Archivo de la etiqueta: abundancia

30 síntomas de la Ascensión

La Ascensión es el destino definitivo de nuestro planeta y de todos los seres humanos. Es nuestro destino y también un proceso, que supone un aumento gradual de nuestro estado de Conciencia.

Se trata de pasar de la experiencia en la 3° dimensión -que ha sido el estado que hemos vivido hasta ahora, donde la realidad está basada en la dualidad, la separación y el ego- , a la experiencia en la 5ª Dimensión, basada en el Amor Incondicional, la Abundancia y la Unidad.

Antes pasaremos por un proceso de limpieza en la 4ª dimensión, en el cual debemos sanar nuestras heridas emocionales, perdonar el pasado, ir dejando de lado el ego, y comenzar a vivir en el aquí y ahora. También en esta etapa vamos descubriendo a nuestro maestro interior.

Toda la humanidad está inmersa en este profundo proceso de transformación, aunque muchas personas lo atraviesan sin ser conscientes.

Estos son algunos de los síntomas que te indican que te encuentras transitando este proceso de un modo consciente:

1- ¿Has notado algunos cambios últimamente en tu nivel de consciencia? ¿En la manera de percibir el tiempo? (pasa más deprisa, o más lento). ¿En los encuentros significativos con otras personas? ¿En las oportunidades que se te presentan en la vida?

2- Te replanteas -incluso en medio de la crisis financiera-, tu vida laboral. Sientes la necesidad de trabajar en aquello que resuena con tus talentos, o en empleos donde ayudes a los demás. (en este enlace encontrarás la información del curso que daré próximamente acerca de este tema: Curso on-line “Crea el trabajo de tu vida”).

3- Empiezas a dejar de preocuparte por carencias económicas, y a darte cuenta de que siempre se te provee de lo que necesitas, a cada momento.

4- Empiezan a cumplirse tus sueños de una forma natural.

5-Tus relaciones salen de la dependencia y la toxicidad.

6- Aparece en tu vida tu Llama Gemela, que es el espejo de ti mismo y el máximo maestro del Amor Incondicional.
La Reunión con tu Llama sólo será posible cuando ambos hayan evolucionado lo suficiente. Mientras tanto serán compañeros y maestros uno del otro.

7- El drama desaparece de tu vida y alcanzas maestría en el manejo de tus emociones.

8- Te apartas de dogmas y de gurús, te mantienes con apertura mental pero sabiendo que la máxima fuente de sabiduría está en tu interior.

9- Empiezas a conocer el estado de certeza. Sabes de un modo rotundo que todo va a fluir, desde el momento en que te comprometas.

10- Aprendes a fluir desde la aceptación, y dejas de intentar controlarlo todo.

11- Te empoderas desde el corazón, y no desde la mente.

12- Abandonas el miedo a la opinión ajena, y dejas de opinar sobre los demás.

13- Abandonas la dualidad y sus etiquetas: bueno/malo, correcto/incorrecto, etc.
Esto te lleva a la conclusión de que no existe la oscuridad, de que es “sólo falta de luz”, y te dedicas a iluminar con comprensión tus sombras, y a ver qué esconden.

14- Pasas de la teoría a la práctica: menos libros y seminarios, más acción y disfrute.

15- Aunque en un primer momento, por el proceso de limpieza, puedes desarrollar dolencias, con el tiempo tu salud integral mejora mucho.

16- Menos es más: empiezas a encontrar placer en las cosas más sencillas.

17- Eres consciente de las maravillas disponibles para ti donde quiera que vayas, y desarrollas la Gratitud, que es un estado de alta vibración.

18- Te liberas de los roles que no te corresponden, y sientes un fuerte deseo de realizar aquello que sí sientes que es tu papel en el mundo. Estás más en contacto con la voz de tu alma, que te dice cuál es tu sitio.

19- Aumentan la empatía y la telepatía.

20- Manejas el poder de la intención. Ya no haces las cosas porque sí, sino que las haces con una intención consciente, lo cual ayuda a una rápida manifestación.

21- Aprendes de una forma natural a no entrar en las proyecciones y expectativas del otro.

22- Te vuelves mucho más creativo. Al estar más en contacto con la Fuente, necesitas encauzar esa energía en procesos creativos.

23- Sonríes y ríes más. A medida que vas Despertando, comprendes que en la 3° dimensión todo es un juego, y ya no te enredas en las ilusiones del ego, ni te enfadas.
Eres capaz de reírte hasta de tus tropiezos.

24- Aumentan el Amor y la compasión por todos los que te rodean, incluidos los animales.

25- Aprendes a vivir en el aquí y ahora. La ansiedad, la preocupación y el estrés van desapareciendo de tu vida.

26- Aumenta la sensación de paz, mientras disminuyen el miedo y la inseguridad.

27- Tu niño interior está bien atendido, y por ello no tiene rabietas. Has aprendido a escucharle, a darle Amor y alegría.

28- Te sientes en Unidad con todo lo que Es.

29 -Te ocupas más de tu salud, prestando especial atención a la alimentación saludable.

30 – Disfrutas mucho estando a solas contigo mismo.

© 2019 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero sin alterarlos y citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

Curso on-line “Crea el trabajo de tu vida” – 7 de diciembre

Cada vez más personas sienten la necesidad de dejar de trabajar sólo para ganar dinero. Otras pierden sus empleos, y se preguntan qué harán profesionalmente a partir de ahora.

En estos tiempos de grandes cambios que la humanidad está atravesando, es vital que todos nos dediquemos a hacer aquello que nos hace felices.
Sólo así podremos sentir Amor Incondicional, por nosotros mismos y por los demás.

Con este curso on-line podrás descubrir cuál es tu verdadera vocación y cómo llevarla a cabo, para que puedas ganar dinero haciendo aquello que más amas.

SÁBADO 7 DE DICIEMBRE

Horario: 19 hs de España,  12 hs de México, 01:00 pm de Miami

*Curso de 3 horas de duración.

Este curso por internet es para ti:

-Si te sientes insatisfecho y limitado con tu trabajo actual

-Si crees que no puedes ganar dinero haciendo aquello que amas

-Si piensas que hay que sacrificarse y luchar para ganar dinero

-Si estás sin trabajo y no sabes a qué dedicarte

-Si quieres aportar algo valioso al mundo

ESTE CURSO HA SIDO CREADO PARA QUE TE SIENTAS ABUNDANTE, PLENO Y REALIZADO

-Aprenderás a cambiar tus creencias, para que puedas crear la realidad que de verdad deseas.

-Descubrirás la mejor versión de ti mismo.

-Harás una meditación guiada, para que tu Yo Superior o alma te guíe a crear el trabajo de tus sueños.

-Recibirás herramientas para que tu vocación sea tu fuente de abundancia, aún en medio de un ambiente de crisis.

-Contarás con la grabación del curso para seguir con la práctica.

APORTACIÓN: 33 euros, 35 dólares o 500 pesos mexicanos.

INSCRIPCIONES: Si vives fuera de México, envía un e-mail indicando tu país a: shantidasi21@gmail.com

Si vives en México, puedes hacer el depósito en esta cuenta:
BANCO BANAMEX
Titular: Enriqueta María Olivari Tenreiro
Nº de cuenta: 7002/5671072
Número tarjeta (para pagar en Oxxo): 5204 1654 6015 7195
Clabe interbancaria: 0025 4070 0256 7107 24 (para transferencias por internet).

*Una vez realizado el pago, envía una foto del comprobante a: shantidasi21@gmail.com

*Cuando hayas realizado el pago, recibirás un e-mail con el enlace para entrar en la sala de conferencias.

*Si no puedes estar presente ese día, recibirás la grabación del curso.

“Gracias a este curso ya comencé una carrera que ni me hubiera imaginado, en bienes raíces. Y a través de mi servicio ayudo a cumplir el sueño de mucha gente. Yo creía que sólo a través de temas espirituales como Reiki o yoga se puede ayudar, pero me he sorprendido al comprobar que mi trabajo también es una manera de ayudar  a los demás, como mi misión de vida. ¡Gracias Enriqueta, es un hermoso curso!”. Erica Ríos Dávalos, México.

Todos tenemos valiosos dones y ha llegado el momento de compartirlos!

© 2019 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero sin alterarlos y citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

El Portal de Luz del 11 de noviembre

Los Portales son cilindros de Luz que se activan en un determinado momento.
Permiten el ingreso de nuevas energías a la Tierra.
Estas energías nos facilitan dejar el viejo mundo de la dualidad, la separación y el sufrimiento, para poder crear la Nueva Tierra: un mundo de Unión, Amor Incondicional, Abundancia y paz.

Cada apertura de un Portal abre las energías para la Ascensión del planeta y sus habitantes, de allí que se sientan cambios energéticos fuertes que se traducen en cambios físicos, emocionales, mentales y espirituales en cada uno de nosotros.
El aumento de las energías tiende a provocar insomnio, mareos y ansiedad.
También resulta difícil sentirnos “aterrizados”, lo que es absolutamente necesario en este momento.

El 11 de noviembre se abre un poderoso Portal, si bien muchas personas ya pueden sentir su efecto (¡me está costando tanto apretar las teclas del ordenador!).
Este Portal nos trae la oportunidad de crecer, de refinar nuestra energía, de sentirnos conectados a todos y a Todo.
Podemos sentir mucha paz y mucho Amor.

Si por el contrario sientes tristeza, o cualquier otra emoción, se debe al proceso de limpieza tan necesario para que luego puedas entrar en otra vibración. Acepta lo que sea que sientas, Amor es aceptación.

Recomendaciones para alinearse con el Portal 11:11

– centrarse en el corazón
– meditar, y realizar acciones de Amor y cuidado hacia los demás
– visualizar la Nueva Tierra
– comer alimentos ligeros y beber bastante agua
– realizar algún ejercicio físico suave, como caminar
– recibir la luz del sol, con la intención de absorber su poder sanador
– es bueno y recomendable reunirse en grupos afines para activarse unos a otros las memorias, para amarnos, sentirnos acompañados, danzar, gozar y proponer nuevas acciones en conjunto.

