Archivo de la etiqueta: libertad interior

Ama tu humanidad

¿Qué es la verdadera meditación?

No, no se trata de trascender.

Demasiados meditadores quedan atrapados en un estado de trascendencia.

Pero incluso la “trascendencia” es un concepto de la mente.

Y todos los estados mentales deben colapsarse, eventualmente.

Más allá de la trascendencia, más allá de todas las técnicas de meditación, existe esta pura intimidad con la vida.

Sí, es hermoso descubrir el espacio puro y sin forma de la consciencia, el vasto cielo abierto del Ser Intocable que está más allá del cuerpo y la mente. Descubrir que no eres tu cuerpo, ni tus sentimientos, ni tus pensamientos, ni ninguna forma en absoluto.

Pero demasiados meditadores usan este tipo de meditación trascendental para escapar de su humanidad. Correr y seguir huyendo de traumas no procesados, de heridas humanas, del dolor y la rabia reprimidos.

En algún momento, debemos hacer el giro valiente.

Debemos sumergirnos sin miedo en el lío oscuro, incómodo, caliente y pegajoso de nuestros sentimientos muy humanos.

No trascender, no ir más allá.

Finalmente debemos permitirnos sentir. El dolor, la soledad, el aburrimiento, la rabia. Estar plenamente en nuestros cuerpos.

Y … Dios mío. ¡Dios mío! Encontramos la verdadera trascendencia allí mismo,  en el fuego de la inmanencia. Encontramos lo divino en lo profano, lo sagrado en el desorden. Encontramos la perfección allí mismo, en los horrores de la baba y la suciedad de nuestra imperfección humana.

Resplandor en la vergüenza.

Finalmente nos damos cuenta, es todo Uno.

El concepto de “trascendencia” de la mente se rompe ahora en un millón de pedazos. Dios está en el cuerpo. Dios está en el dolor y el anhelo también. Dios está en la tierra. En nuestros vientres, nuestras espinas, nuestros órganos sexuales, en nuestros dolores y en nuestras alegrías. Dios no solo trasciende, Él penetra, entra y es Uno con todos.

En el ruido y también en el silencio.
En la quietud y en el caos.
Todo es Uno. Todo está incluido.

Hemos trascendido la noción misma de trascendencia.
Hemos ido más allá de la idea misma de ir más allá.
La meditación nos ha abierto a la simplicidad.

Un momento ordinario está ahora empapado de amor.
Un instante de tiempo se ilumina.

No hay a dónde ir. Ningún lugar a donde ir.
Ya somos libres, y enteros.
Y hermosos en nuestra condición humana imperfecta.

La meditación es infinitamente más simple de lo que piensas.

Jeff Foster

*En el libro “El amor de tu vida” encontrarás valiosas herramientas para amarte y aceptarte tal cual eres. Puedes conseguirlo en papel o digital en este enlace: El amor de tu vida

© 2019 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero sin alterarlos y citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

Un año de profunda transformación

Según el Calendario Maya -el más exacto del mundo-, desde el día 26 de julio hemos comenzado un nuevo año: el de la Tormenta Espectral Azul. Este proceso continuará hasta el 25 de julio de 2017.

Tormenta Azul

Muchas personas están experimentando grandes retos, dificultades o pruebas, y esta información puede sernos de gran ayuda para comprender la finalidad de este proceso.

El tono Espectral corresponde a la acción de liberar, disolver, despegarse.
Podemos declararnos libres de una obligación, y nos da la elección de actuar o no actuar. También indica la capacidad de expresar, revelar, hacer público algo
que no lo era, descubrir, anunciar.

Es el tono de la liberación, del desapego, del dejar ir, de disolver.
Ha llegado la hora de liberarnos de todas las fronteras, las creencias, las estructuras y todo tipo de limitaciones.
Los mayas nos invitan a que seamos verdaderamente libres, y a que llevemos la energía de la liberación a todas las áreas de nuestras vidas que necesitan ser llenadas de libertad.

