Archivo de la etiqueta: creación consciente

Los cinco compromisos del ser humano

A lo largo de mi trayectoria ayudando a las personas y tras observar qué tipo de bloqueos, situaciones y energías sujetan los problemas que tienen, he elaborado una pequeña teoría acerca de los compromisos que parece adquirir el alma al encarnar como ser humano. Se les podría considerar también como peajes que en principio hay que pagar. Esos compromisos son:

– El compromiso con la biología. Éste parece el más fuerte de todos. Si has leído la PARTE 3 de la trilogía y has leído lo que expongo sobre los descubrimientos del doctor Hamer, sus Leyes Biológicas y su Nueva Medicina, ya sabes de qué trata este compromiso. Este compromiso se basaría en que el alma se presenta ante la biología y ésta última le dice: “Te presto mi formato de cuerpo físico a cambio de que me ayudes a asegurar la supervivencia de la especie”. O sea, que el “precio” que hay que pagar por tener un cuerpo físico es que la biología va a intentar que sobrevivas a toda costa porque la especie tiene que perpetuarse. Y si alguien se cae en el intento, a la especie (a la biología) le da igual, porque lo importante es siempre salvar a la mayoría.

El compromiso con los padres. Se suele decir entre los más entendidos en temas de espiritualidad que las almas tienen a 7 parejas de padres entre las que elegir antes de encarnar. También se dice que por vibración y por proyecto de vida, simplemente las almas captamos qué padres vibran mejor con lo que queremos experimentar en la siguiente encarnación. A muchas personas que les comento lo de las 7 parejas de padres a elegir me dicen algo así como: “¡No quiero pensar cómo serían las otras parejas!”. Y es que parece que pocas personas están contentas con los padres. Eso sí, los hay también que tienen devoción por papá o por mamá, y también quienes tienen devoción por los 2 padres al mismo tiempo y suelen ser personas bastante armónicas y equilibradas.

Bueno, pues digamos que al acuerdo entre almas es el siguiente. El alma del futuro bebé pone sobre la mesa su deseo de venir a la Tierra, y las almas de los padres les dice: “Te vamos a recibir, te vamos a dar la vida para que vengas, pero tú tienes que hacer algo a cambio para nosotros”. Quienes sepan sobre temas de descodificación, esto les sonará a el proyecto sentido. Es decir, que los padres, consciente o inconscientemente ya tienen alguna labor para su hijo o hija, ya tienen un proyecto. Ese proyecto puede ser cualquier cosa: cuidarlos cuando sean mayores, ser lo que no ha podido ser papá o mamá, juntar a la pareja porque estaban en crisis, salvar a las personas, dedicarse a lo mismo que se dedica papá o mamá, parecerte a alguien que admira papá o mamá, etc. Ese proyecto o papel que asume el alma del niño puede ser de cualquier tipo, y será algo con lo que ya cuente antes de encarnar. Es decir, que nosotros mismos, somos más responsables de lo que parece de aquello que nos pase, porque ya empezamos incluso eligiendo padres.

Para consuelo de todos, esto es como un pre-contrato que, en el caso de detectarlo y que no te esté beneficiando, se puede hacer algún tipo de ritual para rescindir ese contrato explicando simbólicamente a los padres que estar así es algo que no te beneficia y que tampoco les beneficia a ellos.

– El compromiso con el linaje o clanEl linaje o clan también tiene su papel en esta historia.  Por el nombre que se le ponga al bebé, por su fecha de nacimiento comparada con la fecha de nacimiento o muerte de algún miembro del clan o por cualquier otro criterio de afinidad, digamos que siempre hay un antepasado que tiene preferencia a la hora de encargarle algo de “trabajo” al nuevo miembro del clan. Y para verlo de forma gráfica y a modo de cuento, digamos que cuando el bebé está en la cunita viene el alma del abuelo, de la abuela, de la bisabuela, etc., y es como si le dijera al oído: “Te permitimos ser parte del clan a cambio de que tú, para que nuestro linaje sobreviva y se perpetúe de la mejor manera, repitas lo que yo hice porque me fue bien y así a ti también te irá bien… o haz lo contrario de lo que yo hice porque yo actué mal y estoy arrepentido/a… o lleva cuidado con x cosas o actitudes o personas porque corres peligro, etc.”. El ancestro que te haya “tocado” va a cargar al alma recién encarnada con un compromiso a través de un trabajo que le encarga o de unas recomendaciones de vida que el alma del bebé se compromete a cumplir… de momento.