Es probable que te lleguen intuiciones, mensajes, nuevas percepciones y certezas. Confía plenamente en toda la información que te llegue desde tu interior.

El duro viaje en la tercera dimensión está terminando, ahora comienza el viaje hacia la propia luz de tu espíritu, ¡ábrete!, dentro de ti está el portal de la Unidad y el Amor.

Pide asistencia y la recibirás al instante. Tus Ángeles, tus Guías, los Maestros Ascendidos, están esperando que abras tu Portal del Corazón para llenarte de Amor y bendiciones.

Nuestra casa en la quinta dimensión nos espera con regalos de Amor, paz, hermandad, sanación, abundancia.
Nos estamos reencontrando con nuestra familia de Luz. Nos miramos a los ojos y reconocemos a nuestros hermanos.
Aquellos que se sientan auto-convocados en el servicio planetario, éste es el momento para participar en la evolución de la raza humana, sólo necesitas irradiar Amor en tu entorno.

¡Bienvenidos a casa!

© 2019 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero sin alterarlos y citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

 

¿En qué mundo eliges vivir?

La verdad es que existen diferentes mundos, o dimensiones. Dependiendo de nuestra vibración o estado de consciencia, podemos elegir en cuál deseamos vivir.

Lo que la mayoría de la gente llama “realidad”, pertenece a la tercera dimensión. En esa dimensión domina la mente-ego, que nos hace creer que estamos separados unos de los otros, de la naturaleza y del planeta.

Por causa de esa creencia generalizada es que existen las luchas, los conflictos, las guerras, la injusticia, la avaricia, los celos, el odio, la pobreza (mental y económica), la destrucción del medio ambiente y todos los “males” que asolan al mundo.

Sin embargo existe otro mundo, que pertenece a la quinta dimensión. Quienes permanecen en esa dimensión son capaces de sentir un profundo Amor por sí mismos, por los demás y por la Tierra.

Ellos saben, desde lo más hondo de sus corazones, que sólo existe la Unión; el daño que le causamos a alguien, nos lo ocasionamos a nosotros mismos, al planeta y a todos.

En esa dimensión la mente no interfiere, y se puede percibir que el tiempo es  una ilusión: el pasado y el futuro se encuentran siempre entrelazados en el eterno aquí y ahora.

En la quinta dimensión sólo existe la cooperación, la ayuda desinteresada, y una profunda paz que no se ve alterada por ningún evento externo. Se goza de la verdadera abundancia, que es un estado interior de plenitud y agradecimiento.

No existen los celos, la competitividad, ni el egoísmo. En cambio, quienes están en esta dimensión buscan siempre el mayor bien para todos, pues se dejan guiar por el alma, y no por la mente. Ellos también son capaces de desarrollar maravillosos dones, como la visión, la telepatía y la intuición.

En estos tiempos toda la humanidad está teniendo que pasar por un profundo e intenso proceso de transformación, pues hemos comenzado una nueva era: la del Amor Incondicional.

El cambio que el propio planeta nos está exigiendo que hagamos, es que salgamos de la tercera dimensión, o del mundo de la dualidad, para experimentar otra realidad, la del Amor y la Unidad.

Por eso tanta gente está experimentando fuertes crisis en sus relaciones afectivas, en su situación laboral, en su salud o incluso en varias áreas de sus vidas simultáneamente. Muchas personas ya no están satisfechas con el modo en el cual han llevado sus vidas hasta ahora, se sienten perdidas y no saben cómo seguir adelante.

Este sentimiento de desorientación, de hallarse perdido, con miedo y angustiado irá en aumento, y a una gran velocidad; el planeta no puede seguir sosteniendo la energía que ha estado gobernando al mundo hasta ahora.

Pasar de la tercera a la quinta dimensión es un proceso de transición, en el cual debemos hacer una profunda limpieza: sanar nuestras heridas emocionales, perdonar todo lo ocurrido en el pasado, ser amorosos con nosotros mismos y con los demás, y permitirnos sentir el  dolor, la intensa furia o el pánico que puede invadirnos, al comprobar que no podemos controlar lo que sentimos.

En este proceso, expresar a solas todas las emociones que sintamos es de suma importancia.

 Estar en contacto con la naturaleza también es de gran ayuda, pues ella es nuestra Madre, en ella nos encontramos en nuestro verdadero hogar, y es adonde podemos recordar quiénes somos en realidad: seres de pura Luz, seres divinos y multidimensionales.

No ver la televisión, no leer noticias desastrosas y negativas, y poner siempre nuestra atención en todas las cosas buenas que sí ocurren a diario, en nuestra vida personal y en el mundo, es fundamental para ir saliendo de esa vibración baja, y comenzar a conectar con una energía más elevada.

Afortunadamente varios maestros o guías han estado dándonos herramientas, consejos y enseñanzas desde hace muchos años, para prepararnos para estos tiempos que ahora estamos viviendo.

El Amor Incondicional debe comenzar siempre por uno mismo. En el año 2010 publiqué en Amazon el libro El amor de tu vida, una guía práctica y espiritual muy eficaz para descubrir cómo amarnos a nosotros mismos de un modo profundo y completo. En ese libro también hay un capítulo dedicado a cómo conectar con nuestros ángeles y guías espirituales, a quienes siempre les podemos pedir asistencia.

Para poder relacionarnos de un modo sano, consciente y armonioso, publiqué también en Amazon mi segundo libro, El amor de tu vida compartida. Este libro es una valiosa guía para establecer relaciones de crecimiento y felicidad, sin sufrimiento innecesario y sin dramas emocionales.

Y en todos mis talleres, conferencias, videos y publicaciones de este blog he dicho una y otra vez lo importante que es amarse a uno mismo, meditar y sanarse emocionalmente.

Ya no podemos seguir postergando… ¡El tiempo de hacer un cambio de Consciencia es ahora!

Todos tenemos la libertad de elegir, a cada momento, en qué mundo queremos vivir. Para quienes elijan el Amor, la unión y la paz, las recompensas serán infinitas, y de ese modo estarán contribuyendo a crear un nuevo mundo; el mundo que nuestras almas siempre han anhelado.

© 2019 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero sin alterarlos y citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El dinero también es espiritual

El dinero es una energía neutra. Es una energía que sirve para conexiones comerciales y conexiones de todo tipo entre las personas. Es una energía que definitivamente nos conecta.

Si viviéramos en una sociedad totalmente consciente de nuestra espiritualidad, el dinero sería una maravillosa herramienta de conexión en positivo, siempre para actos positivos alineados con la esencia del Ser, alineados con el Bien. Sin embargo, el dinero actualmente también sirve de conector entre personas sin sabiduría, desalineadas con su esencia y con traumas sin resolver.

El dinero, a día de hoy, conecta a personas conscientes de la espiritualidad y también conecta a personas que no son conscientes de dicha espiritualidad. De las dos formas, el dinero sirve para conectarnos, para relacionarnos. Y desde el punto de vista del aprendizaje, el dinero actúa de herramienta tanto para disfrutar de conexiones armónicas como para generar conexiones desarmónicas en las que hay personas que sufren o que actúan mal. O lo que es lo mismo, sirve para hacer el bien y para hacer el mal.

Pero cuando se hace el mal y el dinero está de por medio, en realidad se están generando continuamente oportunidades de aprendizaje. Cuando se repiten escenas con el mismo trasfondo desarmónico, las personas están representando una y otra vez un antiguo trauma para darse una nueva oportunidad de darle salida a lo que en un principio se quedó bloqueado, y así poder hacer lo que no se pudo o no se supo hacer en un primer momento.

Así que, ya sea para bien o para mal, el dinero (que es neutro) actúa de conector para hacer el bien o para hacer el supuesto mal. Y digo “supuesto mal” porque el que se generen oportunidades de aprendizaje para que las personas se puedan alinear con el Bien esencial, no sería algo tan malo, ¿verdad? Entonces, ¿es el dinero algo espiritual en última instancia?

Sé de la mala fama que puede o ha podido tener el dinero a nivel espiritual. Y personalmente he podido comprobar el gran daño que han hecho en mí las creencias erróneas acerca del dinero y lo espiritual. En primer lugar, desde bien pequeñito a través del entendimiento que mis padres hicieron de la religión católica y me transmitieron con su ejemplo. Y luego ya de mayorcito cuando, tras mi debacle personal por no haber sabido ni querido adaptarme al sistema capitalista-industrial, empecé a relacionarme con personas supuestamente espirituales. Y a esas personas yo las consideraba mucho o muchísimo más avanzadas que yo en los temas espirituales.

En esa nueva etapa de mi vida, parecía que el malo de la película había sido y era el dinero, el “vil metal”. Y en mi estupidez supina de seguir echando culpas a lo externo a mí, encontraba que el dinero y los adinerados eran bastante culpables de mi sufrimiento y del sufrimiento de millones de personas. Y que ahora lo que tocaba era “elevarse” y caminar en pro del trueque y de ayudar a los demás lo más desinteresadamente posible. Yo tenía que demostrar que era buena persona (en realidad demostraba que era una persona sin autoestima que tenía que dar para que los demás me quisieran). Y además de eso, también tenía que confiar en la abundancia natural del universo. Es decir, rechazar el dinero al tiempo que tenía que confiar en la abundancia.

Creía que ayudando de corazón y de forma desinteresada, todo el dinero que necesitara, me iba a llegar. Es decir, yo estaba seguro de que debía rechazar al dinero para que una inteligencia superior me hiciera llegar dinero. ¡Totalmente absurdo energéticamente hablando! La verdad es que muchas veces miro hacia el futuro y pienso: “¿Me seguirá pasando esto de creer que ahora estoy en lo cierto y cuando pasa un tiempo descubro que he sido un auténtico gilipollas?”.

En fin… Después de sopesar varios conceptos de la supuesta espiritualidad y de la espiritualidad de la nueva era… Después de adquirir varios conocimientos (que no sabiduría)… Después de darme una hostia tras otra, decidí hacer lo que he hecho en toda la trilogía de La Creaticidad, aplicar la duda. Y entonces observe los siguientes puntos:

– Nos dicen en la espiritualidad que todos somos uno, o mejor dicho, que todos estamos conectados.

