Archivo de la etiqueta: creación consciente

¿Qué está sucediendo en el mundo?

Recibimos a diario cientos de noticias nefastas… Violencia, hambruna, guerras, corrupción, y un sinfín de desgracias que nos llevan a preguntarnos qué es lo que está sucediendo en el mundo. Pero todo en el Universo obedece a un plan, todo lo que ocurre tiene un propósito, y nada ocurre por azar.

En estos tiempos que vivimos, toda la oscuridad que ha permanecido encubierta en el inconsciente colectivo de la humanidad está saliendo a flote, con el fin de purificarnos y limpiar a nuestro planeta, para que finalmente podamos vibrar en el Amor, en la paz y en la Luz.

luz y sombras

Esta oscuridad ha estado siempre ahí, pero ahora podemos verla y sentirla, pues sólo así es posible transformarla. El Universo entero ahora está conspirando para que nuestro planeta evolucione, y este proceso es sumamente necesario, pues ya no podemos continuar como lo hemos estado haciendo hasta ahora.

Debemos comprender que lo que vemos afuera es apenas un reflejo de lo que llevamos dentro. Todos somos seres amorosos, pacíficos y luminosos, pero también todos llevamos en nuestro interior a una parte egoísta, envidiosa, violenta o avariciosa. Y el mejor modo de contribuir a esta gran cambio que todos anhelamos y necesitamos ver en el mundo, es reconocer nuestras propias sombras, aceptándolas para luego poder convertirlas en Luz.

vibracion-amor-600x400

Es probable que ante lo que presenciamos en el mundo sintamos miedo, ira o desesperanza… Pero debemos recordar que nosotros mismos creamos la realidad, y atraemos lo que pensamos, sentimos y decimos; entonces es necesario hacer el trabajo con uno mismo para recuperar la paz, la fe y mantenernos en el Amor.

Está claro que si podemos hacer algo práctico y concreto para ayudar a alguien, o para mejorar una situación, debemos hacerlo. Pero lo fundamental en estos tiempos es que todos y cada uno de nosotros se transforme, recordando que la unión hace la fuerza, y que cada paso que cada uno de nosotros de en esa dirección será un paso que dará el mundo en dirección a la Luz.

Como bien dijo Gandhi, sé tú mismo el cambio que quieres ver en el mundo.

amor planetario

©2016- Enriqueta Olivari. Se pueden reproducir los contenidos, pero citando a la autora y al sitio: http://www.sanatualma.com

 

 

 

El poder de las palabras

Las palabras tienen mucho más poder del que imaginamos. Pues detrás de todo lo que pensamos, sentimos y decimos, hay una energía, y esa energía determina la realidad que, a cada momento, manifestamos.
El autor Masaru Emoto ha hecho un estudio acerca del efecto que las palabras, negativas o positivas, producen en el agua. Y nuestros cuerpos están compuestos por un 70 % de agua, por lo cual las palabras nos afectan incluso a nivel físico.

el poder de las palabras

Hay palabras que construyen, que crean, que animan y empoderan, y también sanan. Y hay otras que hieren, bloquean, destruyen e incluso pueden enfermarnos.
Ser conscientes de cómo usamos el poder de las palabras es fundamental para vivir de un modo sano y armonioso, creativo y pleno.

Muchas veces las personas dicen “lo intentaré”. Sin embargo intentarlo no basta… Hay que creer en uno mismo y simplemente, hacerlo.
Una palabra que puede convertirse en una gran barrera es “pero”. Le propones algo a alguien, y te responde: “Sí, pero…”. El “pero” es una limitación, una resistencia, una falta de apertura y aceptación a lo que los demás o la vida misma nos están proponiendo.
“No puedo” suele ser una excusa, y  la mayoría de las veces no es cierto. Somos muchos más poderosos de lo que creemos, y cuando de verdad queremos hacer algo, encontramos el modo de hacerlo. Además no estamos solos en este proceso; el Universo tiene una infinidad de maneras de apoyarnos para que hagamos realidad lo que realmente queremos.

Algo similar ocurre cuando decimos “Es díficil”. Si lo es o no depende de nosotros, de nuestra actitud y de nuestra verdadera voluntad de crecer, hacer cambios y continuar aprendiendo.

Una palabra a veces necesaria es “no”. No a aquello que no sentimos, que no nos honra, no nos respeta o no está en armonía con aquello que sentimos que de verdad merecemos.

La palabra “sí” posee un poder inmenso. En cuanto la pronuncias tu corazón se abre, sientes alegría, expectativa o complicidad, e incluso puede ser una oración de gratitud a la vida.
“Lo siento”, “gracias” y “por favor” son realmente palabras mágicas. Abren puertas y corazones, salvan distancias y ayudan a crear una vida plena de amabilidad y armonía.
La palabra “paz” evoca en nosotros un estado que en realidad llevamos dentro, si bien se encuentra escondido detrás de demasiados pensamientos.

gratitud en el alma

Y la palabra Amor (así, con mayúsculas) es la más poderosa de todas. Pues en ella se reúnen la Unión, la colaboración, la conexión con el Universo y la natural armonía que nuestras almas tanto anhelan.