Al igual que pasaba con los padres, esta carga también se puede soltar simbólicamente argumentando mediante un ritual que la persona actual ya ha adquirido un conocimiento que hace innecesario seguir actuando de cierta manera, agradeciendo al ancestro por su recomendación y sanándolo a través de un conocimiento más sabio. Por suerte, estos trabajos que se aceptan desde pequeñitos no son una carga que se haya de llevar siempre si te está perjudicando. Y es que según el estado evolutivo del ancestro, puede recomendar al nuevo miembro algo que está alejado de las cualidades esenciales del Ser, y cuando el nuevo miembro incluso de adulto se percata de esto, puede hacer un corte con ese compromiso por el bien propio y del linaje.

Añadir que, a veces, es muy fina la línea entre el compromiso con los padres y el compromiso con el linaje, porque los padres también forman parte del linaje y pueden encargarte tanto un proyecto de vida a modo personal como un compromiso en base al linaje. Pero lo más usual es que se repare (repitiendo o haciendo lo contrario) a la línea de abuelos o la línea de bisabuelos.

El compromiso con el planetaSería lo mismo que un compromiso con nuestra casa. De la misma forma que cuando tenemos una vivienda, energéticamente tenemos una especie de compromiso por mantenerla en condiciones adecuadas y por respetar nuestro entorno, pues extrapolemos nuestra casa a nuestro planeta y tenemos un compromiso con esta parte de la Creación. Es como si el planeta nos dijera: “Yo te presto mi tierra, mi aire, mi agua y todas mis cualidades a cambio de que me respetes y me cuides, que respetes el para qué yo he sido creado y te adaptes”. Un planeta limpio, un respeto por los recursos, por las cadenas alimenticias, por la belleza de la naturaleza… es a lo que yo creo que se compromete también el alma que viene a hacer uso de esta maravilla de casa física que es la Tierra.

Me da la impresión de que Creadios tiene un especial cariño por la Tierra y que si en un momento dado el ser humano fuera tan idiota como para intentar hacer estallar el planeta, tal vez sólo en ese caso, habría un mecanismo de defensa. Es decir, que Creadios no interviene salvo en casos extremos. No tiene mucha pinta de que eso sea así, pero me gusta pensarlo. También creo que el planeta tiene una fortaleza tremenda y que el ser humano no es capaz de cargárselo. Como mucho, la Humanidad podría cargarse a la propia Humanidad, pero tal vez siempre quedaría alguien para seguir con la rueda de encarnaciones para que Creadios se divirtiera en su pantalla de cine. Ahora mismo se tiene que estar divirtiendo de lo lindo con cómo están las sociedades. No estaría de más que interviniera un poco. Tanto dolor, tanta película dramática también se debe de hacer aburrido para ello.

El compromiso con Creadios. El acuerdo que se hace en última instancia con Creadios es que ello te dice: “Te meto en la rueda de la encarnación a cambio de que vayas recuperando los libros que te he escondido, a cambio de que vayas recordando lo que eres y tus cualidades esenciales. Puedes emplear las encarnaciones que necesites, y cuanto antes lo recuerdes todo, antes disfrutarás de volver a Casa e incluso de un premio especial aparte del premio que suponen todas las experiencias de todas tus encarnaciones”. Quiero pensar que hay una especie de premio para quien completa todo el aprendizaje y vuelve al origen con todas las cualidades. Tal vez ese premio sea el darse el gustazo de vivir 1 o más encarnaciones disfrutando de estar encarnado, con salud hasta el fallecimiento y haciendo tal vez grandes cosas por las otras almas que siguen aprendiendo-recordando.