– Se puede suponer entonces que alcanzar la verdadera espiritualidad sería llegar a la certeza de esa conexión y asumir que todos estamos bañados por un Gran Espíritu.

– El dinero es una herramienta para establecer relaciones entre las personas.

– En la mayoría de los actos en los que las personas se conectan entre ellas, el dinero está presente: vivienda, ropa, comida, viajes, teléfono, Internet, enviar algo a alguien, recibir algo de alguien, regalar algo, que te regalen algo, ofrecer algo y que te lo recompensen, etc.

– Entonces, ¿se puede concluir que el dinero está presente como herramienta de conexión entre las personas encarnadas en un mundo físico?

– Y si el dinero nos sirve para conectarnos, ¿podemos deducir que estamos ante una herramienta de conexión poderosa, y por lo tanto estamos ante algo sumamente espiritual?

– Es más, si las élites que gobiernan el mundo desde siempre saben del significado espiritual del dinero y de su poder de conexión entre los seres humanos, ¿podríamos tal vez conjeturar que son precisamente las élites quienes se han encargado de diabolizar el dinero y nos hemos creído esa mentira?

– Y dando un pasito más… Si las élites tienen el poder de infiltrar personas e ideas en todos los lados, ¿sería muy descabellado pensar que han estado infiltrando creencias erróneas en la emergente espiritualidad desde hace décadas?

Hay algo que tengo muy claro, y es que si yo fuera uno de los que manejan los hilos en el mundo y deseara controlar y hacer sufrir al ser humano, me encargaría no sólo de que las personas más espirituales y con más potencial de amor tuvieran tan poco dinero que no pudieran comunicarse con nadie, sino que trataría de conseguir que voluntariamente esas personas hicieran de la pobreza su Dios y rechazaran el dinero-conexión.

Y es que una persona con grandes posibilidades económicas y con un enfoque de beneficio para todos, es una herramienta espiritual de gran calibre. Conozco a personas con mucho dinero y que al mismo tiempo tienen un gran corazón y vocación de ayuda y de beneficio para todos. Esas personas, para mí, han recordado más la esencia del Ser que otras personas con creencias en contra del dinero que presumen de ser espirituales porque hacen prácticas que se suelen calificar de espirituales.

Me parece que hemos de reconocer que el dinero cumple un papel de conector entre las personas. Al encarnar como seres humanos vivimos en la ilusión de la separación. Pues bien, el dinero, tomado desde la esencia del ser humano, ha de ser visto como esa energía que nos sirve para relacionarnos y recordarnos que todos estamos conectados.

Repito que el dinero es una energía neutra. El dinero actúa de espejo. Actúa de difusor y transmisor de lo que hay dentro de quien lo usa. Su uso de forma “limpia” o de forma “sucia”, no depende del dinero propiamente, sino de cómo está quien hace uso de él. Por lo tanto, es muy conveniente que las personas que quieren hacer el bien y mejorar el mundo, tengan mucha energía de dinero disponible. Conviene que sean de millonarios.

La verdadera abundancia, si tenemos en cuenta al dinero, está en tener la creencia de que hemos de tener dinero ilimitado, de millonarios para arriba. Cualquier cantidad que nos pongamos como límite, es el equivalente a poner una limitación a una energía que en realidad es ilimitada. Sé de muchas personas que se ponen un límite de dinero con el argumento de que se conforman con esa cantidad, de que esa cantidad es suficiente. Pero para mí, si asumes que a más cantidad de dinero, mayor capacidad de ayuda a la Humanidad, la mentalidad más espiritual es la mentalidad de ser de millonario en adelante. La verdadera mentalidad abundante es la mentalidad millonaria.

© 2018 Pedro Gea Martínez
Extracto del libro LA CREATICIDAD – Parte 2: “La espiritualidad actual. Una mirada crítica”.

*Disponible en Amazon en papel y digital en este enlace: La espiritualidad actual (La Creaticidad parte 2)

Más información: www.lacreaticidad.com

© 2019 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero sin alterarlos y citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

Los cinco compromisos del ser humano

A lo largo de mi trayectoria ayudando a las personas y tras observar qué tipo de bloqueos, situaciones y energías sujetan los problemas que tienen, he elaborado una pequeña teoría acerca de los compromisos que parece adquirir el alma al encarnar como ser humano. Se les podría considerar también como peajes que en principio hay que pagar. Esos compromisos son:

– El compromiso con la biología. Éste parece el más fuerte de todos. Si has leído la PARTE 3 de la trilogía y has leído lo que expongo sobre los descubrimientos del doctor Hamer, sus Leyes Biológicas y su Nueva Medicina, ya sabes de qué trata este compromiso. Este compromiso se basaría en que el alma se presenta ante la biología y ésta última le dice: “Te presto mi formato de cuerpo físico a cambio de que me ayudes a asegurar la supervivencia de la especie”. O sea, que el “precio” que hay que pagar por tener un cuerpo físico es que la biología va a intentar que sobrevivas a toda costa porque la especie tiene que perpetuarse. Y si alguien se cae en el intento, a la especie (a la biología) le da igual, porque lo importante es siempre salvar a la mayoría.

El compromiso con los padres. Se suele decir entre los más entendidos en temas de espiritualidad que las almas tienen a 7 parejas de padres entre las que elegir antes de encarnar. También se dice que por vibración y por proyecto de vida, simplemente las almas captamos qué padres vibran mejor con lo que queremos experimentar en la siguiente encarnación. A muchas personas que les comento lo de las 7 parejas de padres a elegir me dicen algo así como: “¡No quiero pensar cómo serían las otras parejas!”. Y es que parece que pocas personas están contentas con los padres. Eso sí, los hay también que tienen devoción por papá o por mamá, y también quienes tienen devoción por los 2 padres al mismo tiempo y suelen ser personas bastante armónicas y equilibradas.

Bueno, pues digamos que al acuerdo entre almas es el siguiente. El alma del futuro bebé pone sobre la mesa su deseo de venir a la Tierra, y las almas de los padres les dice: “Te vamos a recibir, te vamos a dar la vida para que vengas, pero tú tienes que hacer algo a cambio para nosotros”. Quienes sepan sobre temas de descodificación, esto les sonará a el proyecto sentido. Es decir, que los padres, consciente o inconscientemente ya tienen alguna labor para su hijo o hija, ya tienen un proyecto. Ese proyecto puede ser cualquier cosa: cuidarlos cuando sean mayores, ser lo que no ha podido ser papá o mamá, juntar a la pareja porque estaban en crisis, salvar a las personas, dedicarse a lo mismo que se dedica papá o mamá, parecerte a alguien que admira papá o mamá, etc. Ese proyecto o papel que asume el alma del niño puede ser de cualquier tipo, y será algo con lo que ya cuente antes de encarnar. Es decir, que nosotros mismos, somos más responsables de lo que parece de aquello que nos pase, porque ya empezamos incluso eligiendo padres.

Para consuelo de todos, esto es como un pre-contrato que, en el caso de detectarlo y que no te esté beneficiando, se puede hacer algún tipo de ritual para rescindir ese contrato explicando simbólicamente a los padres que estar así es algo que no te beneficia y que tampoco les beneficia a ellos.

– El compromiso con el linaje o clanEl linaje o clan también tiene su papel en esta historia.  Por el nombre que se le ponga al bebé, por su fecha de nacimiento comparada con la fecha de nacimiento o muerte de algún miembro del clan o por cualquier otro criterio de afinidad, digamos que siempre hay un antepasado que tiene preferencia a la hora de encargarle algo de “trabajo” al nuevo miembro del clan. Y para verlo de forma gráfica y a modo de cuento, digamos que cuando el bebé está en la cunita viene el alma del abuelo, de la abuela, de la bisabuela, etc., y es como si le dijera al oído: “Te permitimos ser parte del clan a cambio de que tú, para que nuestro linaje sobreviva y se perpetúe de la mejor manera, repitas lo que yo hice porque me fue bien y así a ti también te irá bien… o haz lo contrario de lo que yo hice porque yo actué mal y estoy arrepentido/a… o lleva cuidado con x cosas o actitudes o personas porque corres peligro, etc.”. El ancestro que te haya “tocado” va a cargar al alma recién encarnada con un compromiso a través de un trabajo que le encarga o de unas recomendaciones de vida que el alma del bebé se compromete a cumplir… de momento.

Al igual que pasaba con los padres, esta carga también se puede soltar simbólicamente argumentando mediante un ritual que la persona actual ya ha adquirido un conocimiento que hace innecesario seguir actuando de cierta manera, agradeciendo al ancestro por su recomendación y sanándolo a través de un conocimiento más sabio. Por suerte, estos trabajos que se aceptan desde pequeñitos no son una carga que se haya de llevar siempre si te está perjudicando. Y es que según el estado evolutivo del ancestro, puede recomendar al nuevo miembro algo que está alejado de las cualidades esenciales del Ser, y cuando el nuevo miembro incluso de adulto se percata de esto, puede hacer un corte con ese compromiso por el bien propio y del linaje.

Añadir que, a veces, es muy fina la línea entre el compromiso con los padres y el compromiso con el linaje, porque los padres también forman parte del linaje y pueden encargarte tanto un proyecto de vida a modo personal como un compromiso en base al linaje. Pero lo más usual es que se repare (repitiendo o haciendo lo contrario) a la línea de abuelos o la línea de bisabuelos.

El compromiso con el planetaSería lo mismo que un compromiso con nuestra casa. De la misma forma que cuando tenemos una vivienda, energéticamente tenemos una especie de compromiso por mantenerla en condiciones adecuadas y por respetar nuestro entorno, pues extrapolemos nuestra casa a nuestro planeta y tenemos un compromiso con esta parte de la Creación. Es como si el planeta nos dijera: “Yo te presto mi tierra, mi aire, mi agua y todas mis cualidades a cambio de que me respetes y me cuides, que respetes el para qué yo he sido creado y te adaptes”. Un planeta limpio, un respeto por los recursos, por las cadenas alimenticias, por la belleza de la naturaleza… es a lo que yo creo que se compromete también el alma que viene a hacer uso de esta maravilla de casa física que es la Tierra.