©2014- Enriqueta Olivari. Se pueden reproducir los contenidos, pero citando a la autora y al sitio: http://www.sanatualma.com

Las claves del éxito

Solemos medir nuestro éxito basándonos en números y estadísticas: cuántos clientes tenemos, cuántas personas han hecho clic en el “me gusta” de nuestra página de Facebook, cuánto dinero hay en nuestra cuenta bancaria…
Pero el éxito puede experimentarse desde perspectivas más amplias, y no está confinado a nuestro trabajo o negocio.

El éxito, como la Abundancia, también es un estado interior. Por eso no depende exclusivamente de los parámetros de la sociedad.
Puedes sentirte exitoso por haber preparado un plato de comida que te quedó delicioso, y puedes sentirte un fracasado porque no tienes varios miles de seguidores en las redes sociales.
Por esta razón es importante que, para sentirte una persona de éxito, definas qué significa el éxito para ti, y que no te compares con nadie.
Cada uno de nosotros es único y tiene su propio camino, por eso las comparaciones son innecesarias, e incluso nocivas.

éxito

Si te dedicas a hacer aquello que Amas, que te llena de alegría y plenitud, ya eres exitoso, más allá de los resultados externos o económicos. Y con perseverancia, paciencia y dedicación, ese éxito que sientes en tu corazón también se manifestará en tu realidad externa, cuando llegue el momento.

Hay algunas claves que te pueden ayudar a sentirte exitoso:

-Ámate a ti mismo en todos los aspectos. Así podrás sentirte merecedor del éxito que anhelas.

-Valora todos tus dones y talentos. Por más sencillos que te puedan parecer, son importantes.
Eres tú quien determina el valor de lo que haces u ofreces, no puedes depender de la aprobación externa.

-Agradece a diario y de todas las maneras que puedas todo lo que tienes y ya existe en tu realidad, en todas las áreas de tu vida. Agradécele a las personas, a ti mismo, a Dios o al Universo.

-Focaliza tu atención en todos los pasos que has dado, en todo lo que ya has avanzado, sin pre-ocuparte por todo lo que falta andar o realizar. Está bien tener planes e intenciones para el futuro, pero no te obsesiones ni dejes de apreciar todo lo que ya has conseguido.

-Dedícate en tu tiempo libre a hacer aquello que de verdad te satisface, aunque aparentemente no pueda darte dinero. Es el disfrute, la alegría, la paz y la satisfacción que sientes al hacerlo lo que te brinda la sensación de éxito.

dones

-Sé generoso, confía en ti mismo y en tus capacidades. Si tienes dones, debes compartirlos, del modo que sientas que es adecuado para ti. No te juzgues ni juzgues tus talentos, ofrécelos al mundo… o a tu vecino.

-No te detengas en los obstáculos o las dificultades. Si encuentras el modo de enfrentarlos y resolverlos, adelante. Si no es así, busca nuevas opciones, otros caminos o posibilidades.

-Recuerda que los errores no existen, pues son apenas oportunidades de aprender algo. Pon tu atención en descubrir qué puedes aprender de cada experiencia. Cuando hayas integrado la lección, ¡has obtenido el mayor de los éxitos! Ya que en realidad hemos venido a este mundo para disfrutar y crecer…

crecer es un gran éxito

©2014- Enriqueta Olivari. Se pueden reproducir los contenidos, pero citando a la autora y al sitio: http://www.sanatualma.com

Las alas del desapego

El desapego es soltar, dejar ir. Y es esencial para hacer realidad nuestros deseos y amar de verdad.

Es la aceptación de que lo pasado, pasado está, y entonces uno está listo para mirar hacia adelante, hacia lo nuevo. Aún cuando lo nuevo no se haya manifestado todavía. Y esto se puede aplicar a cada momento del día, si estamos conscientes de que cada instante es único e irrepetible.

Cuando queremos manifestar algo en nuestras vidas, ya sea más dinero, un viaje, o cualquier otra cosa, visualizamos aquello que queremos, sentimos la emoción y la certeza de ya haberlo recibido, y enseguida lo entregamos en manos de Dios o del Universo, confiando que cuando sea el momento oportuno, y si ese deseo es para nuestro mayor bien y el bien de los demás, se hará realidad, a veces de las maneras más insospechadas.

Para sentir desapego es fundamental liberar nuestro deseo de querer controlar las situaciones, y hacernos amigos de la incertidumbre. Pues el Universo puede tener planes maravillosos para nosotros que desconocemos, pero si queremos imponerle nuestra visión de cómo deben ser las cosas, nos estamos limitando y estamos cerrando las infinitas posibilidades que en realidad tenemos.

Cuando amamos a alguien, entonces también es necesario el desapego. Saber que nuestra felicidad no depende del otro, sino de nosotros mismos. De este modo no creamos una relación de dependencia, sino una de auténtico Amor, libertad y respeto, en la cual permitimos que el otro sea tal cual es.

El desapego sólo es posible si desarrollamos la confianza, en uno mismo, y en el infinito Amor del Universo.
El desapego te brinda libertad, una condición esencial para amarte a ti mismo y crecer espiritualmente. Pues el Amor es libertad, y el Amor nos da alas. El Amor despliega las alas de nuestro corazón, y desde ese Amor podemos hacer realidad nuestros más preciados sueños.

© 2011 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com/blog