Archivo de la etiqueta: crisis

Las distintas etapas en el camino del Despertar

Existen varias realidades o dimensiones, pues el ser humano puede acceder a diferentes niveles o estados de consciencia. Según el nivel en el que nos encontremos, irradiamos una determinada frecuencia de energía. Y la frecuencia de energía en la que nos encontramos nos permite acceder a una determinada dimensión, y crear un tipo de realidad específico.

Las dimensiones, entonces, no son lugares físicos. Son espacios energéticos a los que nos sintonizamos, dependiendo de nuestro nivel de consciencia. Existen varias dimensiones, aquí describiré las tres más accesibles.

Tercera dimensión o 3D:

En esta dimensión el ser humano está totalmente identificado con su mente. Su vida se rige inconscientemente por programas mentales, patrones de comportamiento, mandatos y condicionamientos sociales. Su existencia se centra básicamente en la supervivencia, tiene poco interés en evolucionar.

La existencia en esta dimensión suele crear vidas miserables; la persona no sabe amarse a sí misma, establece relaciones afectivas marcadas por el sufrimiento, el apego y la dependencia, cae continuamente en los dramas emocionales y a veces experimenta escasez económica.

Para quien vive exclusivamente en esta dimensión no existe la posibilidad de aprender con las situaciones de la  vida, le cuesta perdonar y no se hace responsable de las realidades que crea para sí mismo. Suele echarle la culpa de lo que le sucede a los demás, o a las circunstancias externas.

En esta dimensión no se goza de libertad interior. La vida depende de poderes externos como el gobierno, los medios de comunicación, las reglas de la sociedad, de la familia, etc.

Quien vive en esta dimensión sólo busca una salida más consciente o espiritual después de haber pasado por algún evento extremadamente doloroso o traumático, como la pérdida de un ser amado, por ejemplo.

A veces también puede ocurrir que la persona comienza a darse cuenta de que su vida es vacía, carente de significado, y que debe haber algo más que apenas trabajar para ganar dinero y crear una familia. En entonces cuando comienza su búsqueda espiritual.

Cuarta dimensión:

 En esta dimensión la persona comienza a Despertar y a darse cuenta de que el mundo no es como le quieren hacer creer.

Percibe que los medios de comunicación le manipulan y le mienten, y empieza a pensar por sí mismo, cuestionando el orden establecido.

Busca información que no se divulga en los medios masivos, como la Nueva Medicina Germánica, por ejemplo, e investiga todo aquello que los medios y la sociedad suelen condenar, reprimir o perseguir. (en mi libro Mi querido cáncer hablo acerca de esta Nueva Medicina, que me permitió curarme del cáncer sin seguir el tratamiento convencional).

Puede también participar en movimientos alternativos como la ecología, por ejemplo, y se rebela ante todo aquello que ha mantenido al ser humano esclavizado y engañado.

Quienes permanecen en esta dimensión quieren ayudar a los demás a darse cuenta de lo que realmente sucede en el mundo, y para ello despliegan una gran cantidad de energía.

Suelen sentirse indignados, y muchas veces también furiosos. Son quienes realizan manifestaciones y protestas, escriben artículos y graban videos que, actualmente, acaban siendo censurados.

Algunas de las personas que se encuentran en esta dimensión realmente ayudan a la humanidad a Despertar, y pueden propiciar cambios reales en el mundo.

El obstáculo en esta tarea es la violencia y la agresividad que algunos sienten y expresan, que si bien es comprensible, suele traer consecuencias destructivas.

En esta dimensión uno cae en la batalla entre buenos y malos, ricos y pobres, etc. Muchas personas que siguen el camino espiritual permanecen ancladas en esta dimensión por creer en la lucha entre el bien y el mal, o entre la Luz y la Oscuridad. En este nivel de consciencia aún existen la separación y la lucha.

La quinta dimensión o 5D:

En esta dimensión la persona ya alcanzó un elevado estado de consciencia. Puede sentir de verdad que la fuente del Amor Incondicional se encuentra en su interior. Esto le permite permanecer en paz y centrado, aún en medio de grandes desafíos personales o externos.