Me da la impresión de que Creadios tiene un especial cariño por la Tierra y que si en un momento dado el ser humano fuera tan idiota como para intentar hacer estallar el planeta, tal vez sólo en ese caso, habría un mecanismo de defensa. Es decir, que Creadios no interviene salvo en casos extremos. No tiene mucha pinta de que eso sea así, pero me gusta pensarlo. También creo que el planeta tiene una fortaleza tremenda y que el ser humano no es capaz de cargárselo. Como mucho, la Humanidad podría cargarse a la propia Humanidad, pero tal vez siempre quedaría alguien para seguir con la rueda de encarnaciones para que Creadios se divirtiera en su pantalla de cine. Ahora mismo se tiene que estar divirtiendo de lo lindo con cómo están las sociedades. No estaría de más que interviniera un poco. Tanto dolor, tanta película dramática también se debe de hacer aburrido para ello.

El compromiso con Creadios. El acuerdo que se hace en última instancia con Creadios es que ello te dice: “Te meto en la rueda de la encarnación a cambio de que vayas recuperando los libros que te he escondido, a cambio de que vayas recordando lo que eres y tus cualidades esenciales. Puedes emplear las encarnaciones que necesites, y cuanto antes lo recuerdes todo, antes disfrutarás de volver a Casa e incluso de un premio especial aparte del premio que suponen todas las experiencias de todas tus encarnaciones”. Quiero pensar que hay una especie de premio para quien completa todo el aprendizaje y vuelve al origen con todas las cualidades. Tal vez ese premio sea el darse el gustazo de vivir 1 o más encarnaciones disfrutando de estar encarnado, con salud hasta el fallecimiento y haciendo tal vez grandes cosas por las otras almas que siguen aprendiendo-recordando.

Sigo creyendo que el Creador no interviene en este juego. Tal vez en los planos más sutiles de nuestro ser, junto con otras almas, nos hayamos montado algún sistema de premios o algún tipo de competición o algún tipo de plan, pero yo siento que ese plan está creado precisamente por nuestras almas que están aparentemente separadas del Creador. Y que al Creador en sí, ni le va ni le viene que tardemos más o menos en conseguir ciertos objetivos. Él observa y, como decía en el punto anterior, sólo en momentos límite puede intervenir.

La realidad es que podemos elucubrar con todas las versiones o explicaciones a nuestra realidad que queramos, porque me parece que siempre nos quedaremos muy lejos de la verdad real. Pero si un “cuento” como el que te he propuesto nos sirve para llevar una vida mejor, pues bienvenido sea, ¿no te parece?

© 2018 Pedro Gea Martínez – Extracto del libro La Creaticidad parte 1:  “Tu vida exterior refleja tu vida interior”. Más información: http://www.lacreaticidad.com

© 2018 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos sin alterarlos, citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

Cómo atravesar las etapas difíciles

A todos nos llegan etapas en las que debemos enfrentar grandes dificultades o retos importantes. Y esto nos puede suceder en cualquier área de nuestras vidas.

Actualmente pareciera que los desafíos se multiplican, o que nos llegan uno tras otro, sin darnos casi descanso. Esto sucede porque ya no podemos seguir pensando o actuando como solíamos hacerlo. Ahora todos los seres humanos debemos despertar a una mayor consciencia. Todo el Universo nos empuja, de alguna manera, a que sanemos nuestras viejas heridas, a que dejemos atrás viejos patrones o creencias y descubramos nuevas maneras de responder a lo que nos presenta la vida.

Aquí comparto algunas prácticas que son muy valiosas para atravesar las etapas difíciles o dolorosas:

-Es natural que necesites compartir tu dolor, miedo o preocupación. De hecho, hacerlo es bueno y necesario. Pero no les cuentes tu “problema” a todas las personas con las que te encuentras. Hazlo sólo con dos o tres personas cercanas, que sabes que te aman de verdad, que no te juzgarán y que te ofrecerán algún tipo de ayuda efectiva (si no tienes dinero para pagar el alquiler, por ejemplo, de poco te servirán las típicas frases hechas).

-Es humano que sientas autocompasión. Permítete sentirla, pero hazlo por un plazo determinado –uno o dos días-, y luego recuerda que tú creas tu propia realidad. Has creado esa realidad para aprender algo, y puedes cambiar cualquier cosa que no te guste de tu vida, o que te haga daño. Recordarlo te ayudará a sentirte poderoso y libre.

-Expresa a solas las emociones que sientas. Hacerlo es muy necesario, así que acéptalas, pues eres un ser humano. Llora, grita, patalea, pero hazlo a solas y apenas por un rato; puede ser a diario. Luego haz algo que te ayude a sentirte bien: darte una ducha, salir a dar un paseo, escuchar tu música preferida, etc. De ese modo no te quedarás atrapado en las emociones, y te darás cuenta de que también te están sucediendo cosas hermosas: ha salido el sol, tienes comida en tu mesa, cuentas con el apoyo de alguien…

-Ponte en el primer lugar de la lista. Estás pasando por una etapa difícil, entonces darte tiempo para cuidar de ti es muy necesario. Si no estás pudiendo lidiar con los problemas de algún amigo o familiar díselo, con respeto. Si te ama de verdad lo comprenderá y respetará tu necesidad de estar contigo mismo. Pero no te aísles por completo; siempre, en algún rincón, puedes encontrar la ayuda que necesitas. Mantente alerta y abierto, no te encierres en tu dolor.

-Usa tu mente a tu favor: aunque aún no sepas la razón por la cual estás atravesando ese reto, confía en que, en algún momento, podrás comprenderlo.

Recuerda todos los desafíos que ya has enfrentado, todas las veces que te has “caído”, y recuerda también que, de un modo u otro, los has superado y te has levantado. Acordarte de esto te ayudará a sentir que, si estás atravesando un momento difícil, es porque tú puedes superarlo.

-Si estás pasando por momentos difíciles a nivel afectivo, debes dedicarte más que nunca a amarte a ti mismo. Mi libro El amor de tu vida te ofrece valiosas herramientas para hacerlo. Si ya lo has leído, reléelo y haz sus ejercicios. Si no lo leíste aún, quizás sea un hermoso regalo que puedes brindarte a ti mismo.

-Cuida de tu niño interior. Cuando nos sentimos desvalidos, con miedo, desconsolados o solos, muchas veces es porque nuestro niño interior está desatendido (en mi Curso en audio “El amor de tu vida” te guío de un modo amoroso para que puedas comunicarte con él y saber cómo cuidarlo, entre otros varios ejercicios).

-Si tu reto es a nivel económico, pon tu energía en descubrir nuevas formas de ganar dinero. Las crisis nos traen grandes regalos, entre ellos la creatividad necesaria para tener nuevas ideas. Si no se te ocurre nada, conversa con algún amigo o familiar que te pueda dar ideas concretas y viables.

Agradece todo lo que ya tienes, y pon tu atención en lo que sí funciona bien en tu vida.

-Medita. Poco a poco irás encontrando en tu interior un espacio que no es afectado por nada de lo que ocurra en tu mundo externo. Podrás sentir paz, relajación, confianza y Amor aún en medio de la mayor tormenta.

-Ten en cuenta que a veces las etapas de crisis nos instan a que dejemos atrás relaciones o personas, trabajos o tareas que ya no encajan con quienes somos ahora. Practicar el desapego y agradecer lo que estás soltando te ayudará inmensamente a sentirte liberado y ligero. Es necesario abrir espacio para la llegada de lo nuevo.

-Si tu reto está relacionado con tu salud, cuentas con la ayuda de mi nuevo libro, Mi querido cáncer. En él comparto en qué consisten las mal llamadas “enfermedades”, por qué se crean, y cómo puedes curarte a ti mismo. Hacerlo es bastante fácil, sobre todo si no llenas a tu cuerpo de sustancias químicas ni te dejas dominar por el miedo.

-Haz una lista de todas las lecciones que esa situación te está trayendo. Hazlo por escrito, es más efectivo. En la medida que lo hagas acabarás sintiendo gratitud por esa etapa que estás atravesando, porque ésta te permite ser más fuerte, y también más sabio.

© 2018 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos sin alterarlos, citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

La lucha no es necesaria

Hace tiempo escribí un artículo en el cual explico que la energía del ego masculino ha dominado el mundo, y cómo sus efectos han resultado sumamente nocivos (puedes leerlo aquí: https://shantidasi.wordpress.com/2012/08/28/el-regreso-de-lo-femenino/).

Esta energía masculina mal canalizada nos ha llevado a creer que debemos luchar contra todo: contra los pensamientos, las emociones, contra el cuerpo… Inevitablemente, si luchamos contra nosotros mismos acabaremos luchando contra los demás. Ese es el origen de todas las guerras.

También nos han hecho creer que para gozar de prosperidad debemos luchar y sacrificarnos. Pero gracias a la Ley de Atracción podemos aprender a hacer realidad nuestros sueños sin tantas dificultades o esfuerzo. Es cierto que debemos trabajar, pero si hacemos lo que amamos no supone una lucha, sino un gran gozo.

La lucha no es necesaria. De hecho para crecer y transformarnos lo primero que debemos hacer es aceptar, lo cual no implica ningún tipo de lucha, sino todo lo contrario.

Querer controlar los pensamientos no funciona, y si lo has intentado ya sabes que ese no es el camino. Los pensamientos se observan sin juzgarlos, es decir, sin ponerles etiquetas como “positivo” o “negativo”. Mientras meditamos sólo observamos y aceptamos lo que sea que percibamos: pensamientos, sensaciones, emociones… De este modo poco a poco dejas de identificarte con tu mente; tú eres la consciencia que la observa, con aceptación y desapego.

Las emociones tampoco deben ser controladas o reprimidas; luchar contra lo que sentimos no es efectivo. Si tenemos emociones intensas, entonces las expresamos a solas, y luego nos dedicamos a meditar, o sea a observar sin juzgar lo que ocurre en nuestro interior. De este modo las emociones se transforman por sí mismas, y poco a poco nos vamos liberando de la ira, el miedo o cualquier emoción que prevalezca.