Recordemos que todo es posible, pues existimos en un Universo ilimitado. Debemos disolver todas las formas de pensamientos de pérdida, practicando el desapego, así como los hábitos que nos quitan energía. Dejemos ir todo aquello que impida que nuestra Luz brille.

libertad interior

La Tormenta Azul anuncia un tiempo de profunda activación y transformación. Hemos llegado a la orilla de lo que hemos conocido de nosotros mismos hasta ahora. Este sello nos indica entrar en ese fuego que cambia cada nivel de nuestro ser, aún las estructuras básicas de nuestras vidas. Debemos entrar en lo desconocido, ha comenzado nuestra metamorfosis.

Este sello maya nos ayuda a trasladarnos de la aparente separación a la Unión. Estamos en el cruce del camino, en medio de una revolución personal, despojándonos de viejos esquemas, experiencias pasadas, memorias y expectativas. Se está purificando y activando nuestro cuerpo de Luz, se está activando para el renacimiento.

Este sello nos prepara para pasar por lo que parece una barrera imposible, y los sentimientos intensos que tengamos alrededor de esta muralla son en verdad el combustible que nos movilizará y nos hará atravesarla. Estos sentimientos son el acceso a nuestro potencial y poder oculto.

Podemos descubrir la libertad del verdadero aventurero, el que personifica la libertad que puede asumir cualquier rol, en cualquier momento, sin apegos. Tengamos confianza en nuestra esencia, que nos traerá esta libertad.

liberación

Si entramos en la sombra de esta energía, nos sentiremos inseguros con el tema de arriesgarnos, y no estaremos seguros de saber elegir. Puede ser que nos hayamos pegado a un límite de crecimiento, o a una pared invisible.

Tal vez hayamos estado sintiendo sensaciones intensas de ansiedad no definidas. Eso es natural, porque ahora estamos en el cruce de la evolución. Durante este gran cambio que está sucediendo, cada nivel de nuestro Ser se está transformando.

Tal vez estemos preocupados por el estado de nuestra salud. Recordemos que tenemos que cuidarnos. La intensidad que sentimos es la activación y purificación de este período de Tormenta.

La sabiduría que ofrece esta sombra es aceptar las enseñanzas que la vida depara. Este sello hace surgir cosas de muy dentro, y limpia los rincones escondidos, revelando cualquier separación de la Fuente.

A veces nos resultará por demás difícil e intenso, y a lo mejor desearíamos escapar de la realidad del mundo. Esto nos puede crear patrones de negación y de adicción, que sólo intensifican el proceso. En esta sombra hallamos la adicción al miedo, al sexo, dudar de sí mismo, bienes materiales, relaciones, trabajo y otros.

En la sombra de la Tormenta podemos estar también sintiendo desesperanza y el deseo de abandonar todo. Pero debemos animarnos, pues estamos en la frontera de lo desconocido. Estamos en el proceso de la transformación, descubriendo en nosotros un nuevo campo sagrado.

Nuestros sentimientos están ahora aumentando en intensidad, podemos usarlos para dirigirnos a ellos y usar esta energía para crear el éxtasis de la libertad.

¡Rompamos las barreras y animémonos! La totalidad de esta transformación desafía todo lo que haya en nuestra realidad. Entreguemos todo lo que perpetua la ilusión de la separación. Echémoslos en el fuego de la Tormenta y, como un Ave Fénix, nuestro verdadero Ser emergerá de las cenizas transformadas.

Ave Fénix

©2016- Enriqueta Olivari. Se pueden reproducir los contenidos, pero citando a la autora y al sitio: http://www.sanatualma.com

Hacernos amigos del vacío

Hemos sido condicionados a temerle al vacío, y buscamos llenarlo de todas las maneras posibles. Algunas, incluso destructivas o que no nos aportan nada significativo.
Nos apegamos a hábitos, comportamientos, cosas y personas por el simple hecho de temer quedarnos solos, o por no soportar el vacío.

