Archivo de la etiqueta: vocación

Los regalos de la vida

Para muchas personas el 2018 ha sido un año de “derrumbes”; carreras consolidadas ya no motivaban, dejaron de tener sentido, o ya no brindaban los beneficios de antes. Esto supuso un desmoronamiento en la economía de mucha gente, que se ha preguntado -a veces con angustia y preocupación-, qué podían hacer para ganar dinero.

Entonces algunos crearon nuevos proyectos, que desafortunadamente no dieron el resultado deseado. El sentimiento de fracaso, de sentirse derrotado y sin fuerzas, así como la incertidumbre, han predominado para muchos durante este año que ya se acaba.

Todo esto se debe a que la humanidad está pasando por profundos procesos de limpieza y transformación. Sin embargo, a veces no dejamos de preguntarnos por qué debemos pasar por estas situaciones tan desafiantes e incluso dolorosas.

Todo lo que nos sucede obedece a un plan oculto, y cuando somos conscientes de cuál es ese plan, podemos aceptar con humildad y desapego los retos que nos toca enfrentar.

Estamos aquí para crecer, para evolucionar, y cuando lo comprendemos, ya no nos resistimos y podemos ver que en realidad esos desafíos son regalos, o bendiciones camufladas.

El siguiente texto de Bert Hellinger, el creador de las Constelaciones Familiares, nos ayuda a comprender cuál es el plan por detrás de las situaciones que a veces nos toca atravesar:

La vida te desilusiona para que dejes de vivir de ilusiones y veas la realidad.
La vida te destruye todo lo superfluo, hasta que queda sólo lo importante.
La vida no te deja en paz para que dejes de pelearte, y aceptes todo lo que Es.
La vida te retira lo que tienes, hasta que dejas de quejarte y agradeces.
La vida te envía personas conflictivas para que sanes y dejes de reflejar afuera lo que tienes adentro.
La vida deja que te caigas una y otra vez, hasta que te decides a aprender la lección. 
La vida te saca del camino y te presenta encrucijadas, hasta que dejas de querer controlar y fluyes como un río.


La vida te pone enemigos en el camino, hasta que dejas de “reaccionar”.
La vida te asusta y sobresalta todas las veces que sean necesarias, hasta que pierdes el miedo y recobras tu fe.

La vida te quita el amor verdadero, no te lo concede hasta que dejas de intentar comprarlo con baratijas.
La vida se ríe de ti tantas veces, hasta que dejas de tomarte todo tan en serio y te ríes de ti mismo.
La vida te rompe y te quiebra en tantas partes como sean necesarias para que por allí penetre la Luz.
La vida te enfrenta con rebeldes, hasta que dejas de tratar de controlar.
La vida te repite el mismo mensaje, incluso con gritos y bofetadas, hasta que por fin escuchas.

La vida te envía rayos y tormentas, para que despiertes.
La vida te humilla y derrota una y otra vez hasta que decides dejar morir a tu ego.
La vida te niega los bienes y la grandeza hasta que dejas de querer bienes y grandeza y comienzas a servir.


La vida te corta las alas y te poda las raíces, hasta que no las necesitas, sino sólo desaparecer de las formas y volar desde el Ser.
La vida te niega los milagros, hasta que comprendes que todo es un milagro.
La vida te acorta el tiempo, para que te apures en aprender a vivir.
La vida te ridiculiza hasta que te vuelves nada, hasta que te haces nadie, y así te conviertes en Todo.
La vida no te da lo que tú quieres, sino lo que necesitas para evolucionar.

La vida te lastima, te hiere, te atormenta, hasta que dejas tus caprichos y berrinches y agradeces respirar.
La vida te oculta los tesoros, hasta que emprendes el viaje, hasta que sales a buscarlos.
La vida te niega a Dios, hasta que lo ves en todos y en todo.

La vida te acorta, te poda, te quita, te rompe, te desilusiona, te agrieta, te rompe, hasta que en ti sólo queda Amor.