También nos han condicionado a pensar que debemos luchar contra las enfermedades, como si ellas fueran un enemigo que hay que combatir a cualquier precio. Afortunadamente, gracias a un conocimiento científico ampliamente comprobado, ahora tenemos la oportunidad de descubrir que la lucha contra las enfermedades no tiene el menor sentido.

Las enfermedades en realidad no existen, pues son simplemente mecanismos naturales del cuerpo humano, que se activan para que podamos sobrevivir a ciertos eventos traumáticos.

Este conocimiento nos libera del miedo, la lucha, los tratamientos costosos y nocivos, y nos ayuda a comprender que el cuerpo humano fue diseñado de un modo perfecto. Él no está programado para matarnos.

Para amar a nuestro cuerpo es necesario saber cómo funciona, y así podremos acompañarlo de un modo amable en su proceso natural de curación. Nuestro cuerpo ha sido programado para curarse a sí mismo, lo cual es una excelente noticia (en mi libro Mi querido cáncer comparto mi propia experiencia, y explico de qué se trata este descubrimiento científico, que en realidad es un canto a la vida y a la sabiduría de nuestro cuerpo).

En lugar de luchar, desgastarnos y acabar exhaustos -sin lograr los resultados que deseamos-, podemos informarnos, aprender nuevos caminos, aceptar y fluir con lo que somos y con lo que nos sucede.

El mundo cambiará si cada ser humano que lo habita también cambia. Tenemos la oportunidad de crear un mundo más humano, amoroso y comprensivo, y si abandonamos la lucha marcaremos una gran diferencia.

© 2018 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos sin alterarlos, citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

Salud, dinero y amor

Todos queremos sentirnos bien. Todos queremos ser felices.

Para saber dónde estamos buscando nuestra felicidad basta con que respondamos una sencilla pregunta: ¿qué debería cambiar en nuestra vida para sentirnos plenamente felices? Sea cual sea nuestro problema es casi seguro que pertenece a una de estas tres categorías que parecen abarcarlo todo: salud, trabajo y relaciones (o salud, dinero y amor, como dice la canción).

Sé que es un error condicionar la propia felicidad a cualquier situación externa, pero la verdad es que hay problemas que me preocupan y me hacen olvidar que puedo disfrutar plenamente de mi presente tal como es ahora.

El momento presente, es decir, ese único instante en el que todas las cosas suceden, encierra un tesoro de alegría, plenitud y paz que tal vez sólo hemos experimentado en algunos raros momentos.

Existen numerosas referencias acerca de esta posibilidad que está siempre a nuestro alcance pero que, sin embargo, normalmente no podemos descubrir. Algunas son historias o parábolas, como la del anciano que mendigaba sentado sobre un simple cajón, que llevaba siempre con él, y que era una de sus muy pocas pertenencias. Un día le pidió limosna a un Maestro que pasaba por el camino, quien se disculpó porque no tenía dinero para compartir, pero le sugirió que revisara bien su cajón, el que finalmente, para sorpresa del mendigo, resultó haber estado siempre lleno de monedas de oro. O como el relato que cuenta que durante la Creación, la felicidad quedó escondida en el interior de cada ser, para recompensar a los más sabios o a los más simples, es decir, a los únicos que la buscarían allí.

¿Dónde estamos buscando la felicidad? Para encontrarla no hay que hacer una búsqueda interminable ni emprender un largo y peligroso viaje, como en los dos cuentos mencionados.

Igual que una casa abandonada

Cualquier casa que queda deshabitada se deteriora con el paso del tiempo. También puede pasar que algún intruso la ocupe. Obviamente ambas situaciones perjudican al legítimo dueño.

Salvando las distancias, algo parecido sucede con el momento presente. Podemos vivir plenamente en él, experimentándolo con completa consciencia, o podemos abandonarlo. Si nos identificamos con la incesante corriente de nuestros pensamientos (casi siempre negativos, que nunca se detienen), literalmente abandonamos nuestro “aquí y ahora”… y nuestra vida entonces se deteriora. El ego es ese intruso que ocupa en nuestra mente el legítimo lugar que nos corresponde ejercer, que es el de sentir, experimentar, ser conscientes… En lugar de eso, “pensamos” durante todo el día.

Pensar, pensar y pensar, sin que en realidad haya una razón para hacerlo, sin que haya un problema real que requiera ser analizado (lo cual sólo puede llevar unos momentos), es innecesario y profundamente desgastante.

Nuestra mente crea nuestra realidad. Y aunque no estemos atentos y conscientes para crear de manera deliberada las experiencias positivas que queremos vivir, de todas maneras seguiremos creando. Pero serán esos procesos inconscientes, normalmente negativos, los que irán tejiendo nuestra vida. Y nuestra salud, nuestro trabajo y nuestras relaciones reflejarán la falta de atención o de consciencia con que estemos viviendo el presente.

El primer paso es abrir bien los ojos y mirar atentamente el milagroso mundo que nos rodea.

Y sin más demora: echemos al okupa y volvamos a casa. ¡Ya es hora!

Axel Piskulic

© 2018 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos sin alterarlos, y citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

Visualiza tu trabajo ideal

Desde muy joven siempre he trabajado haciendo aquello que de verdad quería. La satisfacción que he sentido a lo largo de toda mi vida profesional ha sido inmensa, y deseo que los demás puedan sentir la misma realización y felicidad.

Por eso he estado escribiendo artículos que pueden ser de gran ayuda para crear la realidad que deseas, y están basados en mi experiencia personal.

Muchas personas se están sintiendo insatisfechas con su empleo o trabajo actual. Cada vez hay más gente deseando realizar su verdadera vocación, aportando sus dones y talentos al mundo.

Sin embargo, a veces uno no sabe todavía a qué se quiere dedicar. O entonces se siente un poco confundido, entre dos o más opciones.

Esta visualización te ayudará a descubrir cuál puede ser tu profesión ideal, y así poder manifestarla en tu realidad.

-Haz esta visualización en un momento que te encuentres tranquilo, y asegúrate de que no te interrumpirán.

-Hazla como un juego, sin preocupaciones ni ansiedad.

-Respira hondo varias veces antes de realizarla, sintiendo que con cada exhalación tu cuerpo se relaja más y más. Exhala todo el aire, dejando que junto con él se vaya cualquier tensión.

-Responde espontáneamente a las preguntas del ejercicio, sin darle vueltas con la mente.

-Puedes leerlas o grabarte las siguientes preguntas, y mientras las escuchas las vas respondiendo con tu imaginación.

-Ten papel y bolígrafo a mano, para ir apuntando las respuestas que te irán surgiendo. Y entonces, comienza:

Imagínate que vives una vida verdaderamente alegre y llena de amor.

¿Cómo responderías a las siguientes preguntas?

1- Qué actividades estás realizando o qué tipo de aptitudes estás usando: ¿leer, hablar, negociar, aconsejar, pensar, escribir, organizar o dirigir; trabajar con niños, correr, practicar un deporte, trabajar con objetos, crear cosas, arreglar máquinas y equipos técnicos; o trabajar con las plantas, los animales o datos informáticos?

2- ¿Cuántas horas a la semana dedicas a tu actividad laboral? ¿Cuál es tu horario? ¿Cuántos días seguidos trabajas por mes o por semana?

3- ¿Tienes un trabajo ajetreado, con mucha actividad física, o te desenvuelves en una atmósfera tranquila y relajada?

4- ¿Trabajas cada día con las mismas personas? ¿Cómo son? ¿Cuál es tu papel entre ellas? ¿Qué porcentaje del tiempo trabajas solo?

5- ¿Cómo es tu entorno laboral? ¿Está al aire libre o en un edificio, trabajas en tu casa o en un centro u oficinas? ¿Viajas? ¿Si es así, dónde y con qué frecuencia? ¿Trabajas en la ciudad o en el campo?

6- ¿Cuál es tu estatus o el papel que juegas? ¿Cuáles son tus responsabilidades? ¿Tus oportunidades de ascenso? ¿For­mas parte de un equipo? ¿Trabajas para una empresa, grande o pequeña, o eres autónomo? ¿Tienes un único empleador, un grupo de empleadores o contratas tus servicios con varios clientes?

Imaginándote esta vida feliz con cada vez más detalles, continúa afinando y expandiendo tus respuestas, pensando en más posibilidades y opciones e imaginándote con cada vez más cosas que la vez anterior.

Podrías aclarar tus ideas con respecto a lo que deseas concentrándote en ello y eliminando los límites de lo que te parece posible.

Estás creando un modelo que le indica a tu Yo Superior (aquella parte de ti que es la más consciente, y que existe en una dimensión más elevada) cómo sería tu vida ideal. Contestando a estas preguntas, tu Yo Superior ya se pone en acción para poder llevar esta vida ideal hacia ti.

Lo hará trayéndote ideas, contactos, información y todo lo que necesites para que puedas dedicarte a tu verdadera vocación.

Artículos relacionados: 

-Focaliza tu atención y atrae lo que deseas

Cómo hacer realidad tus sueños

© 2018 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos sin alterarlos, citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

 

 

 

Siete palabras mágicas

1- Muévete. Mueve tu casa, tu cama, tu cuerpo. Camina, sal por las montañas, sal de la rutina del trabajo, las relaciones y los patrones de vida. Cambia tu perspectiva. Acércate a aquellas personas con las que puedas ser auténtico y nutran tus sueños más locos. No necesitas mover montañas, trasladar una pequeña piedra puede hacer maravillas.

2- Toca. Toca las partes que amas de tu cuerpo. Da abrazos en la panadería, en el parque, en las puertas de toda la ciudad. Besa a la gente en la mejilla. Acaricia a tu gato o tu perro un poco más. Saborea la sensación de un pañuelo de seda, de una pieza de madera, de las diferentes texturas. El musgo, las cortezas, las rocas y el agua. Mientras más lo hagas te sentirás más a gusto con el placer de tocar.