Sigo creyendo que el Creador no interviene en este juego. Tal vez en los planos más sutiles de nuestro ser, junto con otras almas, nos hayamos montado algún sistema de premios o algún tipo de competición o algún tipo de plan, pero yo siento que ese plan está creado precisamente por nuestras almas que están aparentemente separadas del Creador. Y que al Creador en sí, ni le va ni le viene que tardemos más o menos en conseguir ciertos objetivos. Él observa y, como decía en el punto anterior, sólo en momentos límite puede intervenir.

La realidad es que podemos elucubrar con todas las versiones o explicaciones a nuestra realidad que queramos, porque me parece que siempre nos quedaremos muy lejos de la verdad real. Pero si un “cuento” como el que te he propuesto nos sirve para llevar una vida mejor, pues bienvenido sea, ¿no te parece?

© 2018 Pedro Gea Martínez – Extracto del libro La Creaticidad parte 1:  “Tu vida exterior refleja tu vida interior”. Más información: http://www.lacreaticidad.com

© 2018 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos sin alterarlos, citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

Cómo hacer realidad tus sueños

Somos creadores de nuestra realidad, consciente o inconscientemente. Lo que nos ocurre o creamos se manifiesta en nuestras vidas gracias a lo que pensamos, sentimos e imaginamos, y también gracias a nuestra intención.

La intención se activa con acciones concretas. Esas acciones se repiten con frecuencia y se va creando un hábito, va tomando forma y finalmente se convierte en realidad.

Primero debemos tener claro qué es lo que deseamos manifestar. Tiene que ser un deseo real, que provenga del corazón, pues difícilmente harás realidad una simple fantasía. Tienes que sentir que eres capaz de vivirlo, que para ti es un deseo realizable.

Luego es necesario tener la clara intención de hacerlo realidad, dando todos los pasos necesarios para manifestarlo.

Si quieres que un pasatiempo se transforme en tu medio de vida, por ejemplo, tienes que dedicarte a diario a practicarlo y mejorarlo, a estudiar diferentes maneras de que se convierta en una profesión rentable, e informarte acerca de cómo lo hicieron otras personas, que lo lograron y tuvieron éxito.

Recuerda que donde ponemos nuestra atención, allí se dirige la energía. Así que en realidad la atención y la intención van de la mano (puedes leer mi artículo acerca de la Atención aquí: Focaliza tu atención y atrae lo que deseas). 

Es importante que le des prioridad a la realización de tus sueños, dejando de lados otras actividades que te roban tiempo y energía, o que te distraen innecesariamente.

Si lo que quieres es mejorar la calidad de tu relación de pareja, tal vez tendrás que dedicarle más tiempo, aprender a comunicarte de un mejor modo o realizar con ella nuevos acuerdos (mi libro El amor de tu vida compartida te será de gran ayuda para crear la relación armoniosa que deseas).

También es eficaz  que escribas en un papel cuál es tu principal intención. Es mejor que sea un párrafo breve, claro y que incluya en detalle lo que deseas manifestar en tu vida. Escríbelo en el tiempo presente, como si ya estuviera sucediendo.

Un ejemplo: siempre te interesó la alimentación natural. Has estudiado por tu cuenta o has hecho cursos, sigues una dieta balanceada desde hace años y te sientes fenomenal. Entonces decides que quieres dedicarte a compartir tu experiencia con los demás. A la hora de escribir tu intención, ésta podría ser:

“Mi intención es dar clases de alimentación natural. Doy sesiones individuales y cursos presenciales. Gano x dinero al mes y trabajo tantas horas diarias. Vivo cómodamente de mi trabajo, y a cambio ayudo a las personas a que se alimenten de un modo saludable. Doy lo mejor de mí mismo siempre, y me siento profundamente realizado, abundante y feliz”.