Sabe establecer relaciones afectivas sanas y conscientes, en las cuales prevalecen el crecimiento personal, la libertad, el desapego y la armonía. Su aportación al mundo es permanecer en este estado de Amor, paz y alegría, pues sabe que esa su mayor contribución.

Es consciente de que todos somos Uno, y que todo es energía, por lo tanto ayuda al Despertar de la humanidad sintiendo e irradiando continuamente Amor y paz.

En esta dimensión sólo existe la Unión. Quien vive en este estado de consciencia sabe que la oscuridad que ve en el mundo es apenas un reflejo de la oscuridad que cada ser humano alberga en su interior; entonces se dedica a iluminar y transformar sus propias sombras, con Amor y aceptación.

Aquí uno no suele preocuparse por su economía, pues vive en un estado interior de confianza y verdadera Abundancia, y manifiesta con facilidad lo que necesita.

Quienes están en contacto con este nivel de consciencia también actúan en el mundo, ayudando a los demás a través de meditaciones y mensajes, dando cursos, sesiones, conferencias y compartiendo sus herramientas de crecimiento personal. Son las llamadas Semillas Estelares, o Trabajadores de la Luz.

No todas las personas que se dedican a estas profesiones de ayuda están en la consciencia de la 5° dimensión, ni se autodenominan de ese modo, pues algunas no desean ser etiquetadas. Sin embargo es fácil identificarlas, pues su energía irradia Amor y una profunda paz.

En esta dimensión no existen el tiempo ni el espacio, por lo cual se pueden sentir profundamente unidos a quienes aman, aun cuando no pueden verles debido a la distancia física.

Quienes comienzan a acceder a este nivel de consciencia pueden conectar con sus guías espirituales, con su ángel de la guarda y otros seres de Luz.

En esta dimensión se desarrollan sin esfuerzo valiosos dones, como la telepatía. También es posible trasladarse a planos más sutiles, y tener encuentros con los seres amados en el mundo etérico.

Suelen tener sueños lúcidos y visiones, canalizar información y experimentar estados alterados de consciencia.

Sienten una profunda conexión con la Madre Tierra, y saben que su propia evolución contribuye a la Ascensión o la evolución de toda la humanidad y del planeta. Quienes experimentan este estado de consciencia son quienes van trayendo el Cielo a la Tierra, pues es tarea de todos crear un Nuevo Mundo.

Todos estamos en un proceso de transición. Pasamos de una dimensión a otra dependiendo de varios factores. Son muy pocas las personas que pueden permanecer las 24 horas del día en la quinta dimensión, por ejemplo.

Sin embargo sí podemos descubrir cómo actuar o qué hacer para ir aumentando nuestro nivel de consciencia, y cómo regresar a este estado cuando hemos caído en las dimensiones inferiores.

Esta es la finalidad de mi Comunidad: compartir con sus integrantes todo aquello que a mí me ayuda a conectar y permanecer en la consciencia de la 5° dimensión, y acompañarles en el proceso de transición entre las diferentes dimensiones.

Si quieres participar en este gran viaje de transformación, haz clic aquí: Comunidad de Enriqueta Olivari

© 2020– “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero sin alterarlos y citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿En qué mundo eliges vivir?

La verdad es que existen diferentes mundos, o dimensiones. Dependiendo de nuestra vibración o estado de consciencia, podemos elegir en cuál deseamos vivir.

Lo que la mayoría de la gente llama “realidad”, pertenece a la tercera dimensión. En esa dimensión domina la mente-ego, que nos hace creer que estamos separados unos de los otros, de la naturaleza y del planeta.

Por causa de esa creencia generalizada es que existen las luchas, los conflictos, las guerras, la injusticia, la avaricia, los celos, el odio, la pobreza (mental y económica), la destrucción del medio ambiente y todos los “males” que asolan al mundo.

Sin embargo existe otro mundo, que pertenece a la quinta dimensión. Quienes permanecen en esa dimensión son capaces de sentir un profundo Amor por sí mismos, por los demás y por la Tierra.

Ellos saben, desde lo más hondo de sus corazones, que sólo existe la Unión; el daño que le causamos a alguien, nos lo ocasionamos a nosotros mismos, al planeta y a todos.