3- Escucha. Siéntate en silencio y observa cuanto hay allí para ser escuchado. Escucha a la gente, lo que realmente están diciendo. Escucha hasta la última nota de cada canción. Escucha tu voz interna, esa que sólo escuchas cuando la confusión de cada día disminuye. Oye el susurro de las hojas, el llamado de las ranas, el crujido de la madera ardiendo en tu chimenea. Escucha con tu corazón y siempre escucha aquello que nunca es hablado.

4- Siente. El dolor, experimenta el gozo, hasta que sientas que vas a evaporarte. Permítete reír hasta que te duela, siente el Amor desde lo más profundo de tu corazón. Ríndete a la sensualidad de la vida. Enójate y expresa tu furia, si es el caso, pero hazlo a solas. Si no sientes de verdad, no estás vivo.

5- Confía. Tú sabes lo que necesitas saber. Detén tus dudas. Aquella cosquilla interna es tu más alta verdad y ella te servirá del mejor modo. Te arrepientes cuando desconoces o niegas tu intuición. Ten esto en cuenta: finalmente, tú y sólo tú sabes lo que es mejor para ti. Si pasas, sin darte cuenta, todo tu día pintando, eso es lo que debes hacer. Si te encanta caminar al lado del océano, encuentra la forma de llegar allí. Si no confías completamente en ti, te conviertes en moho.

6- Reúnete. Con los hombres y mujeres que amas. Toma el té acompañado, camina en compañía por el bosque, conversa y habla, lee en voz alta para otros. Celebra que tu cabello, tu piel, tu cuerpo y tus historias son diferentes a las de los otros, y a su vez son completamente parecidas. Cocina y come en compañía.

7- Recibe. Por una vez, deja de dar y dar y dar a todos menos a ti mismo. Acepta los cumplidos con gracia. La voz que necesitas oír, el abrazo, ese momento para conversar, la comida en tu mesa, el dinero que necesitas, siempre serán suministrados. Ábrete a recibir, abre tus manos para que sean llenadas con abundancia. Recibe todas las cosas buenas que mereces y recuerda mostrar gratitud por tu vida.

Autor desconocido.

© 2018 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos sin alterarlos, citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

¡Eres valiente!

La humanidad está pasando por la transformación más grande de todos los tiempos. Los viejos sistemas se van derrumbando, los antiguos condicionamientos pierden su sentido, y tenemos que crear entre todos un  mundo nuevo. Pero para crear lo nuevo, es necesario dejar partir lo viejo…

A nivel individual esta transformación toma muchas formas: puede ser que sintamos la necesidad de dedicarnos profesionalmente a otras tareas, más acordes con lo que de verdad deseamos hacer. Pero esto muchas veces supone dejar lo seguro, lo conocido, y nos preguntamos si tendremos el dinero necesario para pagar nuestras cuentas.

O entonces nuestras relaciones personales pasan por crisis, ya sea para que aprendamos a relacionarnos de un nuevo modo, o para desapegarnos de aquellas personas que ya cumplieron una función en nuestras vidas (mi libro El amor de tu vida compartida es una excelente guía para establecer relaciones sanas, y para saber cómo enfrentar las crisis de pareja).

A veces es nuestra salud la que se ve afectada, y también en esta área tenemos que dejar atrás las ideas que nos han inculcado acerca de qué es la “enfermedad”, y descubrir el verdadero origen de los síntomas que tenemos, para poder curarnos.

Lo que todos estamos viviendo, a nivel individual y colectivo, no es fácil; no se supone que sea fácil. Pero esto no es excusa para que no sigamos adelante ni para que nos lamentemos, sintiéndonos víctimas por lo que está sucediendo.

Antes de nacer, a nivel del alma, todos elegimos las condiciones en las que querremos volver a nacer; elegimos nuestro futuro país, a nuestros padres, y todas aquellas experiencias que necesitaremos atravesar para evolucionar o seguir creciendo.

Entonces, si has elegido venir a la Tierra en estos tiempos, ¡es porque en realidad eres muy valiente! O al menos tu alma lo es…

Es humano y natural sentir miedo, dolor o incertidumbre. Pero afortunadamente contamos con muchas herramientas para enfrentar y superar todo eso. Y a veces también es necesario pedir ayuda, pues al hacerlo nos estamos cuidando y amando a nosotros mismos.

Darle prioridad a nuestro bienestar y crecimiento ahora es fundamental. Es mucho mejor invertir en tomar una sesión sanadora, por ejemplo, que gastar dinero en nueva ropa.

Ponte en el primer lugar de la lista, cuídate, medita y dedícate a diario a estar en paz, aún en medio de los intensos procesos que quizás estés atravesando.

Recuerda tu fuerza interna, recuerda que eres poderoso y que tú puedes pasar por todo esto, pues has elegido venir aquí para vivir esta gran transformación planetaria. Todos hemos venido en estos tiempos para traer el Cielo a la Tierra. ¡Y aunque no lo parezca, lo estamos consiguiendo!

© 2018 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos sin alterarlos, citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

Cómo hacer realidad tus sueños

Somos creadores de nuestra realidad, consciente o inconscientemente. Lo que nos ocurre o creamos se manifiesta en nuestras vidas gracias a lo que pensamos, sentimos e imaginamos, y también gracias a nuestra intención.

La intención se activa con acciones concretas. Esas acciones se repiten con frecuencia y se va creando un hábito, va tomando forma y finalmente se convierte en realidad.

Primero debemos tener claro qué es lo que deseamos manifestar. Tiene que ser un deseo real, que provenga del corazón, pues difícilmente harás realidad una simple fantasía. Tienes que sentir que eres capaz de vivirlo, que para ti es un deseo realizable.

Luego es necesario tener la clara intención de hacerlo realidad, dando todos los pasos necesarios para manifestarlo.

Si quieres que un pasatiempo se transforme en tu medio de vida, por ejemplo, tienes que dedicarte a diario a practicarlo y mejorarlo, a estudiar diferentes maneras de que se convierta en una profesión rentable, e informarte acerca de cómo lo hicieron otras personas, que lo lograron y tuvieron éxito.

Recuerda que donde ponemos nuestra atención, allí se dirige la energía. Así que en realidad la atención y la intención van de la mano (puedes leer mi artículo acerca de la Atención aquí: Focaliza tu atención y atrae lo que deseas). 

Es importante que le des prioridad a la realización de tus sueños, dejando de lados otras actividades que te roban tiempo y energía, o que te distraen innecesariamente.

Si lo que quieres es mejorar la calidad de tu relación de pareja, tal vez tendrás que dedicarle más tiempo, aprender a comunicarte de un mejor modo o realizar con ella nuevos acuerdos (mi libro El amor de tu vida compartida te será de gran ayuda para crear la relación armoniosa que deseas).

También es eficaz  que escribas en un papel cuál es tu principal intención. Es mejor que sea un párrafo breve, claro y que incluya en detalle lo que deseas manifestar en tu vida. Escríbelo en el tiempo presente, como si ya estuviera sucediendo.

Un ejemplo: siempre te interesó la alimentación natural. Has estudiado por tu cuenta o has hecho cursos, sigues una dieta balanceada desde hace años y te sientes fenomenal. Entonces decides que quieres dedicarte a compartir tu experiencia con los demás. A la hora de escribir tu intención, ésta podría ser:

“Mi intención es dar clases de alimentación natural. Doy sesiones individuales y cursos presenciales. Gano x dinero al mes y trabajo tantas horas diarias. Vivo cómodamente de mi trabajo, y a cambio ayudo a las personas a que se alimenten de un modo saludable. Doy lo mejor de mí mismo siempre, y me siento profundamente realizado, abundante y feliz”.

Lee tu intención en cuanto te despiertas y antes de irte a dormir. Y luego practica el desapego, sin sentir ansiedad, miedo o preocupación. Siente la certeza de que esa realidad ya es un hecho, e imagínate a ti mismo viviéndola en el presente. Siente la emoción, la alegría, la sensación de éxito, y agradece de antemano la nueva realidad que estás creando.

Haz tu parte a diario, y luego entrega con confianza el resultado al Universo. Él es nuestro gran aliado, que no sólo escucha lo que pensamos y sentimos, sino que también observa lo que hacemos. Por eso es tan importante realizar aquellos actos concretos que declaran nuestras intenciones de un modo claro.

La paciencia, la perseverancia, la confianza en ti mismo y en tu sueño serán indispensables para lograr lo que te propones. También es vital que disfrutes de todo el proceso, para no obsesionarte con el resultado final.

Entonces comienzan a llegar oportunidades, nuevos contactos, la información que necesitabas o ideas maravillosas que te acercarán a la realización de tus sueños. Éstos siempre se cumplen, si son sinceros.

© 2018 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos sin alterarlos, citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

 

 

Focaliza tu atención y atrae lo que deseas

Todos creamos nuestra realidad, consciente o inconscientemente. Lo hacemos con los pensamientos o creencias, y también con las emociones. Dependiendo de lo que pienses y sientas, así será la realidad que crearás para ti.

Como muchas personas no están conscientes de que son ellas mismas quienes crean su realidad, le echan la culpa a factores externos (la familia, los amigos, el jefe, la sociedad, etc.) por las realidades que experimentan y no les gustan.

El primer paso es hacerse responsable: sabes que tú creas tu realidad, y ya no le echas la culpa a nadie, ni esperas que los demás te brinden aquello que tú mismo debes darte.

Entonces te sientes poderoso y también libre, pues puedes cambiar cualquier situación que hayas creado y que no te hace feliz.

Además de las creencias y las emociones, la atención es otro ingrediente fundamental para crear la realidad con consciencia. Pues según una de las Leyes de Atracción, donde pones tu atención aquello crece y aumenta.

Para crear realidades armoniosas, que sean coherentes con lo que de verdad deseamos, es sumamente importante dirigir nuestra mirada a aquello que queremos manifestar o atraer a nuestras vidas.

Si estás en contra de la guerra, habrá más guerras en el mundo. Es mucho más efectivo estar a favor de la Paz. La diferencia puede parecer sutil, pero es inmensa.

Si quieres Abundancia, focaliza tu atención en todo lo que ya tienes, disfrútalo y y agradécelo de corazón, pues las emociones son un poderoso imán para atraer lo que deseamos.