Lee tu intención en cuanto te despiertas y antes de irte a dormir. Y luego practica el desapego, sin sentir ansiedad, miedo o preocupación. Siente la certeza de que esa realidad ya es un hecho, e imagínate a ti mismo viviéndola en el presente. Siente la emoción, la alegría, la sensación de éxito, y agradece de antemano la nueva realidad que estás creando.

Haz tu parte a diario, y luego entrega con confianza el resultado al Universo. Él es nuestro gran aliado, que no sólo escucha lo que pensamos y sentimos, sino que también observa lo que hacemos. Por eso es tan importante realizar aquellos actos concretos que declaran nuestras intenciones de un modo claro.

La paciencia, la perseverancia, la confianza en ti mismo y en tu sueño serán indispensables para lograr lo que te propones. También es vital que disfrutes de todo el proceso, para no obsesionarte con el resultado final.

Entonces comienzan a llegar oportunidades, nuevos contactos, la información que necesitabas o ideas maravillosas que te acercarán a la realización de tus sueños. Éstos siempre se cumplen, si son sinceros.

© 2018 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos sin alterarlos, citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

 

 

¿Qué está sucediendo en el mundo?

Recibimos a diario cientos de noticias nefastas… Violencia, hambruna, guerras, corrupción, y un sinfín de desgracias que nos llevan a preguntarnos qué es lo que está sucediendo en el mundo. Pero todo en el Universo obedece a un plan, todo lo que ocurre tiene un propósito, y nada ocurre por azar.

En estos tiempos que vivimos, toda la oscuridad que ha permanecido encubierta en el inconsciente colectivo de la humanidad está saliendo a flote, con el fin de purificarnos y limpiar a nuestro planeta, para que finalmente podamos vibrar en el Amor, en la paz y en la Luz.

luz y sombras

Esta oscuridad ha estado siempre ahí, pero ahora podemos verla y sentirla, pues sólo así es posible transformarla. El Universo entero ahora está conspirando para que nuestro planeta evolucione, y este proceso es sumamente necesario, pues ya no podemos continuar como lo hemos estado haciendo hasta ahora.

Debemos comprender que lo que vemos afuera es apenas un reflejo de lo que llevamos dentro. Todos somos seres amorosos, pacíficos y luminosos, pero también todos llevamos en nuestro interior a una parte egoísta, envidiosa, violenta o avariciosa. Y el mejor modo de contribuir a esta gran cambio que todos anhelamos y necesitamos ver en el mundo, es reconocer nuestras propias sombras, aceptándolas para luego poder convertirlas en Luz.

vibracion-amor-600x400

Es probable que ante lo que presenciamos en el mundo sintamos miedo, ira o desesperanza… Pero debemos recordar que nosotros mismos creamos la realidad, y atraemos lo que pensamos, sentimos y decimos; entonces es necesario hacer el trabajo con uno mismo para recuperar la paz, la fe y mantenernos en el Amor.

Está claro que si podemos hacer algo práctico y concreto para ayudar a alguien, o para mejorar una situación, debemos hacerlo. Pero lo fundamental en estos tiempos es que todos y cada uno de nosotros se transforme, recordando que la unión hace la fuerza, y que cada paso que cada uno de nosotros de en esa dirección será un paso que dará el mundo en dirección a la Luz.

