Archivo de la categoría: Meditación

Yo no soy eso

La meditación es el verdadero camino para ser felices, amar, estar en paz y en armonía con los demás y con nosotros mismos.
Esto se debe en gran parte a que nos permite elegir nuestros pensamientos, pues meditando nos damos cuenta de que no somos nuestra mente, sino la consciencia que la observa.
Lo mismo sucede con nuestras emociones, ya que éstas son creadas por nuestros pensamientos. Dependiendo de lo que pensemos, así será cómo nos sentiremos…

Hay muchas técnicas de meditación, y en mi libro “El amor de tu vida” explico varias formas de hacerlo. También compartí en este blog una técnica muy eficaz. Si no la has leído todavía, te invito a que busques el artículo “¿Estás ahí?”, pues es de gran ayuda para vivir en el momento presente.

Hoy compartiré una técnica muy efectiva para evitar sentir miedo, ansiedad y preocupación por el futuro.
Ante cualquier pensamiento del tipo: “¿Podré pagar mis cuentas este mes?”, por ejemplo, o cualquier otro que se refiera al futuro y nos haga sentir angustia o miedo, de inmediato nos decimos a nosotros mismos: “Yo no soy eso”.

De este modo nos recordamos a nosotros mismos que no somos la mente, sino seres plenos de Amor, luz y consciencia. Y al afirmar esto, el pensamiento negativo, miedoso o angustiado pasa de largo y se marcha.
Esta técnica crea una distancia entre la realidad de lo que eres de verdad y la mente, que sólo está en el pasado o el futuro, pero nunca en lo único que existe: el aquí y ahora.

También puedes hacer esta afirmación cuando tienes cualquier tipo de pensamiento o emoción que no te hace bien.
Amarse a uno mismo es conocerse, cuidarse y respetarse, así que poniendo en práctica esta sencilla técnica te estarás dando Amor y apoyo, y te irás identificando más y más con tu verdadera esencia: la luz, o la consciencia, que es la fuente de toda la paz, el Amor, la sabiduría y la belleza.

© 2011 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

El lenguaje del alma

“La pluma es el lenguaje del alma”, dijo Cervantes. Y es cierto. Al menos esa es mi experiencia, pues cuando escribo siento que es mi alma quien me susurra al oído cada frase. Y sé que es ella quien me guía porque experimento una profunda paz y una serena alegría.

Todos podemos estar en contacto con nuestra alma. Para hacerlo, tenemos que meditar a diario. Al levantarse por la mañana es más fácil, pues nuestra mente todavía no se activó demasiado. Dedicarse una media hora a estar en silencio, sintiendo a nuestro cuerpo despertándose, es una manera maravillosa de comenzar el día. Pero también es válido hacerlo por la noche, antes de irnos a dormir.

Y así comienzas a tener un contacto íntimo con tu alma. En ese estado de silencio interior puedes escuchar sus susurros, que te guiarán e inspirarán.

La intuición hace parte del lenguaje del alma. Son mensajes que nos llegan de repente, sin lógica ni raciocinios, pero que si los seguimos comprobamos que son infalibles.

La voz del alma es sutil, y nos habla en voz bien baja. Para poder captarla hay que estar atentos, de lo contrario nos perdemos la valiosa guía que nos brinda.
Cuando nos llega un “presentimiento”, una idea repentina, la certeza de que debemos hacer algo, -o evitar hacerlo-, es importante no permitir que la mente comience a cuestionar la validez de aquello, o que entre en un estado de confusión y duda. La voz del alma se escucha con el corazón, y para seguirla debemos confiar plenamente en aquello que sentimos.

El alma también puede enviarnos mensajes a través de los sueños. Para descifrarlos es recomendable dejar un cuaderno cerca de la cama, y al despertar quedarse en silencio, meditando. Verás que te llegan imágenes y sensaciones de los sueños que has tenido. Entonces descríbelos en tu cuaderno. A veces comprenderás su mensaje de inmediato, pero en otras ocasiones esto sucederá más tarde, al releer tus anotaciones. Te sorprenderás de la claridad que ese mensaje contiene para ti.

En realidad el alma es la verdadera maestra, y al seguir su valiosa guía vamos descubriendo nuestra propia belleza e infinita sabiduría.

© 2011 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com

Un canto a la vida

Este vídeo es especial. Su mensaje se transmite más allá de las palabras…

Quien baila entre los glaciares es mi amada amiga Kathi (Sí! Hay gente que hace estas cosas!). 😉

Confío en que te nutra y llene tu corazón de belleza y paz.

¿Estás ahí?

Meditar es estar centrado, alerta, totalmente presente en el aquí-ahora.
La mente se mueve siempre, está en el futuro o en el pasado, pero nunca está anclada en el momento presente. No conoce el silencio, la quietud, la bendición que otorga estar en el ahora.

Meditar es fundamental para amarte a ti mismo. Brindarte momentos de paz y armonía es el mejor regalo de Amor que puedes darte.
Y es cada vez más necesario. La inquietud e incertidumbre que reinan actualmente por todos lados son un alimento perfecto para la mente, que entonces entra en pánico.

Saber meditar también es importante para sentirnos realmente vivos, para poder disfrutar de cada momento con intensidad. Mientras la mente se enreda en lo que ya fue o en lo que aún no llegó, la vida transcurre sin que la mayoría de las veces la podamos realmente apreciar.
¡Perdemos tantas cosas por no estar presentes en el momento actual!

No se trata de luchar contra la mente, pues de este modo los pensamientos se fortalecen. Tampoco se trata de juzgarla, criticarla, ni siquiera cambiarla. Se trata, simplemente, de observarla. Como se observan las nubes que se deslizan por el cielo, de igual modo podemos observar los pensamientos, sin ser por ellos arrastrados.

Y en el espacio que existe entre un pensamiento y otro encuentras la paz, la dicha, el Amor y todo lo valioso que llevas dentro.

Hoy comparto una técnica que aprendí con Osho de jovencita. Es muy útil cuando percibes que tu mente anda “acelerada”, o queriendo pre-ocuparse en lugar de ocuparse con lo que te trae la vida a cada instante.
Varias veces a lo largo del día, te llamas a ti mismo por tu nombre, en voz alta: “Enriqueta, ¿estás ahí?”
Funciona de maravillas. Es como si en el acto te despertaras del sopor que genera la mente, dejas de funcionar con el “piloto automático”, y vuelves a sentirte vivo, alerta y conectado.
Y te ayuda a recordar que eres tú quien debe dedicarse a estar en armonía.

Si temes que los que te rodean piensen que te has vuelto loco, haz lo mismo pero en voz baja. Funciona de igual modo, y en la medida que lo hagas te darás cuenta de que en realidad no existen los problemas, sino apenas situaciones por resolver.
Y vivirás cada momento del día con una serena y ligera alegría; sentirás paz, armonía y fluidez.

© 2011 – “El blog de Enriqueta Olivari”. Se pueden reproducir los contenidos, pero citando a la autora y el sitio: http://www.sanatualma.com/blog