Si te enteras de que ha sucedido algo en tu país que te resulta injusto, puedes tomar alguna acción, como firmar una petición al gobierno, por ejemplo. Pero luego de actuar en favor de lo que quieres que se manifieste, no sigas pensando o hablando de aquella situación. De lo contrario estarás haciendo que ese tipo de situaciones sigan existiendo y propagándose, incluso con mayor fuerza, sobre todo si insistes en expresar abiertamente tu ira, odio o indignación.

Es natural que te sientas así, y puedes expresar esas emociones a solas para libertarte de ellas. Pero una vez que lo hayas hecho, conecta enseguida con algo positivo que también esté ocurriendo en tu país o en el mundo. La vida está llena de buenas noticias, aunque éstas no suelen aparecer en los periódicos o en la televisión.

Lo que vemos en el mundo es apenas el reflejo de lo que sucede en el interior de los seres humanos. Para cambiar el mundo, cada uno de nosotros debe hacer un profundo cambio de consciencia.

Si estás pasando por una situación desafiante, en lugar de poner tu atención en el problema, y sufrir o preocuparte, presta atención a todas las lecciones que aquella circunstancia te está trayendo: quizás puedas desarrollar la paciencia, la fe o tu fortaleza interior.

Toma la decisión de enfocar siempre tu atención en lo bueno, lo bello, lo útil o agradable, para crear la vida que realmente deseas. Así también contribuirás a la creación de un mundo más humano, pacífico y amoroso.

© 2018 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos sin alterarlos, citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

 

 

 

¿Hacia dónde voy?

Como mencioné en mi artículo Tiempos de vulnerabilidad muchas personas estamos experimentando la necesidad de dejar atrás relaciones, empleos o actividades profesionales, aún cuando no tenemos una idea clara hacia dónde nos dirigimos, o qué resultará de estos cambios que ansiamos realizar.

Ha llegado el momento de ser honestos con nosotros mismos, y tener la valentía de disponernos a hacer realidad nuestros sueños, pues para muchos ya no es suficiente contar con una economía estable. Además de ganar dinero, queremos realizarnos y poder expresar la verdad de quiénes somos.

Puede ser una tarea desafiante, pero estamos preparando el terreno para recordar que somos dioses creadores, y que podemos crear nuevas realidades, a cada momento.

¿Qué soñabas hacer cuando eras más joven? ¿Cuáles son tus dones, que se manifiestan haciendo aquello que más amas, aún cuando no  ganas dinero con ello? Las respuestas a estas preguntas pueden darte valiosas pistas acerca del camino a seguir.

Comienza a realizar aquello que te encanta, aunque sea sólo como un pasatiempo. Mientras lo haces pierdes la noción del tiempo, te sientes en paz, feliz o realizado.

Sueña, imagina y visualiza escenarios en los cuales te ves a ti mismo realizando aquello, y teniendo éxito. Ya lo estás viviendo, en el presente. También presta atención a lo que sientes, pues son las emociones, además de lo que visualizamos, lo que atrae como un poderoso imán lo que de verdad deseamos.

Ten paciencia contigo mismo. Este proceso puede llevar tiempo, pero si te mantienes firme en tu visión, dando pequeños pasos a diario para manifestarla, probablemente en algún momento comiences a recibir señales, oportunidades o el impulso necesario para actuar y poder compartir con el mundo tu nueva realidad.

Yo misma estoy pasando por este proceso. Durante los últimos cinco años me he dedicado a dar talleres basados en mi libro El amor de tu vida en varias ciudades del mundo. Pero mi cuerpo me dijo “basta”, pues se siente exhausto. Además mi verdadero sueño, desde niña, siempre ha sido ser escritora. Así que ahora me estoy dedicando de lleno a escribir nuevos artículos para este blog, y a acabar un nuevo proyecto.

Sin embargo, muchos de lo que ya están trabajando en aquello que aman, están pasando por dificultades económicas. Cuando esto sucede debemos recurrir a nuestra creatividad: algunos piden donaciones, otros ofrecen descuentos en sus servicios, y muchos otros tienen que perfeccionar el estudio de la Ley de Atracción, para manifestar abundancia sin tanto esfuerzo.

Otras personas están experimentando cambios en sus relaciones afectivas. Algunas sienten la necesidad de dejar atrás aquellas relaciones que ya no le aportan nada significativo, mientras van apareciendo en sus vidas nuevos contactos y conexiones.

Mientras te re-creas a ti mismo practica el desapego, sabiendo que al dejar partir lo que ya fue, estás abriendo espacio para lo nuevo. Sigue adelante y confía, pues quizás antes de lo que imaginas ya estarás viviendo plenamente tu nueva realidad.

*Suscríbete a mi blog para recibir mis publicaciones, promociones y novedades por correo electrónico. 

© 2018 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero sin alterarlos y citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

 

El sentido de comunidad

Afortunadamente, la era de la oscuridad y del egoísmo se está acabando…
La crisis que atraviesa el mundo es en realidad una crisis de valores. La humanidad comienza a comprender que los antiguos paradigmas, creencias y actitudes que ha seguido hasta ahora ya no pueden continuar imperando.

Estamos rechazando el poder, la avaricia, la dominación, la rivalidad, para abrazar la conexión, la colaboración y la creatividad. Ahora estamos integrando todo eso, hacia adelante y hacia arriba.

Nos vamos dando cuenta de que somos Uno con el planeta, y que si no cuidamos ni respetamos a la naturaleza, nos hacemos un inmenso daño.
También comenzamos a percibir que el Amor y la Paz son la respuesta.

Uno de los mayores desafíos en estos tiempos es ir creando nuevos sistemas, más humanos, respetuosos y eficaces para vivir en armonía y plenitud.
Cada uno de nosotros puede marcar una gran diferencia, pues el cambio siempre debe comenzar a nivel individual.

Y si bien cada vez más personas participan en ONGs, o en proyectos que apoyan el cambio, ya sea a nivel ecológico o humanitario, a veces no conocemos siquiera el nombre de nuestros vecinos. Está muy bien ayudar a combatir el hambre en África, por ejemplo, pero quizás la persona que vive a pocos metros de nuestra casa no tenga comida, y nosotros ni siquiera lo sabemos.

Estamos en la Era de la Cooperación, y para estar en armonía con la voluntad del Universo es importante desarrollar el sentido de comunidad. Hay infinitas maneras de poner el Amor en acción entre las personas que nos rodean.
Y no siempre se trata de dinero… Podemos intercambiar favores, productos o servicios.

En lugar de comprarle a las grandes multinacionales, podemos adquirir lo que necesitemos en los pequeños comercios locales, o apoyar a las personas autónomas que emprenden su propio negocio, muchas veces con un gran esfuerzo.

Todos somos Uno, y extender nuestra mano a quienes nos rodean, disponernos a apoyarnos unos a los otros de todas las maneras que podamos, y desarrollar un profundo sentido de colaboración puede ser el modo más eficaz de solventar muchos de los desafíos que nos traen estos tiempos que vivimos.

© 2018– “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

¿Por qué fracasamos?

Las Constelaciones Familiares han marcado un antes y un después en mi vida, literalmente. Por eso comparto esta entrevista realizada a su creador, Bert Hellinger.

 Los éxitos y fracasos que experimentamos en la vida, ¿son la resultante de acciones realizadas en generaciones anteriores a la nuestra, o son consecuencia de nuestras propias acciones?

 Me gustaría limitarnos a la vida presente porque tenemos que considerar a los lectores, qué es lo que los ayuda a alcanzar el éxito. Se ha comprobado que las comprensiones que son básicas en las Constelaciones Familiares son una ciencia, y tienen un efecto sobre todas las relaciones. Si uno conoce las leyes fundamentales de esta ciencia puede reconocer qué es lo que lleva a tener o no éxito.

Una de las leyes fundamentales que salen a la luz a través de las Constelaciones Familiares es que todos tienen el mismo derecho a la pertenencia, y si alguien queda excluido eso tiene como consecuencia grandes limitaciones que afectan la profesión y el éxito. Esa es una de las leyes: que todos tienen el mismo derecho al reconocimiento, y la segunda ley es que en todas las relaciones hay un orden de jerarquía, es decir, que cada uno en su grupo tiene un lugar determinado y nadie más puede ocuparlo, al igual que él tampoco puede ocupar otro sitio: debe permanecer en el suyo.

El orden de jerarquía se deriva del tiempo de pertenencia a un grupo. De esta manera, el que llegó antes tiene prioridad en relación a los que vinieron luego. Por ese motivo, los padres tienen prioridad ante los hijos; el que nació primero, el mayor, tiene prioridad ante el que nació segundo, etc. Y en una empresa, aquellos que estuvieron antes tienen prioridad ante los que vienen después.

Esta ley en nuestra sociedad no está reconocida, ni siquiera se sabe.
Ahora voy a dar un ejemplo concreto: entre la madre y el hijo, ¿quién llegó primero? La madre. Sin embargo, hay muchos que se ponen por encima de ella, le hacen reproches, le indican cómo debe ser y la rechazan. El resultado es que fracasan en su profesión. Esto se puede comprobar muy fácilmente, solamente hace falta mirar a aquellos que fracasaron, por ejemplo a los que sufrieron una bancarrota, a los que perdieron su trabajo o el dinero; no tienen vínculo con la madre. Esa comprensión tiene efectos muy amplios.

constanza-1

¿El respeto no es un factor fundamental para poder establecer este orden dentro de la jerarquía? ¿Cómo se logra eso cuando no hay respeto?

 No se puede lograr. Sin respeto uno está en el lugar equivocado, no importa, simplemente fracasa; eso tiene sus consecuencias. Si no fuera así, todos serían ricos y tendrían éxito.

¿Se podría decir que todos los que respetan a sus madres son personas exitosas ciento por ciento, o hay excepciones?

Se puede ver muy fácilmente si alguien está en sintonía con su madre, su rostro está iluminado, radiante y se lo ama. Y si se está en un negocio, entre los vendedores se ve de inmediato quién está en sintonía con su madre y ahí acude la gente. Tan fácil.