Como bien dijo Gandhi, sé tú mismo el cambio que quieres ver en el mundo.

amor planetario

©2016- Enriqueta Olivari. Se pueden reproducir los contenidos, pero citando a la autora y al sitio: http://www.sanatualma.com

 

 

 

El poder de las palabras

Las palabras tienen mucho más poder del que imaginamos. Pues detrás de todo lo que pensamos, sentimos y decimos, hay una energía, y esa energía determina la realidad que, a cada momento, manifestamos.
El autor Masaru Emoto ha hecho un estudio acerca del efecto que las palabras, negativas o positivas, producen en el agua. Y nuestros cuerpos están compuestos por un 70 % de agua, por lo cual las palabras nos afectan incluso a nivel físico.

el poder de las palabras

Hay palabras que construyen, que crean, que animan y empoderan, y también sanan. Y hay otras que hieren, bloquean, destruyen e incluso pueden enfermarnos.
Ser conscientes de cómo usamos el poder de las palabras es fundamental para vivir de un modo sano y armonioso, creativo y pleno.

Muchas veces las personas dicen “lo intentaré”. Sin embargo intentarlo no basta… Hay que creer en uno mismo y simplemente, hacerlo.
Una palabra que puede convertirse en una gran barrera es “pero”. Le propones algo a alguien, y te responde: “Sí, pero…”. El “pero” es una limitación, una resistencia, una falta de apertura y aceptación a lo que los demás o la vida misma nos están proponiendo.
“No puedo” suele ser una excusa, y  la mayoría de las veces no es cierto. Somos muchos más poderosos de lo que creemos, y cuando de verdad queremos hacer algo, encontramos el modo de hacerlo. Además no estamos solos en este proceso; el Universo tiene una infinidad de maneras de apoyarnos para que hagamos realidad lo que realmente queremos.

Algo similar ocurre cuando decimos “Es díficil”. Si lo es o no depende de nosotros, de nuestra actitud y de nuestra verdadera voluntad de crecer, hacer cambios y continuar aprendiendo.

Una palabra a veces necesaria es “no”. No a aquello que no sentimos, que no nos honra, no nos respeta o no está en armonía con aquello que sentimos que de verdad merecemos.

La palabra “sí” posee un poder inmenso. En cuanto la pronuncias tu corazón se abre, sientes alegría, expectativa o complicidad, e incluso puede ser una oración de gratitud a la vida.
“Lo siento”, “gracias” y “por favor” son realmente palabras mágicas. Abren puertas y corazones, salvan distancias y ayudan a crear una vida plena de amabilidad y armonía.
La palabra “paz” evoca en nosotros un estado que en realidad llevamos dentro, si bien se encuentra escondido detrás de demasiados pensamientos.

gratitud en el alma

Y la palabra Amor (así, con mayúsculas) es la más poderosa de todas. Pues en ella se reúnen la Unión, la colaboración, la conexión con el Universo y la natural armonía que nuestras almas tanto anhelan.

©2014- Enriqueta Olivari. Se pueden reproducir los contenidos, pero citando a la autora y al sitio: http://www.sanatualma.com

Las claves del éxito

Solemos medir nuestro éxito basándonos en números y estadísticas: cuántos clientes tenemos, cuántas personas han hecho clic en el “me gusta” de nuestra página de Facebook, cuánto dinero hay en nuestra cuenta bancaria…
Pero el éxito puede experimentarse desde perspectivas más amplias, y no está confinado a nuestro trabajo o negocio.

El éxito, como la Abundancia, también es un estado interior. Por eso no depende exclusivamente de los parámetros de la sociedad.
Puedes sentirte exitoso por haber preparado un plato de comida que te quedó delicioso, y puedes sentirte un fracasado porque no tienes varios miles de seguidores en las redes sociales.
Por esta razón es importante que, para sentirte una persona de éxito, definas qué significa el éxito para ti, y que no te compares con nadie.
Cada uno de nosotros es único y tiene su propio camino, por eso las comparaciones son innecesarias, e incluso nocivas.

éxito

Si te dedicas a hacer aquello que Amas, que te llena de alegría y plenitud, ya eres exitoso, más allá de los resultados externos o económicos. Y con perseverancia, paciencia y dedicación, ese éxito que sientes en tu corazón también se manifestará en tu realidad externa, cuando llegue el momento.