© 2018 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos sin alterarlos, citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

Visualiza tu trabajo ideal

Desde muy joven siempre he trabajado haciendo aquello que de verdad quería. La satisfacción que he sentido a lo largo de toda mi vida profesional ha sido inmensa, y deseo que los demás puedan sentir la misma realización y felicidad.

Por eso he estado escribiendo artículos que pueden ser de gran ayuda para crear la realidad que deseas, y están basados en mi experiencia personal.

Muchas personas se están sintiendo insatisfechas con su empleo o trabajo actual. Cada vez hay más gente deseando realizar su verdadera vocación, aportando sus dones y talentos al mundo.

Sin embargo, a veces uno no sabe todavía a qué se quiere dedicar. O entonces se siente un poco confundido, entre dos o más opciones.

Esta visualización te ayudará a descubrir cuál puede ser tu profesión ideal, y así poder manifestarla en tu realidad.

-Haz esta visualización en un momento que te encuentres tranquilo, y asegúrate de que no te interrumpirán.

-Hazla como un juego, sin preocupaciones ni ansiedad.

-Respira hondo varias veces antes de realizarla, sintiendo que con cada exhalación tu cuerpo se relaja más y más. Exhala todo el aire, dejando que junto con él se vaya cualquier tensión.

-Responde espontáneamente a las preguntas del ejercicio, sin darle vueltas con la mente.

-Puedes leerlas o grabarte las siguientes preguntas, y mientras las escuchas las vas respondiendo con tu imaginación.

-Ten papel y bolígrafo a mano, para ir apuntando las respuestas que te irán surgiendo. Y entonces, comienza:

Imagínate que vives una vida verdaderamente alegre y llena de amor.

¿Cómo responderías a las siguientes preguntas?

1- Qué actividades estás realizando o qué tipo de aptitudes estás usando: ¿leer, hablar, negociar, aconsejar, pensar, escribir, organizar o dirigir; trabajar con niños, correr, practicar un deporte, trabajar con objetos, crear cosas, arreglar máquinas y equipos técnicos; o trabajar con las plantas, los animales o datos informáticos?

2- ¿Cuántas horas a la semana dedicas a tu actividad laboral? ¿Cuál es tu horario? ¿Cuántos días seguidos trabajas por mes o por semana?

3- ¿Tienes un trabajo ajetreado, con mucha actividad física, o te desenvuelves en una atmósfera tranquila y relajada?

4- ¿Trabajas cada día con las mismas personas? ¿Cómo son? ¿Cuál es tu papel entre ellas? ¿Qué porcentaje del tiempo trabajas solo?

5- ¿Cómo es tu entorno laboral? ¿Está al aire libre o en un edificio, trabajas en tu casa o en un centro u oficinas? ¿Viajas? ¿Si es así, dónde y con qué frecuencia? ¿Trabajas en la ciudad o en el campo?

6- ¿Cuál es tu estatus o el papel que juegas? ¿Cuáles son tus responsabilidades? ¿Tus oportunidades de ascenso? ¿For­mas parte de un equipo? ¿Trabajas para una empresa, grande o pequeña, o eres autónomo? ¿Tienes un único empleador, un grupo de empleadores o contratas tus servicios con varios clientes?

Imaginándote esta vida feliz con cada vez más detalles, continúa afinando y expandiendo tus respuestas, pensando en más posibilidades y opciones e imaginándote con cada vez más cosas que la vez anterior.

Podrías aclarar tus ideas con respecto a lo que deseas concentrándote en ello y eliminando los límites de lo que te parece posible.

Estás creando un modelo que le indica a tu Yo Superior (aquella parte de ti que es la más consciente, y que existe en una dimensión más elevada) cómo sería tu vida ideal. Contestando a estas preguntas, tu Yo Superior ya se pone en acción para poder llevar esta vida ideal hacia ti.

Lo hará trayéndote ideas, contactos, información y todo lo que necesites para que puedas dedicarte a tu verdadera vocación.

