emprenden su propio negocio, muchas veces con un gran esfuerzo.

Todos somos Uno, y extender nuestra mano a quienes nos rodean, disponernos a apoyarnos unos a los otros de todas las maneras que podamos, y desarrollar un profundo sentido de colaboración puede ser el modo más eficaz de solventar muchos de los desafíos que nos traen estos tiempos que vivimos.

© 2018– “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

Expandiendo el Amor

Si podemos reconocer que todos somos espejos unos de los otros, entonces tenemos que recordar que este es un camino de ida de vuelta: los demás nos reflejan aspectos de nosotros mismos, pero nosotros también hacemos lo mismo con los demás.

Elegir qué queremos reflejar en los otros es una decisión importante, que deberíamos tomar con sumo cuidado y consciencia.

Poder reconocer y apreciar lo mejor de cada persona es un acto de Amor hacia ti mismo, pues “el otro” en realidad no existe, sino que es apenas una extensión de ti.
Somos todos Uno, y según la manera como nos relacionamos con quienes nos rodean, estamos reflejando el modo como nos tratamos a nosotros mismos.

No se trata de negar u ocultar las limitaciones o posibles “fallas” -propias o ajenas-, sino de potenciar lo bello, lo sabio y luminoso.

Donde ponemos nuestra atención, aquello crece, se expande y aumenta. Por eso si aprecias de corazón las cualidades positivas de los demás, les ayudas a que crezcan, a que se amen y acepten, y les motivas a que sigan dando lo mejor de sí mismos.

Ellos entonces te devuelven ese reflejo, y así, entre todos, vamos creando un mundo donde reinan el Amor, la unión, el respeto y la paz.

¿Qué pasa si alguien insiste en proyectarnos su “oscuridad”? En esos casos podemos seguir reflejándole lo mejor de sí mismo. Las personas que sólo proyectan críticas, juicios, y te “atacan” de alguna manera, son aquellas que no reconocen su propia belleza y no se aman a sí mismas. Entonces a veces lo adecuado es seguir nuestro camino, con aceptación, perdón y desapego. Y aún así podemos guardar a esa persona en el corazón, y seguir enviándole Amor…

De todos modos, tarde o temprano descubrimos la verdad: las limitaciones, los errores y las fallas no existen, pues son apenas ilusiones creadas por nuestra mente.

Somos Amor, y en la medida en que lo descubras en ti mismo y que se lo reflejes a los demás, vamos percibiendo entre todos que esta es la única realidad posible.

© 2011 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

Mirarnos en el otro

En verdad todos somos espejos unos de los otros. Para alcanzar esta percepción, hay que tener en cuenta que no existe una línea divisoria entre “afuera” y “adentro”, sino que todo está unido, y lo que nos sucede es un reflejo de nuestra realidad interna. Por eso si tú cambias, todo cambia en tu mundo, literalmente.

El más claro espejo de lo que sentimos, pensamos y hacemos podemos encontrarlo en las personas que nos rodean. Cada una de ellas refleja un aspecto de nosotros mismos, aunque es necesaria la honestidad con uno mismo para reconocerlo.
Aquello que admiras en los demás, lo reconoces y aprecias porque tú también lo llevas dentro. Puedes hacer la prueba: fíjate en una persona que te encanta, y descubre qué características te atraen en ella. Luego deja de lado todo lo que te han dicho acerca de cómo eres o cómo deberías ser, y observa: ¿puedes ver esos talentos y cualidades dentro de ti? Si pones a un lado tus juicios y críticas y te aceptas a ti mismo, verás que es así, aunque quizás esas cualidades estén latentes, esperando a que las reconozcas para entonces desarrollarlas. De este modo, esa persona quizás sea un espejo de tu futuro.

reflejo

Lo mismo sucede con aquellas personas que nos producen un fuerte rechazo. Si eres honesto contigo mismo y apartas lo que piensas que es admisible o censurable, verás que aquello que no te gusta de alguien es una característica tuya que juzgas y no aceptas. El camino entonces es aceptar aquello que juzgabas, amarte a ti mismo también con aquello. ¡Y muchas veces reírse de uno mismo opera verdaderas maravillas!
Entonces el otro ya no te fastidia, simplemente ha hecho el papel de espejo, y puedes sentirte agradecido por la ayuda que, sin proponérselo, te ha brindado.

Sin embargo esto tiene muchos matices. Si eres una persona amorosa y llevas la armonía a todas las situaciones de tu vida, por ejemplo, y de repente aparece en tu realidad una persona conflictiva, quizás esa persona esté reflejando sólo una parte de ti que pertenece al pasado, y que ya no corresponde con quien eres ahora. En ese caso, quizás la lección sea poner límites, o por amor a ti mismo alejarte de ella, con perdón y desapego.

Personalidades-amor
Otra posibilidad es elegir conscientemente que ella no te afecte, y enviarle tu Amor y comprensión, pues es probable que esa persona actúe así por no amarse a sí misma lo suficiente. Entonces también puedes sentir gratitud, pues el otro te está dando la oportunidad de ser aún más amoroso y compasivo.

De este modo vamos descubriendo que en realidad “el otro” no existe. Sólo existe la Unidad, y cada persona es una parte de nosotros mismos que anhela el Amor, la paz, la armonía y retornar a la Unidad olvidada o perdida.

editorial(17)

© 2011 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com