Hay algunas claves que te pueden ayudar a sentirte exitoso:

-Ámate a ti mismo en todos los aspectos. Así podrás sentirte merecedor del éxito que anhelas.

-Valora todos tus dones y talentos. Por más sencillos que te puedan parecer, son importantes.
Eres tú quien determina el valor de lo que haces u ofreces, no puedes depender de la aprobación externa.

-Agradece a diario y de todas las maneras que puedas todo lo que tienes y ya existe en tu realidad, en todas las áreas de tu vida. Agradécele a las personas, a ti mismo, a Dios o al Universo.

-Focaliza tu atención en todos los pasos que has dado, en todo lo que ya has avanzado, sin pre-ocuparte por todo lo que falta andar o realizar. Está bien tener planes e intenciones para el futuro, pero no te obsesiones ni dejes de apreciar todo lo que ya has conseguido.

-Dedícate en tu tiempo libre a hacer aquello que de verdad te satisface, aunque aparentemente no pueda darte dinero. Es el disfrute, la alegría, la paz y la satisfacción que sientes al hacerlo lo que te brinda la sensación de éxito.

dones

-Sé generoso, confía en ti mismo y en tus capacidades. Si tienes dones, debes compartirlos, del modo que sientas que es adecuado para ti. No te juzgues ni juzgues tus talentos, ofrécelos al mundo… o a tu vecino.

-No te detengas en los obstáculos o las dificultades. Si encuentras el modo de enfrentarlos y resolverlos, adelante. Si no es así, busca nuevas opciones, otros caminos o posibilidades.

-Recuerda que los errores no existen, pues son apenas oportunidades de aprender algo. Pon tu atención en descubrir qué puedes aprender de cada experiencia. Cuando hayas integrado la lección, ¡has obtenido el mayor de los éxitos! Ya que en realidad hemos venido a este mundo para disfrutar y crecer…

crecer es un gran éxito

©2014- Enriqueta Olivari. Se pueden reproducir los contenidos, pero citando a la autora y al sitio: http://www.sanatualma.com

Las alas del desapego

El desapego es soltar, dejar ir. Y es esencial para hacer realidad nuestros deseos y amar de verdad.

Es la aceptación de que lo pasado, pasado está, y entonces uno está listo para mirar hacia adelante, hacia lo nuevo. Aún cuando lo nuevo no se haya manifestado todavía. Y esto se puede aplicar a cada momento del día, si estamos conscientes de que cada instante es único e irrepetible.

Cuando queremos manifestar algo en nuestras vidas, ya sea más dinero, un viaje, o cualquier otra cosa, visualizamos aquello que queremos, sentimos la emoción y la certeza de ya haberlo recibido, y enseguida lo entregamos en manos de Dios o del Universo, confiando que cuando sea el momento oportuno, y si ese deseo es para nuestro mayor bien y el bien de los demás, se hará realidad, a veces de las maneras más insospechadas.

Para sentir desapego es fundamental liberar nuestro deseo de querer controlar las situaciones, y hacernos amigos de la incertidumbre. Pues el Universo puede tener planes maravillosos para nosotros que desconocemos, pero si queremos imponerle nuestra visión de cómo deben ser las cosas, nos estamos limitando y estamos cerrando las infinitas posibilidades que en realidad tenemos.

Cuando amamos a alguien, entonces también es necesario el desapego. Saber que nuestra felicidad no depende del otro, sino de nosotros mismos. De este modo no creamos una relación de dependencia, sino una de auténtico Amor, libertad y respeto, en la cual permitimos que el otro sea tal cual es.

El desapego sólo es posible si desarrollamos la confianza, en uno mismo, y en el infinito Amor del Universo.
El desapego te brinda libertad, una condición esencial para amarte a ti mismo y crecer espiritualmente. Pues el Amor es libertad, y el Amor nos da alas. El Amor despliega las alas de nuestro corazón, y desde ese Amor podemos hacer realidad nuestros más preciados sueños.

© 2011 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com/blog