¿Cómo hacemos entonces para respetar, tal vez, a nuestra madre cuando vivimos experiencias con ella que nos llevan casi, consciente o inconscientemente, a no respetarla? ¿Cómo perdonamos esa situación?

 En ese caso nos ponemos por encima de ella, en ese momento nos ponemos por encima en un nivel superior a ella. También hay algo que juega un papel importante: bajo la influencia de nuestra conciencia diferenciamos entre bien y mal, entre una buena madre y una mala madre. Cada madre como tal es perfecta, al servicio de la vida es perfecta, y entonces ¿cómo puede uno decir “mi mamá es mala”? Porque no está reconociendo lo fundamental, lo esencial: de dónde proviene su vida, y eso es la superioridad. Si se pone por encima del origen de su vida, entonces, ¿cómo puede tener éxito en su vida, si no reconoce el origen?

¿Qué tan rápido podría cambiar nuestra vida a partir de entender este concepto como para empezar a hacer el cambio e ir hacia una vida exitosa?

 El cambio se da a través del crecimiento interior, es decir, al despedirse de los sueños y reconocer exactamente lo que es. La verdad no es otra cosa que hechos, la verdad más grande son hechos, y la verdad más grande y la más importante de todas es de la que todo depende: que tenemos un padre y una madre, esa es la verdad.

Sin ese padre y sin esa madre nosotros no estaríamos vivos, solo vivimos porque los tenemos a ellos. Todo lo decisivo proviene de ellos, solamente de ellos. Solamente necesito reconocer eso y entonces me vuelvo humilde y ocupo mi lugar adecuado, que es por debajo de todo. En ese instante, a mis padres les puedo decir:”¡Gracias, gracias por todo!” y hacer algo bueno con aquello que me dieron. De repente, la persona tiene fuerza y los padres están detrás de ella, entonces tiene éxito. El que se anda quejando es siempre pequeño y débil, como el que hace reproches, que dice que la culpa es de los otros y que espera algo que nunca llega… pero a los padres los tiene siempre.

¿Cómo sé que estoy en el lugar adecuado?

 El que está en su lugar correcto tiene fuerza y está centrado. Otros lo respetan porque se queda en su lugar, no va más allá, ni hacia arriba ni hacia abajo, en su lugar correcto está con todo al mismo nivel de respeto, y en ese lugar tiene amigos, trabajo y dinero, que además gasta. Con el dinero que tiene puede hacer mucho porque el dinero tiene fuerza, así que si en su lugar tiene dinero, ahí el dinero también se quiere quedar.

¿Qué pasa con el nivel de conciencia de una persona que está en el lugar adecuado?

 Lo de la conciencia es algo complejo porque hay varias conciencias. Ocurre que hay muchos que ocupan un lugar que no les corresponde, por ejemplo cuando quieren ayudar a alguien, entonces ¿qué hacen?. Dejan su lugar y se colocan por encima del otro. Se produce un desnivel de arriba hacia abajo y ambos son lugares incorrectos: el ayudador está en un lugar equivocado y el que pide ayuda también. Los dos se encuentran en lugares erróneos. El éxito se logra entre pares que se reconocen mutuamente. Es decir, cuando alguien necesita ayuda se dirige a alguien que sabe más que él y se la pide, pero permanece en su lugar. Solamente quiere la ayuda como para hacer algo, y el otro permanece en su lugar, le da esa ayuda sin intervenir, lo deja entonces ahí donde está. Y puede ser que aquel que brindó ayuda también necesite algo de quien ayudó, porque él también tiene una habilidad especial, entonces le dice: “¿Me puedes enseñar algo?”, y él también lo hace, pero permanece en su lugar. Entonces existe la cooperación: cada uno da y cada uno toma.

11988394_946707468700748_6218962012342574613_n

Eso es, por ejemplo, lo que hace avanzar a una empresa cuando todos los colaboradores, según sus capacidades, pueden colaborar y son reconocidos. Pero qué ocurre en muchas empresas hoy día: fracasan. Sin la lealtad de los colaboradores toda empresa fracasa. La situación, por ejemplo, de que los accionistas ocupen el primer lugar, a pesar de no hacer nada, solamente dar dinero sin responsabilidad personal y de que en pos de sus ganancias se sacrifique la seguridad de los empleados y se los despida, hace que los colaboradores se sientan inseguros. ¿Quién puede imaginarse qué efectos tiene eso sobre la empresa?

Hay, por ejemplo, muchas empresas grandes de las cuales toda una región depende para sobrevivir; una industria grande, cadenas grandes de empresas, y muchos de los que conducen esas empresas conocen su responsabilidad. Entonces la gente se da cuenta, piensa: “Así somos una familia”, y les dan su apoyo. Esa es una empresa sana, tiene un ámbito en el cual está reconocida.

Otro ejemplo: en una empresa pequeña, artesanal, del dueño dependen muchas familias para sobrevivir y si él es consciente de eso y lo reconoce, sus colaboradores le son leales y esa empresa florece. Éstas son leyes fundamentales.

todosauna

¿Esta lealtad tiene alguna relación con el vínculo que tenga cada empleado con su propia madre?

 Sí, por supuesto. El que tiene una buena relación con su madre tiene una buena relación con sus jefes y el que rechaza a su madre, rechaza al dueño y termina siendo despedido.

¿Hay que despedirlo?

 No, se lo retira automáticamente. No rinde, no tiene el amor y entonces pierde el puesto de trabajo.

¿Cómo contrataría usted a una persona para una empresa?

 Hace poco tuvimos un buen ejemplo en México. Había una persona que tenía una posición líder en una empresa y entonces hicimos una Constelación. Lo configuramos a él, a los clientes y a los colaboradores. Todos giraron para el lado contrario al de este hombre. Su antecesor se había jubilado y entonces él había sido contratado de afuera, pero nadie lo quería. Configuramos a su madre y ella también giró para el otro lado, no tenía relación con ella, es decir, cuando se contrata a alguien para una posición líder hay un test sencillo: prueba cómo está su relación con la madre, si es buena significa que va a tener una buena relación con la empresa y los demás lo respetarán y lo amarán.

¿Cómo sabemos que somos exitosos? Porque a veces no todas las áreas de nuestras vidas llegan al propósito que queremos, ¿entonces se podría decir que es un éxito a medias? Es decir, ¿el éxito es contundente o se manifiesta sólo en algunas áreas de nuestra vida?

 Siempre es contundente…

¿Eso habla de la relación con mi madre?

 El que está en sintonía con sus padres tiene éxito en la relación de pareja, en la relación como padre o madre y en lo que hace en general. Toda esa bendición viene de los padres y se necesita muy poquito para tenerlo: hacer una pequeña reverencia ante ellos.

*Puedes encontrar mucha información acerca de las Constelaciones Familiares y de Bert Hellinger buscando en Google.

©2016- Enriqueta Olivari. Se pueden reproducir los contenidos, pero citando a la autora y al sitio: http://www.sanatualma.com

Las claves del éxito

Solemos medir nuestro éxito basándonos en números y estadísticas: cuántos clientes tenemos, cuántas personas han hecho clic en el “me gusta” de nuestra página de Facebook, cuánto dinero hay en nuestra cuenta bancaria…
Pero el éxito puede experimentarse desde perspectivas más amplias, y no está confinado a nuestro trabajo o negocio.

El éxito, como la Abundancia, también es un estado interior. Por eso no depende exclusivamente de los parámetros de la sociedad.
Puedes sentirte exitoso por haber preparado un plato de comida que te quedó delicioso, y puedes sentirte un fracasado porque no tienes varios miles de seguidores en las redes sociales.
Por esta razón es importante que, para sentirte una persona de éxito, definas qué significa el éxito para ti, y que no te compares con nadie.
Cada uno de nosotros es único y tiene su propio camino, por eso las comparaciones son innecesarias, e incluso nocivas.

éxito

Si te dedicas a hacer aquello que Amas, que te llena de alegría y plenitud, ya eres exitoso, más allá de los resultados externos o económicos. Y con perseverancia, paciencia y dedicación, ese éxito que sientes en tu corazón también se manifestará en tu realidad externa, cuando llegue el momento.

Hay algunas claves que te pueden ayudar a sentirte exitoso:

-Ámate a ti mismo en todos los aspectos. Así podrás sentirte merecedor del éxito que anhelas.

-Valora todos tus dones y talentos. Por más sencillos que te puedan parecer, son importantes.
Eres tú quien determina el valor de lo que haces u ofreces, no puedes depender de la aprobación externa.

-Agradece a diario y de todas las maneras que puedas todo lo que tienes y ya existe en tu realidad, en todas las áreas de tu vida. Agradécele a las personas, a ti mismo, a Dios o al Universo.

-Focaliza tu atención en todos los pasos que has dado, en todo lo que ya has avanzado, sin pre-ocuparte por todo lo que falta andar o realizar. Está bien tener planes e intenciones para el futuro, pero no te obsesiones ni dejes de apreciar todo lo que ya has conseguido.

-Dedícate en tu tiempo libre a hacer aquello que de verdad te satisface, aunque aparentemente no pueda darte dinero. Es el disfrute, la alegría, la paz y la satisfacción que sientes al hacerlo lo que te brinda la sensación de éxito.

dones

-Sé generoso, confía en ti mismo y en tus capacidades. Si tienes dones, debes compartirlos, del modo que sientas que es adecuado para ti. No te juzgues ni juzgues tus talentos, ofrécelos al mundo… o a tu vecino.

-No te detengas en los obstáculos o las dificultades. Si encuentras el modo de enfrentarlos y resolverlos, adelante. Si no es así, busca nuevas opciones, otros caminos o posibilidades.

-Recuerda que los errores no existen, pues son apenas oportunidades de aprender algo. Pon tu atención en descubrir qué puedes aprender de cada experiencia. Cuando hayas integrado la lección, ¡has obtenido el mayor de los éxitos! Ya que en realidad hemos venido a este mundo para disfrutar y crecer…

crecer es un gran éxito

©2014- Enriqueta Olivari. Se pueden reproducir los contenidos, pero citando a la autora y al sitio: http://www.sanatualma.com