En esa dimensión la mente no interfiere, y se puede percibir que el tiempo es  una ilusión: el pasado y el futuro se encuentran siempre entrelazados en el eterno aquí y ahora.

En la quinta dimensión sólo existe la cooperación, la ayuda desinteresada, y una profunda paz que no se ve alterada por ningún evento externo. Se goza de la verdadera abundancia, que es un estado interior de plenitud y agradecimiento.

No existen los celos, la competitividad, ni el egoísmo. En cambio, quienes están en esta dimensión buscan siempre el mayor bien para todos, pues se dejan guiar por el alma, y no por la mente. Ellos también son capaces de desarrollar maravillosos dones, como la visión, la telepatía y la intuición.

En estos tiempos toda la humanidad está teniendo que pasar por un profundo e intenso proceso de transformación, pues hemos comenzado una nueva era: la del Amor Incondicional.

El cambio que el propio planeta nos está exigiendo que hagamos, es que salgamos de la tercera dimensión, o del mundo de la dualidad, para experimentar otra realidad, la del Amor y la Unidad.

Por eso tanta gente está experimentando fuertes crisis en sus relaciones afectivas, en su situación laboral, en su salud o incluso en varias áreas de sus vidas simultáneamente. Muchas personas ya no están satisfechas con el modo en el cual han llevado sus vidas hasta ahora, se sienten perdidas y no saben cómo seguir adelante.

Este sentimiento de desorientación, de hallarse perdido, con miedo y angustiado irá en aumento, y a una gran velocidad; el planeta no puede seguir sosteniendo la energía que ha estado gobernando al mundo hasta ahora.

Pasar de la tercera a la quinta dimensión es un proceso de transición, en el cual debemos hacer una profunda limpieza: sanar nuestras heridas emocionales, perdonar todo lo ocurrido en el pasado, ser amorosos con nosotros mismos y con los demás, y permitirnos sentir el  dolor, la intensa furia o el pánico que puede invadirnos, al comprobar que no podemos controlar lo que sentimos.

En este proceso, expresar a solas todas las emociones que sintamos es de suma importancia.

 Estar en contacto con la naturaleza también es de gran ayuda, pues ella es nuestra Madre, en ella nos encontramos en nuestro verdadero hogar, y es adonde podemos recordar quiénes somos en realidad: seres de pura Luz, seres divinos y multidimensionales.

No ver la televisión, no leer noticias desastrosas y negativas, y poner siempre nuestra atención en todas las cosas buenas que sí ocurren a diario, en nuestra vida personal y en el mundo, es fundamental para ir saliendo de esa vibración baja, y comenzar a conectar con una energía más elevada.

Afortunadamente varios maestros o guías han estado dándonos herramientas, consejos y enseñanzas desde hace muchos años, para prepararnos para estos tiempos que ahora estamos viviendo.

El Amor Incondicional debe comenzar siempre por uno mismo. En el año 2010 publiqué en Amazon el libro El amor de tu vida, una guía práctica y espiritual muy eficaz para descubrir cómo amarnos a nosotros mismos de un modo profundo y completo. En ese libro también hay un capítulo dedicado a cómo conectar con nuestros ángeles y guías espirituales, a quienes siempre les podemos pedir asistencia.

Para poder relacionarnos de un modo sano, consciente y armonioso, publiqué también en Amazon mi segundo libro, El amor de tu vida compartida. Este libro es una valiosa guía para establecer relaciones de crecimiento y felicidad, sin sufrimiento innecesario y sin dramas emocionales.

Y en todos mis talleres, conferencias, videos y publicaciones de este blog he dicho una y otra vez lo importante que es amarse a uno mismo, meditar y sanarse emocionalmente.

Ya no podemos seguir postergando… ¡El tiempo de hacer un cambio de Consciencia es ahora!

Todos tenemos la libertad de elegir, a cada momento, en qué mundo queremos vivir. Para quienes elijan el Amor, la unión y la paz, las recompensas serán infinitas, y de ese modo estarán contribuyendo a crear un nuevo mundo; el mundo que nuestras almas siempre han anhelado.

© 2019 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero sin alterarlos y citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com