Artículos relacionados: 

-Focaliza tu atención y atrae lo que deseas

Cómo hacer realidad tus sueños

© 2018 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos sin alterarlos, citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

 

 

 

Cómo hacer realidad tus sueños

Somos creadores de nuestra realidad, consciente o inconscientemente. Lo que nos ocurre o creamos se manifiesta en nuestras vidas gracias a lo que pensamos, sentimos e imaginamos, y también gracias a nuestra intención.

La intención se activa con acciones concretas. Esas acciones se repiten con frecuencia y se va creando un hábito, va tomando forma y finalmente se convierte en realidad.

Primero debemos tener claro qué es lo que deseamos manifestar. Tiene que ser un deseo real, que provenga del corazón, pues difícilmente harás realidad una simple fantasía. Tienes que sentir que eres capaz de vivirlo, que para ti es un deseo realizable.

Luego es necesario tener la clara intención de hacerlo realidad, dando todos los pasos necesarios para manifestarlo.

Si quieres que un pasatiempo se transforme en tu medio de vida, por ejemplo, tienes que dedicarte a diario a practicarlo y mejorarlo, a estudiar diferentes maneras de que se convierta en una profesión rentable, e informarte acerca de cómo lo hicieron otras personas, que lo lograron y tuvieron éxito.

Recuerda que donde ponemos nuestra atención, allí se dirige la energía. Así que en realidad la atención y la intención van de la mano (puedes leer mi artículo acerca de la Atención aquí: Focaliza tu atención y atrae lo que deseas). 

Es importante que le des prioridad a la realización de tus sueños, dejando de lados otras actividades que te roban tiempo y energía, o que te distraen innecesariamente.

Si lo que quieres es mejorar la calidad de tu relación de pareja, tal vez tendrás que dedicarle más tiempo, aprender a comunicarte de un mejor modo o realizar con ella nuevos acuerdos (mi libro El amor de tu vida compartida te será de gran ayuda para crear la relación armoniosa que deseas).

También es eficaz  que escribas en un papel cuál es tu principal intención. Es mejor que sea un párrafo breve, claro y que incluya en detalle lo que deseas manifestar en tu vida. Escríbelo en el tiempo presente, como si ya estuviera sucediendo.

Un ejemplo: siempre te interesó la alimentación natural. Has estudiado por tu cuenta o has hecho cursos, sigues una dieta balanceada desde hace años y te sientes fenomenal. Entonces decides que quieres dedicarte a compartir tu experiencia con los demás. A la hora de escribir tu intención, ésta podría ser:

“Mi intención es dar clases de alimentación natural. Doy sesiones individuales y cursos presenciales. Gano x dinero al mes y trabajo tantas horas diarias. Vivo cómodamente de mi trabajo, y a cambio ayudo a las personas a que se alimenten de un modo saludable. Doy lo mejor de mí mismo siempre, y me siento profundamente realizado, abundante y feliz”.

Lee tu intención en cuanto te despiertas y antes de irte a dormir. Y luego practica el desapego, sin sentir ansiedad, miedo o preocupación. Siente la certeza de que esa realidad ya es un hecho, e imagínate a ti mismo viviéndola en el presente. Siente la emoción, la alegría, la sensación de éxito, y agradece de antemano la nueva realidad que estás creando.

Haz tu parte a diario, y luego entrega con confianza el resultado al Universo. Él es nuestro gran aliado, que no sólo escucha lo que pensamos y sentimos, sino que también observa lo que hacemos. Por eso es tan importante realizar aquellos actos concretos que declaran nuestras intenciones de un modo claro.

La paciencia, la perseverancia, la confianza en ti mismo y en tu sueño serán indispensables para lograr lo que te propones. También es vital que disfrutes de todo el proceso, para no obsesionarte con el resultado final.

Entonces comienzan a llegar oportunidades, nuevos contactos, la información que necesitabas o ideas maravillosas que te acercarán a la realización de tus sueños. Éstos siempre se cumplen, si son sinceros.

© 2018 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos sin alterarlos, citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com