Pero no hay escapatoria: somos ese vacío, y está dentro de nosotros como una cualidad interior.

Para poder aceptar de corazón esta realidad, no hay mejor práctica que la meditación. Meditando vamos descubriendo que es en ese vacío donde se encuentran nuestros mayores tesoros. Al entrar en ese espacio interno, descubrimos que en realidad está pleno de un silencio profundo e infinito, que nos colma de un inmenso Amor y de una profunda paz.

También hay otras maneras de hacernos amigos del vacío en nuestra vida diaria. Regalar todo aquello que no usamos ni queremos, por ejemplo, y deshacernos de todo lo que ocupa un lugar innecesario en nuestras vidas, es convidar al vacío a que opere sus milagros.

Quizás lo hayas comprobado: regalas un vestido viejo, y alguien aparece y te regala uno nuevo. O vendes algunos libros que ya no quieres, y entonces descubres uno que te aporta algo importante o bello.

Esto también se aplica a las relaciones personales. He tenido la oportunidad de comprobar varias veces lo mágico que resulta desapegarme de personas que, por diversas razones, ya no tenía sentido que continuaran presentes en mi vida.

Basta con que, -con perdón y desapego-, me aleje de alguien que de alguna manera no encaja conmigo, para que de inmediato aparezca otra persona. Y siempre es alguien mucho más afín a mi alma, a mi vibración y a mi manera de sentir la vida.

Por eso no debemos temerle al vacío. Sólo creando espacio en nuestras vidas y en nuestra energía, es que podemos recibir de corazón y brazos abiertos a lo nuevo, que siempre llega, y siempre es lo más adecuado para continuar con nuestro crecimiento interno.

© 2011 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

¿Libertad o destino?

Antes de nacer escribimos un guión para nosotros mismos. Elegimos el lugar y el momento de nuestro nacimiento, escogemos a nuestros padres, y todas aquellas experiencias, relaciones y circunstancias que necesitaremos vivir para crecer y evolucionar.
Además establecemos pactos con otras almas: qué tipo de relación tendremos, qué acontecimientos enfrentaremos juntos, y lo que se supone que aprenderemos de todo ello.
Es como si fuéramos el guionista, el director y el actor de nuestra propia vida. Y también somos el espectador…

Esta comprensión a mí me ha ayudado a recordar que no existen las víctimas. Que absolutamente todo lo que he vivido, por más difícil que haya sido, cumplía un propósito, escondía una lección, y que había sido mi propia alma quien lo había elegido.

Afortunadamente en el Universo también existe el libre albedrío. Uno puede cambiar ciertas elecciones, puede negarse a vivir determinadas experiencias, o decidir no cumplir el acuerdo que haya establecido con otra alma. Uno tiene la capacidad de elegir a cada momento… hasta cierto punto. Como todo lo que está anclado en la vida, encierra una paradoja.

La auténtica libertad consiste en elegir el modo con el que enfrentaremos las circunstancias de nuestra vida. Podemos atravesar una dificultad quejándonos, o decidiendo de antemano que extraeremos fortaleza y sabiduría de lo vivido.

Y es como en una escuela: si aprendemos las lecciones, éstas ya no son necesarias. Una vez que aprendemos lo que necesitábamos, las circunstancias cambian, las dificultades se disipan, la realidad se transforma.

A veces vivimos situaciones en las cuales la mano del “destino” es tangible. Sincronicidades, magia, milagros… Y en un lugar profundo dentro nuestro, en el alma, sentimos que todo sigue un plan secreto, y que es perfecto.

Sin embargo, muchas veces las personas que más dificultades nos traen son las que más nos ayudan en nuestro crecimiento. Ya sea porque nos reflejan, como un espejo, aquello que no aceptamos en nosotros mismos, o simplemente porque nos desafían, estas personas en realidad son aliados con los cuales hicimos un trato antes de nacer.
Ésta es la función de quienes parecen ser “enemigos”: ayudarnos a crecer y a que aprendamos a amarles más allá de las apariencias…

© 2011 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com